Se ahonda la crisis de Grecia: los bancos no abrirán el lunes

En las últimas horas, la gente hace cola ante los cajeros griegos por temor a un corralito.
Los griegos han formado grandes colas ante los cajeros el fin de semana por temor a un corralito.

Los bancos y la bolsa de valores griega amanecerán este lunes cerrados y se impondrán controles de capital, según anunció el domingo el primer ministro, Alexis Tsipras.

El mandatario hizo el anuncio después de que el Banco Central Europeo (BCE) informase que no incrementaría el monto de emergencia destinado a los bancos griegos, de 90.000 millones de euros, y que, según los medios locales, prácticamente se ha alcanzado.

Sin embargo, Tsipras aseguró que los ahorros de los griegos están seguros.

Este martes, se vence el plazo para que Atenas pague US$1.800 millones al Fondo Monetario Internacional, el mismo día que se expira el actual paquete de ayudas financieras a grecia.

Eso ha generado un creciente temor a que el país salga de la moneda común europea entre los ciudadanos que han formado largas filas en los cajeros automáticos a lo largo del fin de semana.

Miles de millones de euros han sido retirados en las últimas semanas.

Sin embargo, según el corresponsal de la BBC en Atenas Gavin Hewitt, sólo el 40% de los cajeros tienen efectivo.

Controles de capital

Tsipras no dio detalles de cuánto tiempo permanecerán los bancos cerrados ni de cómo se harán los controles de capitales, pero es probable que se limite la cantidad de efectivo que pueden retirar los ciudadanos de los cajeros automáticos, así como las transferencias al extranjero.null

Existe un creciente temor a que Grecia salga del euro.

Por otra parte, los ministros de la Eurozona culparon a Grecia del fracaso de las conversaciones entre Atenas y la Unión Europea y la Comisión Europea tomó la pocó común decisión de publicar las propuestas de los acreedores europeos que había sobre la mesa hasta el momento.

Pero Grecia describió los términos de los acreedores como “no viables” y pidió una extensión del acuerdo vigente hasta que se celebre un referendo el próximo domingo para decidir sobre las condiciones del rescate.

Los bancos del país heleno dependen de la asistencia de liquidez de emergencia europea (ELA, por sus siglas en inglés) para evitar la fuga de depósitos del país, algo en entredicho después de la suspensión de las negociaciones entre Atenas y la Unión Europea.

El rechazo “del pedido del gobierno griego para una breve extensión del programa fue un acto sin precedentes para los estándares europeos, cuestionando el derecho de un pueblo soberano a decidir”, dijo Tsipras en un mensaje televisado a la nación.

“Esta decisión llevó al BCE hoy a limitar la liquidez disponible para los bancos griegos y forzó al banco central griego a recomendar un feriado bancario y restricciones sobre retiros de los bancos”, afirmó.

El mensaje de Tsipras se produce tras un fin de semana lleno de turbulencias para el país heleno.

¿Salida del euro?

El ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, denunció este domingo que Europa “ha perdido el rumbo”.

null

El primer ministro Alexis Tsipras anunció una convocatoria de referendo para el 5 de julio. Objetivo: decidir sobre las condiciones del rescate.

Y las declaraciones de los socios del euro muestran que no descartan ningún escenario.

El ministro de Finanzas de Austria, Hans Joerg Schelling, declaró ante la prensa que una salida de Grecia del euro ahora “parece casi inevitable”.

Pero no todos los países miembros del euro parecen de acuerdo en que esa cuerda se rompa, a pesar de que el gobierno de Alexis Tsipras haya convocado un referendo para que los griegos decidan si aceptan las condiciones que les proponen sus socios europeos para continuar con el rescate.

El primer ministro francés, Manuel Valls, no cree conveniente que el BCE retire el oxígeno al sistema financiero griego. “No puede cortarles el suministro”, ha dicho a la emisora francesa Europe 1.

Aunque cree que hay un “riesgo real” de que Grecia salga del euro.

Por tanto, las próximas horas son clave para conocer el desenlace de la cuestión griega, que puede poner al país aún más contra las cuerdas y desatar una ola de inestabilidad entre los miembros de la zona euro.

Inquietud en los cajeros automáticos

La gente que hace colas en los cajeros automáticos discute acaloradamente de política, según cuenta Anna Holligan, la enviada especial de BBC a Atenas.

Desacuerdos, conversaciones que se convierten en gritos e, incluso insultos: “Ignorantes, “ingenuo”, “tontos”, “suicidas”, son algunos de los que se oyen.

Todas las discusiones parecen conducir a la pregunta: “¿Pero tú a quién votaste en enero?”.null

Los miembros del Eurogrupo rechazaron la extensión del actual programa de rescate financiero de Grecia, que expira el martes. null
Los ciudadanos hacen cola en los cajeros para retirar su dinero. Allí se discute acaloradamente.

Aquellos que apoyaron a Syriza se defienden con el argumento de que al menos alguien defiende al país, pero enseguida son atacados por otros, que les hacen responsables de la retirada masiva de depósitos de los bancos.

“Corrieron demasiados riesgos”. Es el sentimiento de mucha gente. Obviamente, también sobre la mesa de debate también está el referendo del próximo domingo que fue aprobado este fin de semana por el Parlamento griego.

La pregunta será “sí” o “no” a las últimas propuestas de los acreedores, como adelantó Tsipras un día antes en un mensaje televisado.

Las personas mayores se dan cuenta de que un “sí” en la consulta significa que tendrán que reformarse los sistemas de pensiones. Incluso, la corresponsal asegura haber visto a dos personas depositando su dinero, alegando que era una cuestión de conciencia hacerlo.

Uno de ellos trató de convencer a los demás de que no retiraran su dinero en efectivo.

 

fuente:bbcmundo

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com