Prueba coronavirus de smartphone da resultados en 10 minutos

Una prueba de coronavirus que utiliza un microscopio de teléfono inteligente para analizar muestras de saliva podrá entregar resultados en unos 10 minutos, según investigadores de la Universidad de Arizona.

Todo el proceso toma alrededor de 10 a 15 minutos e incluso podría ser realizado por un no científico capacitado por un breve video, informó The Jerusalem Post.

El equipo de investigadores, dirigido por el profesor de ingeniería biomédica Jeong-Yeol Yoon, adaptó un método que habían desarrollado para detectar norovirus para detectar también el nuevo coronavirus.

La prueba utiliza un método de enjuague bucal desarrollado por Michael Worobey, jefe del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la universidad, que hace que las personas que reciben la prueba hagan gárgaras y escupan agua salada estéril en una taza en lugar de usar un hisopo. El método parece ser más sensible que el método de hisopo estándar, ya que el método de enjuague detecta el virus en aproximadamente un 20% más de pacientes que el método de hisopo, según la Universidad de Arizona.

La investigación del equipo de la universidad se publicó en Nature Protocols el viernes.

“Lo hemos delineado para que otros científicos puedan básicamente repetir lo que hicimos y crear un dispositivo de detección de norovirus”, dijo Lane Breshears, estudiante de doctorado en ingeniería biomédica en el laboratorio de Yoon. “Nuestro objetivo es que si desea adaptarlo para otra cosa, como lo hemos adaptado para COVID-19, tenga todos los ingredientes que necesita para hacer básicamente su propio dispositivo”.

La prueba basada en teléfonos inteligentes utiliza un teléfono inteligente, un microscopio simple y un trozo de papel microfluídico (un papel recubierto de cera que guía la muestra líquida para que fluya a través de canales específicos). Los componentes cuestan alrededor de $ 45, y terminan siendo más baratos que otros métodos de prueba.

Para realizar la prueba, los usuarios introducen anticuerpos con perlas fluorescentes en una muestra de agua potencialmente contaminada. Si hay suficientes partículas de patógenos presentes, se unen varios anticuerpos a cada partícula. Bajo el microscopio, las partículas aparecen como grupos de perlas fluorescentes, que el usuario puede contar. Todo el proceso toma alrededor de 10 a 15 minutos e incluso podría ser realizado por un no científico capacitado por un breve video.

El método de prueba publicado el viernes tiene una serie de mejoras con respecto a la versión original del método publicado en 2019, incluida una carcasa impresa en 3D para el accesorio del microscopio y un chip de papel microfluídico. Además, si bien había un valor fijo para la cantidad de patógeno que constituía un peligro, el nuevo método utiliza inteligencia artificial para determinar el umbral en función de las diferencias ambientales, como el tipo de teléfono inteligente y la calidad del papel.

A la espera de la aprobación de la junta de revisión institucional de la universidad, los estudiantes tendrán la opción de dar su consentimiento por escrito para que sus muestras de prueba también se procesen con el nuevo método de prueba. La prueba podría eventualmente implementarse en centros de estudiantes con un representante en cada centro capacitado para usar el dispositivo de prueba.

La prueba podría proporcionar una solución a las dificultades que enfrentan en todo el mundo al realizar pruebas rápidas y precisas a los trabajadores, turistas y profesionales médicos y podría permitir que más sectores de la economía se abran de manera más segura.

Varias empresas y países han desarrollado una serie de soluciones de prueba rápida, pero a menudo requieren una formación profesional compleja para su uso. El método desarrollado por el equipo de la Universidad de Arizona haría que las pruebas fueran fáciles y accesibles para casi cualquier persona, incluso para quienes no tienen capacitación previa.

“La adaptación de un método diseñado para detectar el norovirus, otro patógeno altamente contagioso, es un ejemplo sobresaliente de cómo nuestros investigadores giran frente a la pandemia”, dijo el presidente de la Universidad de Arizona, Robert C. Robbins. “Esta tecnología prometedora podría permitirnos proporcionar pruebas rápidas, precisas y asequibles a la comunidad del campus con frecuencia y facilidad. Esperamos que sea una parte habitual de nuestra estrategia de ‘Prueba, rastreo, tratamiento’ y que tenga un impacto más amplio para mitigar la propagación de la enfermedad”.

El equipo de Yoon también está trabajando en el desarrollo de un método aún más simple que permita un poco más de margen de error, utilizando la misma tecnología pero con solo una aplicación y un chip de microfluidos estampado con un código QR. La idea se basa en un artículo de 2018 que publicaron en Chemistry-A European Journal.