Registra Israel 1,394 nuevos casos de COVID-19 en este día

ACTUALIZACIÓN: incremento de 2,071 nuevos casos de coronavirus se registró en Israel en las últimas 24 horas, con al menos 1,394 confirmados a lo largo de hoy, así como siete defunciones adicionales.

Suman con ello 94,277 casos acumulados de coronavirus en el país, de acuerdo con los datos más actualizados del Ministerio de Salud de Israel publicados este lunes.

Un total de 1,060 nuevos casos fueron confirmados a lo largo del domingo.

La cifra de muertes se elevó a 692, mientras que la de personas que se han recuperado llegó a los 70,267.

Se registran por el momento un total de 23,774 contagios activos de coronavirus, de los que 22,933 están aislados en su domicilio particular o en instalaciones especiales, mientras que 841 están hospitalizados.

La mayoría de los pacientes con enfermedad activa se encuentran estables, en tanto que 176 están en estado moderado y 399 en estado grave, de los que 111 están intubados a ventilación mecánica.

El vice director general del Ministerio de Salud de Israel, Itamar Grotto, afirmó este lunes que para finales de agosto se espera tener listo un esquema que permita a turistas de otros países ingresar al país de manera controlada, de acuerdo con el sitio The Times of Israel.

El funcionario precisó que los turistas, de países con bajas tasas de contagio de coronavirus, podrían llegar al país organizados en “cápsulas”, es decir, separados en grupos limitados.

Grotto también afirmó que el Ministerio de Salud está avanzando en los esfuerzos para producir una prueba de coronavirus de respuesta instantánea que reduciría drásticamente los obstáculos burocráticos que enfrentan aquellos que desean viajar.

“Vemos una muy buena oportunidad para que se desarrollen pruebas alternativas rápidascon resultados inmediatos. Israel está a la vanguardia de los esfuerzos de desarrollo para una prueba de alcoholemia”, dijo Grotto.

El gobierno anunció formalmente el inicio de su política de “cielos abiertos” el domingo, eliminando las restricciones de viaje a tres países, Bulgaria, Croacia y Grecia, y permitiendo que más vuelos despeguen del Aeropuerto Ben-Gurión.