Tel Aviv se ilumina con la bandera de EE. UU. tras asalto al Capitolio

La sede del gobierno de la ciudad de Tel Aviv se iluminó este jueves con los colores de la bandera de EE. UU. en señal de respaldo a la democracia estadounidense tras los disturbios ocurridos en el Capitolio cometidos por simpatizantes del saliente presidente Donald Trump.

La decisión de iluminar el edificio fue tomada con el fin de fortalecer y mostrar respeto a EE. UU., dijo el alcalde de Tel AvivRon Huldai. La ciudad generalmente ilumina su edificio para hacer alusión o enviar un mensaje de solidaridad con motivo de alguna celebración o suceso a nivel nacional o internacional.

Al anunciar la iluminación del edificio municipal, Huldai, actual líder del nuevo partido político Haisraelim que contenderá en las elecciones de marzo, no perdió la oportunidad para hacer una declaración incisiva de campaña electoral contra Benjamín Netanyahu.

“No es una coincidencia que Netanyahu no responda al terrible incidente en Washington”, acusó al mandatario cuando este aún no se posicionaba sobre los hechos. Poco después, el primer ministro condenó “la anarquía y la violencia” registradas en el Capitolio, sumándose a otras figuras políticas de Israel que han lamentado los hechos que dieron la vuelta al mundo.

“También en Israel habrá un cambio de gobierno. Haisraelim sabrá cómo hacer bien esto. La democracia siempre ganará”, agregó Huldai. En un mensaje posterior en su cuenta de Twitter, Huldai, al publicar una fotografía del edificio iluminado, escribió: “Preservar la democracia: eso es lo que somos nosotros”.

El miércoles, en Washington, una turba de simpatizantes al presidente Trump, que continúa alegando falsas acusaciones de un fraude electoral en su contra, irrumpió en el Capitolio de EE. UU., obligando a los legisladores presentes a esconderse, que se ubicaban en el recinto con motivo del proceso de la certificación de la victoria electoral de Joe Biden.

Destrozos, así como consignas y simbolismos de la ultraderecha norteamericana, incluidos mensajes neonazis, fueron parte de los disturbios que se extendieron por algunas horas hasta que las autoridades retomaron el control del Capitolio.

Cuatro personas murieron durante los disturbios como resultado del choque con la Policía, en lo que el líder de la mayoría republicana en el SenadoMitch McConnell, llamó una “insurrección fallida”.