Terapia con anticuerpos de AstraZeneca previene COVID-19

Los datos del ensayo de AstraZeneca plantearon la posibilidad de un nuevo tratamiento para prevenir COVID-19 más allá de las vacunas, dando esperanza en particular para las personas que responden mal a las vacunas.

La farmacéutica británica dijo que su nueva terapia con anticuerpos redujo el riesgo de que las personas desarrollen algún síntoma de COVID-19 en un 77% en un ensayo en etapa tardía de acuerdo al reporte de Reuters.

Si bien las vacunas dependen de un sistema inmunológico intacto para desarrollar un arsenal de anticuerpos dirigidos y células que combaten infecciones, la terapia AZD7442 de AstraZeneca consiste en anticuerpos fabricados en laboratorio que están diseñados para permanecer en el cuerpo durante meses para sofocar el coronavirus en caso de una infección.

La compañía dijo que el 75% de los participantes en el ensayo de la terapia, que comprende dos tipos de anticuerpos descubiertos por el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt en los EE. UU., tenían afecciones crónicas, incluidas algunas con una respuesta inmune más baja a las vacunas.

Regeneron, Eli Lilly y GlaxoSmithKline con su socio Vir están desarrollando terapias similares elaboradas con una clase de fármacos llamados anticuerpos monoclonales, que compiten por un papel en COVID tratamiento y prevención.

Pero AstraZeneca es el primero en publicar datos de ensayos de prevención positiva en el campo y ahora tiene como objetivo la aprobación condicional en los principales mercados mucho antes de fin de año, con el objetivo de producir aproximadamente entre 1 y 2 millones de dosis para entonces.

Penny Ward, profesora visitante de medicina farmacéutica en el Kings College de Londres, dijo que la noticia es un buen augurio para las personas que han respondido mal a la vacunación o que deben tomar inmunosupresores para enfermedades autoinmunes, postrasplante y otras afecciones.

“Podría cambiar las reglas del juego para estas personas, a quienes actualmente se les aconseja que continúen protegiendo a pesar de estar completamente vacunadas”, destacó.

Sin embargo, las buenas noticias sobre la terapia se vieron atenuadas por una declaración separada de AstraZeneca este viernes.

Dijo que un ensayo de un tratamiento para el raro trastorno neurológico esclerosis lateral amiotrófica (ELA), desarrollado por el recién adquirido Alexion de AstraZeneca, se había detenido temprano debido a la falta de eficacia.

El ejecutivo de AstraZeneca, Mene Pangalos, dijo que los resultados del ensayo de la terapia se tomaron tres meses después de que se inyectaron los anticuerpos y que los investigadores harían un seguimiento de hasta 15 meses con la esperanza de que la compañía pueda promocionar la vacuna como un escudo de un año.

“Realmente estamos tratando de ayudar a los pacientes que necesitan un nivel adicional de protección además de una vacuna”, señaló Pangalos.

Señaló que las perspectivas de un nuevo producto COVID-19 en el botiquín de medicamentos de AstraZeneca también podrían mejorar el valor estratégico de su vacuna existente Vaxzevria, que desarrolló en colaboración con la Universidad de Oxford de Gran Bretaña.

“Ninguna otra compañía ha entregado dos moléculas contra el SARS-CoV2. Esto definitivamente nos ayuda a posicionarnos en términos de COVID”, aseguró Pangalos.

Otro destacado ejecutivo de AstraZeneca, Ruud Dobber, había dicho el mes pasado que se estaban explorando diferentes opciones estratégicas para las operaciones de vacunas de AstraZeneca, que se han enfrentado a una serie de desafíos.

OBJETIVOS DE APROBACIÓN

La farmacéutica anglo-sueca ha sufrido problemas de producción durante el lanzamiento de Vaxzevria, mientras que casos muy raros de coagulación sanguínea han pesado mucho en la demanda de la inyección en Europa. La vacuna aún no ha obtenido la aprobación en los EE. UU.

Las preocupaciones sobre la nueva variante Delta de COVID-19 y la disminución de la eficacia de la vacuna han llevado a varios países de altos ingresos a ofrecer una tercera inyección además del régimen habitual de dos inyecciones a los inmunodeprimidos y otros grupos en riesgo.

Los inmunodeprimidos, como los que han recibido trasplantes de órganos o los que reciben atención oncológica, constituyen aproximadamente el 2% de la población y serían el principal grupo objetivo de la nueva terapia. Las fuerzas navales en misiones también podrían beneficiarse, entre otros, dijo Pangalos.

Aunque solo del 12% al 13% de los voluntarios del ensayo fueron vacunados cuando se generaron los datos del ensayo de terapia, AstraZeneca buscará colocar la inyección como complemento de las inoculaciones anteriores.

Uno o dos sitios de fabricación en ubicaciones aún no reveladas atenderían la demanda mundial, dijo Pangalos, y agregó que AstraZeneca estaba lista para impulsar la producción si los países u organizaciones internacionales realizaban pedidos al por mayor.

Radio World Powered By : radioworld.com