Una ONG marroquí firma acuerdo con gobierno de EE. UU. para combatir antisemitismo

(JTA)— Una organización no gubernamental (ONG) marroquí, con la bendición de su gobierno, firmó un acuerdo con el Departamento de Estado de los EE. UU. para combatir el antisemitismo y el antisionismo, el segundo acuerdo de este tipo en el Medio Oriente árabe.

El acuerdo firmado el viernes por El Mehdi Boudra, presidente de la Asociación Mimouna, y Elan Carr, enviado del Departamento de Estado para combatir el antisemitismo, señala la ambición de largo alcance de los Acuerdos de Abraham de la Administración Trump, de normalizar entre los árabes la aceptación de no solo Israel, pero del sionismo.

El Memorando de Entendimiento dice que las partes “tienen la intención de trabajar juntas para compartir y promover las mejores prácticas para combatir todas las formas de antisemitismo, incluido el antisionismo y la deslegitimación del Estado de Israel” y “para combatir otros tipos de intolerancia y odio, incluida la islamofobia”.

El acuerdo es similar al firmado en octubre entre Carr y una institución de Baréin. En ambos casos, las organizaciones firmantes no son organismos gubernamentales sino que cuentan con la bendición de la familia real. La Asociación Mimouna, que es independiente, fue fundada en 2007 por musulmanes que buscaban preservar la herencia judía del país.

Los Acuerdos de Abraham, negociados por el yerno del presidente Donald Trump, Jared Kushner, y su principal enviado para Oriente Medio, Avi Berkowitz, abarcan cuatro países. Además de Baréin y Marruecos, los Emiratos Árabes Unidos y Sudán han acordado la normalización con Israel.

Cada uno de los países ha tenido en los últimos años, en diversos grados, buenas relaciones con organizaciones judías y relaciones tranquilas pero amistosas con Israel. Al hacer que las relaciones salgan a la luz y al lograr que las élites gobernantes bendigan el sionismo, los arquitectos de los Acuerdos de Abraham esperan dar un ejemplo que erosione el aislamiento de Israel en la región.

El acuerdo “refuerza la asociación profunda y duradera entre nuestros dos países en la lucha contra todas las formas de intolerancia y la promoción de la paz y la coexistencia mutua”, dijo en un comunicado la embajadora de Marruecos en EE. UU., la princesa Lalla Joumala.

“Es un compromiso inquebrantable encabezado por Su Majestad el Rey Mohammed VI, quien predica con el ejemplo y defiende la orgullosa herencia de tolerancia perpetuada por Sus antepasados”.

También asistieron al evento, celebrado en Zoom, la adjunta de Carr, Ellie Cohanim, Jason Guberman, director ejecutivo de la Federación Sefardí Estadounidense, y representantes de la Conferencia de Presidentes de las principales organizaciones judías estadounidenses.