Se hunden las divisas latinoamericanas

Mientras la bolsa en Nueva York entra en pánico y el coronavirus se propaga por todos los países del mundo, las divisas latinoamericanas se devalúan frente al dólar, alcanzando en algunos casos mínimos históricos.

Brasil, Colombia, Chile y México han sido los países en donde el dólar ha subido más de precio. El peso colombiano y el real brasileño alcanzaron esta semana una devaluación superior al 20% frente a la moneda estadounidense, un récord para ambos países.

Hay dos factores que explican la caída en las divisas: el COVID-19 y la guerra de de precios del petróleo.

Para Claudio Loser, exdirectivo del departamento para el continente americano del Fondo Monetario Internacional (FMI), por ahora no es la pandemia como tal —que ha contagiado a más de 180 personas en la región—sino sus efectos en las actividades económicas a nivel global lo que ha hecho mella en las divisas latinoamericanas.

“El precio del petróleo, el precio del cobre, el precio de las exportaciones, la industria turística (…) las finanzas”, enumeró Loser en conversación con la Voz de América.

El lunes, el barril de petróleo sufrió su mayor caída desde 1991, después de que Arabia Saudia inciara una guerra de precios al no llegar a un acuerdo con Rusia en una reunión de la OPEP.

El país árabe decidió disparar su producción de petróleo para aumentar la oferta y desplomar los precios.

El viernes, el precio del barril brent bajó a 32,69 dólares.

Así se ven las repercusiones en el caso de Colombia, que depende del petróleo como su principal exportación.

El país, explicó Loser, puede seguir enviando barriles al mismo volumen, pero se reciben menos dólares.

Dentro del país, la demanda de la divisa estadounidense continúa pero hay menos, así que el precio del dólar aumenta.

Además del oro negro, el pánico en las bolsas, tanto en Latinoamérica como en Estados Unidos ha provocado que los inversores se trasladen a fondos más seguros como los bonos japoneses, alemanes o, precisamente, el dólar.

“Los inversores seguros no creo que se corran rápidamente de Latinoamérica porque es todo el mundo que está en riesgo en este momento”, sostuvo el exdirectivo.

Las exportaciones de otros productos de materia prima, como el maíz, el cobre o la soja también se ven perjudicadas por la volatilidad de los mercados frente al coronavirus.

“No se sabe cuánto va a durar [la pandemia]”, dijo Loser. “Cuando se regularice la situación (…) y la gente se sienta nuevamente en una situación más normal, la demanda de productos va a aumentar”, añadió.

Respecto al precio del petróleo, el economista ve la situación más nítida. “El precio del curdo me temo que va a seguir siendo relativamente bajo”, sentenció, empeorando así la posición de los países exportadores, como Colombia y México.