Potencias internacionales dialogan sobre levantamiento de sanciones de la ONU sobre Irán

image_650_365Las principales potencias del mundo han comenzado las conversaciones sobre una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para levantar las sanciones de este organismo internacional contra Irán si se logra un acuerdo nuclear con Teherán, de tal manera que el Congreso de Estados Unidos tendría mayores dificultades para deshacer un acuerdo, informaron funcionarios occidentales.

Por Louis Charbonneauh

Las conversaciones entre Gran Bretaña, China, Francia, Rusia y Estados Unidos – los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad – Alemania e Irán, tienen lugar previo a las complicadas negociaciones que se reanudarán la próxima semana con el objeto de restringir la capacidad nuclear de Irán.

Ocho resoluciones de las Naciones Unidas – incluyendo cuatro que imponen sanciones – prohíben a Irán el enriquecimiento de uranio y otras actividades atómicas sensibles, desde la compra y venta de tecnología atómica y todo lo relacionado con misiles balísticos, embargo de armas por parte de la ONU.

Irán considera que la eliminación de sanciones es esencial, ya que las medidas de la ONU son un fundamento jurídico para la implementación de medidas más estrictas impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea. EE.UU. y la UE citan las violaciones a la prohibición de la ONU sobre enriquecimiento y otras actividades nucleares sensibles como justificación para imponer sanciones adicionales contra Irán.

El Secretario de Estado estadounidense, John Kerry dijo al Congreso el miércoles que un acuerdo nuclear de Irán no sería jurídicamente vinculante. Esto implica que los futuros presidentes de Estados Unidos podrían decidir no implementarlo. Ese punto fue destacado en una carta abierta de 47 senadores republicanos enviada esta semana a los líderes iraníes, afirmando que cualquier acuerdo podría ser descartado una vez que el Presidente Barack Obama termine su cadencia en enero de 2017.

Sin embargo, una resolución del Consejo de Seguridad sobre un acuerdo nuclear con Irán podría ser jurídicamente vinculante, según funcionarios diplomáticos occidentales. Esto podría complicar y posiblemente socavar futuros intentos de los republicanos en Washington de deshacer el acuerdo.

Irán y las seis potencias completarán el acuerdo marco sobre el programa nuclear de Teherán a fin de lograr un acuerdo definitivo antes del 30 de junio y frenar las actividades nucleares más sensibles de Irán durante al menos 10 años a cambio de un levantamiento gradual de todas las sanciones sobre la República Islámica.

Hasta el momento, esas conversaciones se han enfocado en sanciones de Estados Unidos y de la Unión Europea sectores financieros y de energía iraníes que Teherán ansía que se levanten. El tema de las sanciones es un punto de fricción en las conversaciones entre Irán y las seis potencias que se reanudarán la próxima semana en Lausana, Suiza.

Sin embargo, funcionarios occidentales que participan en las negociaciones informaron que actualmente se están discutiendo los elementos a incluir en un proyecto de resolución del Consejo de Seguridad para comenzar a reducir las sanciones en materia nuclear de la ONU que entraron en vigor en diciembre de 2006.

Las negociaciones se llevan a cabo a nivel de Ministerio de Relaciones Exteriores de alto nivel entre las seis potencias e Irán, y no en la sede de las Naciones Unidas.

Funcionario estadounidense confirma los debates

Un alto funcionario del gobierno de Estados Unidos confirmó que el Consejo de Seguridad había ordenado las negociaciones sobre las sanciones de la ONU y por lo tanto tiene que estar involucrado. Así, cualquier entendimiento sobre sanciones de la ONU tendría que ser aprobado por el Consejo.

Los funcionarios añadieron que una resolución de la ONU podría ayudar a proteger a cualquier acuerdo nuclear contra intentos de republicanos en el Congreso de Estados Unidos de sabotearlo. Una nueva resolución podría complicar la imposición de nuevas sanciones.

Otros funcionarios occidentales dijeron que los republicanos podrían verse disuadidos de socavar cualquier acuerdo si el Consejo de Seguridad lo aprueba por unanimidad y demuestra que el mundo está unido a favor de una solución diplomática a la disputa nuclear de 12 años.

Las preocupaciones de que el Congreso controlado por los republicanos podría tratar de arruinar un acuerdo nuclear han sido estimuladas por la carta enviada a los líderes de Irán y la invitación de los republicano al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu para dirigirse al Congreso el 3 de marzo mediante un discurso en el que advirtió contra un acuerdo nuclear con Irán.

Los funcionarios hicieron subrayaron que la eliminación de todas las sanciones estaría supeditada al cumplimiento de los términos de cualquier acuerdo y agregaron que la Agencia Internacional de Energía Atómica, el organismo de control nuclear con sede en Viena, jugará un papel crucial en la verificación del cumplimiento de cualquier acuerdo por parte de Irán.

Entre las cuestiones que discuten los negociadores en su intento de preparar una resolución para el Consejo de Seguridad es cuando y a qué ritmo se levantarán las sanciones nucleares de la ONU, incluyendo la posibilidad de presentar las conclusiones en marzo si se firma un acuerdo marco la próxima semana o retrasarlas hasta que se logre un acuerdo final hasta finales de junio.

Fuente: Reuters