Tensión diplomática con Costa Rica por declaraciones de Bukele

Lo que parecía algo insignificante y un simple comentario de la cadena, ahora es el primer paso para una tensión diplomática entre El Salvador y Costa Rica, este último país ha enviado una comunicación de reclamo y aclaración a la embajadora salvadoreña.

Los comentarios del presidente Nayib Bukele sobre la forma cómo Costa Rica enfrenta la pandemia ha causado indignación en las autoridades del vecino país, al grado que el canciller costarricense, Rodolfo Solano, llamó a la embajadora salvadoreña en ese país para expresar su desaprobación y de reproche hacia el Gobierno salvadoreño.

De acuerdo al medio digital Delfino.cr que recoge declaraciones del canciller Solano en Noticias Columbia de Costa Rica, el funcionario mandó una nota de reclamo y aclaración a la embajadora en El Salvador, Ana Patricia Pineda Salinas, para manifestar su preocupación por las declaraciones sin fundamentos que hizo Bukele en la cadena de radio y televisión del día martes, donde dijo que ese país había tomado una decisión política para reducir la cantidad de pruebas diarias del COVID-19 para dar la falsa sensación de un aplanamiento de la curva de contagios.

Solano dijo que Bukele fue mal asesorado, le suministraron datos incorrectos y que la estrategia costarricense contra la pandemia ha sido ampliamente reconocida por otros países como exitosa, algo que no ha sido de la aprobación del gobernante salvadoreño que ya lleva 15 muertos por el virus y Costa Rica 6 y ha logrado bajar la curva de contagios.

“Está demostrado por el Ministerio de Salud que las políticas que hemos estado establecido desde el punto de vista de testeo son las que corresponden. El ministro Salas ha sido enfático de cuál es el mecanismo que el país está implementando y ha sido ampliamente reconocido internacionalmente el nivel de atención que el país ha dado a la pandemia”, afirmó el canciller, según consigna el sitio informativo.

Solano criticó a Bukele por la violación a los derechos humanos y a normas constitucionales con las medidas implementas en El Salvador. “Quisiera celebrar que nuestro presidente y nuestros ministros visitan la Asamblea para rendir un informe de labores de conformidad con nuestras normas constitucionales, y no se hace presente al Parlamento haciendo desplantes de poder”, agregó.

Ésta no es la primera vez que el mandatario salvadoreño es cuestionado por otros gobernantes de la región, hace un par de semanas el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, con quien Bukele había tenido simpatía, tuiteó que él como mandatario no pasaba en su despacho de la Presidencia sino en el territorio, hospitales y comunidades, en una clara alusión que Bukele gobernaba y dirigía la crisis de la pandemia desde Twitter, y compartió una foto de su escritorio presidencial vacío, y otras en hospitales y comunidades con vestimenta de médico. Giammattei es médico.

También con el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, a quien Bukele ha cuestionado desde que era candidato presidencial, según diversas fuentes diplomáticas mantienen relaciones al mínimo, con funcionarios de tercer nivel.