¿por qué tener un mañana?Si mañana no somos mejores seres humanos de lo que somos hoy

A través de una serie de metáforas, la liturgia de Rosh Hashana de la sinagoga plantea y responde preguntas sobre nuestro lugar y papel en el mundo. Si uno desea saber lo que el judaísmo tiene que decir acerca de lo que significa ser un ser humano, no hay mejor lugar que el libro de oraciones de Rosh Hashana y Yom Kipur, el “Majzor”.

En uno de los momentos más dramáticos del servicio religioso de la mañana, el toque del shofar, por ejemplo, es seguido por una oración con una peculiar declaración. Comenzando con las palabras “Hayom Harat Olam”, la oración sugiere que el comienzo del mundo no tiene que ser entendido como un acto aislado de creación, sino que debe compararse con el proceso de dar a luz, con la concepción.

Al afirmar que “Hoy [en Rosh Hashana] el mundo fue gestado” (en lugar de “hoy el mundo fue” creado”), la vida es entendida no como un evento pasado sino como un proceso continuo del cual, por supuesto, somos parte.

Por lo tanto, al pensar en el comienzo del mundo, el judaísmo no busca describir un evento sino responder a preguntas críticas sobre nosotros mismos. ¿Por qué nacemos sin conocimiento y comprensión? ¿Por qué tenemos que pasar por un proceso de “maduración”? ¿Nos “graduamos” alguna vez? ¿Por qué la deficiencias asedian nuestras vidas? ¿Cómo gestionar el poco tiempo que tenemos para superarlas?

Los sabios de Israel señalan constantemente que todo lo creado es incompleto, inacabado, imperfecto. La experiencia y, por lo tanto, la sabiduría acumulada del judaísmo es que la vida humana es un proceso con un enorme potencial para un continuo crecimiento espiritual y psicológico.

En resumen, Rosh Hashaná no celebra la creación pasada, sino la potencialidad que permite a los seres humanos elevar la vista, los sueños y las expectativas.

Lo que nos pide el día festivo es explorar qué puede nacer de nuevo, qué barreras físicas, emocionales, intelectuales y espirituales que nos impiden continuar aprendiendo y entendiendo deben ser desglosadas para que el proceso que comenzó en el nacimiento continúe desenredándose.

La fiesta de Rosh Hashana nos invitan a meditar sobre cómo nuevas posibilidades nacen de las oportunidades y la esperanza de lo que podemos ser. Este es un día en el que debemos centrarnos en elevar nuestra vista al horizonte de sueños y expectativas.

Rosh Hashaná también nos recuerda que, por mucho que seamos judíos, también somos miembros de la comunidad mundial, con la misión de involucrarnos en el mundo como emisarios para el cambio y la justicia social, promoviendo el bienestar del mundo del que formamos parte.

La vida puede ser un desarrollo continuo, progreso, un desarrollo de crecimiento moral, espiritual e intelectual, o puede llegar a un punto de desarrollo detenido que la despoja de sentido; Rosh Hashaná nos dice que tenemos una opción y que la elección es nuestra.

Aquí hay una oración de Rosh Hashaná en un idioma que puede concordar más con nuestra forma de pensar del siglo XXI, pero que dice lo que los judíos han estado diciendo durante miles de años:

“Que el año nuevo sea para nosotros un momento para mejorar la calidad de nuestras vidas, enriquecer su contenido y profundizar su significado.

Que la conciencia de nuestra existencia nos ayude a mantener nuestras mentes vivas, abiertas a nuevas ideas, albergando dudas provocativas, reexaminando opiniones arraigadas, alimentando una curiosidad viva y esforzándonos por aumentar nuestra reserva de conocimientos.

Que nos ayude a mantener vivos nuestros corazones; desarrollando una mayor compasión, siendo receptivo a nuevas amistades, manteniendo un entusiasmo alegre.

Que seamos más receptivos a las necesidades de los demás, menos vulnerables a la codicia que nos consume, más atentos al anhelo de compañerismo.

Que nos ayude a mantener vivo nuestro espíritu. Que podamos enfrentar el futuro con confianza, sabiendo que cada época tiene sus alegrías y satisfacciones únicas, cada período de nuestras vidas es una gloria en sí misma.

Si Rosh Hashaná transmite un mensaje feliz es que el pasado y el presente nunca excluyen al futuro. Aunque el futuro no está totalmente abierto, está entornado y requiere nuestro constante esfuerzo, imaginación y disposición para seguir creciendo.aurora


 

El Rabino Moshe Pitchon es el Presidente de los amigos del Centro Médico Ziv, Director del Instituto Meriane Albagli Geni Cassorla de Desarrollo Sefaradi en el Siglo 21 , Miembro del Directorio de OZ, la coalición de comunidades basadas en la fe

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com