Se reabre el debate sobre el uso de prótesis en el atletismo

Markus Rehm, de 24 años de edad, se coronó campeón nacional de salto largo en Alemania, pero fue descalificado para competir en Europa.
Markus Rehm, de 24 años de edad, se coronó campeón nacional de salto largo en Alemania, pero fue descalificado para competir en Europa.

El atleta alemán Markus Rehm fue descalificado de los campeonatos europeos por utilizar una prótesis en su pierna derecha en la prueba de salto largo en los campeonatos de su país.

El debate está servido, de nuevo: el atleta alemán Markus Rehm fue excluido del equipo de atletismo para el campeonato europeo que se disputará en Zurich el próximo mes.

Esto no dejaría de ser una noticia normal si no fuera por dos detalles: Rehm es el campeón nacional vigente de salto largo y tiene una prótesis en su pierna derecha.

La razón de la Federación Alemana de Atletismo para no convocar a su campeón nacional, es que la prótesis le otorga una “injusta ventaja” sobre los demás competidores.

El caso de Rehm, campeón paralímpico en Londres 2012, está reviviendo el debate sobre el uso de prótesis en las competencias atléticas que tuvo como eje central al atleta sudafricano Óscar Pistorius en su lucha para competir en unos Juegos Olímpicos.

“No voy a impugnar la decisión de la Federación, sin embargo, me voy a concentrar en demostrar que mis prótesis no me otorgan ninguna ventaja en las competencias”, afirmó Rehm en una rueda prensa ante varios medios locales.

“Si se llega a demostrar que mis prótesis me dan ventaja, entonces devolveré mi título”, añadió.

El accidente de Rehm

Markus Rehm Rehm perdió su pierna derecha a los 14 años.

Markus Rehm, de 25 años, perdió su pierna derecha en un accidente en un barco cuando tenía 14 años.

A partir de los 20 años se concentró en su carrera de atleta, en la que se destacó a nivel paralímpico. En 2011 se convirtió en campeón mundial de salto largo para discapacitados físicos y posteriormente en Londres 2012 ganó su primera medalla de oro en los paralímpicos de Londres.

Sin embargo, siguiendo el ejemplo del sudafricano Pistorius que logró competir en los Juegos Olímpicos de 2012 con sus prótesis y alcanzó la final de los 400 metros planos, Rehm decidió participar en los campeonatos nacionales de atletismo en su país.

La cita fue el fin de semana anterior. Y allí, Rehm logró quedarse con el título nacional y la clasificación a los Campeonatos Europeos con un registro de 8,24 metros.

Pero entonces llegaron las críticas. Por ejemplo, Sebastian Bayer, quien quedó quinto en la competencia afirmó que: “La prótesis parece medir 15 cms. más que la otra pierna y eso en una prueba de salto largo puede hacer muchas diferencia”.

Dos días después, directivos de la Federación Alemana de Atletismo (DLV por sus siglas en inglés) citó a Rehm para realizarle varios análisis a su desempeño con la prótesis.

Y pocas horas después dieron el veredicto que sacó a Rehm del campeonato europeo, a pesar de que se trataba de un asunto que ya parecía estar resuelto: los atletas pueden utilizar prótesis las competiciones oficiales y no paraolímpicas.

“Es posible que la prótesis pueda darle una ventaja injusta al ayudar a impulsarlo como una catapulta”, dijo Clemens Prokop, presidente de la DLV.

Pero parece que no del todo.

Poco tiempo

PistoriusÓscar Pistorius fue el primer atleta en competir con una prótesis en los Juegos Olímpicos.

Para muchos expertos, la decisión sobre Rehm fue apresurada y no tuvo en cuenta muchos elementos necesarios para tomar una decisión semejante.

“No hay forma de que esa evaluación pudiera dejar resultados tan concluyentes en tan poco tiempo”, le dijo al diario New York Times, Peter Weyand, profesor de biomecánica de la Universidad Metodista del Sur y quien estuvo en las evaluaciones del caso Pistorius.

Lo cierto es que el caso del sudafricano Óscar Pistorius tomó casi cuatro años para ser resuelto. Después de ganar su primer medalla de oro paralímpica en Atenas 2004, Pistorius quiso competir en todos los niveles que no fueran para personas discapacitadas.

Fue entonces cuando se hicieron una serie de evaluaciones biométricas para determinar si en realidad las prótesis daban una ventaja y posteriormente la Federación Internacional de Atletismo tomó la decisión de prohibirlas.

Pistorius no se quedó quieto y apeló la decisión ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo, que en abril de 2008 decidió permitirle participar en cualquier competición atlética sin ningún tipo de restricciones.

Aunque no se clasificó para Pekín 2008, si lo logró para Londres 2012. Y allí, en una serie de jornadas inolvidables, Pistorius logró clasificarse a la final de los 400 metros donde terminó octavo en la prueba que ganó el granadino Kirani James.

“Me parece injusto que quede en el aire que gané el título nacional sólo porque tengo prótesis”, le explicó Rehm a varios medios.

“No voy a tomar ninguna acción legal, pero voy a demostrar que no tengo ninguna ventaja”, concluyó.

 

Fuente: BBC

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com