#WeRemember

El 27 de enero es el Día Internacional de Recuerdo del Holocausto, por lo que, el pueblo judío conmemora la memoria de las seis millones de almas que fueron asesinadas por la maquinaria nazi entre 1939 y 1945. El Congreso Judío Mundial (brazo diplomático del pueblo judío), ha venido promoviendo la campaña #WeRemember, que consiste en tomar una foto como un recordatorio de la Shoah -Holocausto Judío- y un cartel que contenga este hashtag. Pero no es una simple foto lo que esto representa, es la memoria histórica de los inocentes que fueron perseguidos, torturados, ultrajados, secuestrados, robados, violados y humillados por un régimen del terror, uno como nunca antes se había visto.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, decidió establecer como recordatorio de semejante vejamen para la humanidad esta fecha; en sincronicidad con la liberación que tuvo lugar el 27 de enero de 1945 por parte de las tropas soviéticas (Ejército Rojo) del campo de exterminio Auschwitz-Birkenau. Asimismo, este lugar tiene el reconocimiento mundial del lugar donde se cometió el mayor crimen en masa de la historia de la humanidad. Por lo menos fueron asesinadas de forma sistemática y sistematizada 1.1 millones de personas, el 90% judíos. E incluso se habla de hasta cuatro millones de asesinatos según cifras de la extinta KGB, que sostiene que la SS –Schutzstaffel- perpetró este genocidio. Sin embargo, las cifras no son exactas, pues los nazis intentaron eliminar cualquier rastro de lo sucedido, unos días antes de su derrota total.

De hecho el macabro plan de Hitler era extinguir al pueblo judío de la faz de la tierra y, a la postre, también eliminar todo rastro de este genocidio, dejando solo un memorial a aquel pueblo extinto. Pero, lo que no sabía era que su III Reich de mil años sería el que pasaría a la historia como un proyecto vil y olvidado. De hecho, quien creó el término de genocidio fue el jurista judío polaco Raphael Lemkin, a raíz del genocidio armenio y, paradójicamente, el fue víctima del genocidio judío, pues perdió a casi 50 familiares en la Shoá. Así como por dar un ejemplo entre millones, las hermanas de Franz Kafka y de Sigmund Freud, fueron ejecutadas por los nazis, como también la familia de Anna Frank.

Auschwitz no fue el único campo de exterminio como algunos revisionistas lo revisaran y algunos negacionistas lo negaran. Los campos de exterminio de Belzec, Sobibor y Treblinka, en poco más de tres meses, por lo menos exterminaron a 1.5 millones de personas. Del mismo modo, un porcentaje considerable de los asesinatos eran niños, incluso bebés de brazos. Por lo menos un millón de niños judíos y 500 mil no judíos, resultaron muertos.

Por otra parte, no solo se recuerda el 27 de enero a los judíos desaparecidos pues, bajo la premisa de ser “enemigos del estado” o “indeseables” para el Reich, fueron perseguidos y ejecutados: gitanos, homosexuales, enfermos mentales y desvalidos. Por lo que también, en esta conmemoración la Unesco ratifica su lucha en contra del racismo y cualquier intolerancia contra grupos humanos que pueda desencadenar en violencia. De modo que, ¡nunca más! se vuelva a repetir algo así para nadie.

@davidrosenthaal