Polonia, el cuarto gran centro del judaísmo

“Chile, la alegría ya viene”. Esta frase permitió a los chilenos volver a creer en la libertad. Hoy, 11 de marzo de 2015, se cumplen veinticinco años de la reinstauración de la democracia en el país.

04-judios-polonia_optMARCOS GOJMAN

La historia de los judíos en Polonia se remonta a más de un milenio. Por siglos, Polonia fue la sede de la más grande y significativa comunidad judía del mundo. Fue el centro de la cultura judía, gracias a un largo período de tolerancia religiosa y autonomía social. Desde su fundación en 1025 hasta los años de la mancomunidad polaco-lituana, en el siglo XVI, Polonia era el país más tolerante de Europa. Se había convertido en un refugio para los judíos perseguidos y expulsados de Europa. A mediados del siglo XVI, tres cuartas partes de los judíos del mundo vivían en Polonia.

La primera gran emigración de judíos de Europa occidental ocurrió en la época de la primera cruzada en 1098. En el siglo XIII el gobierno polaco propició la inmigración judía para colonizar el país. Llegaron inmigrantes de Bohemia-Moravia, Alemania, Italia, España y hasta de Crimea. Los refugiados de Alemania trajeron un dialecto mezcla de alemán y hebreo que eventualmente se convirtió en el Yiddish, lengua que por siglos hablaron los judíos polacos.

11-enlace-judio-mexico_optUn factor que fomentó la llegada de inmigrantes judíos a Polonia fue una serie de edictos, como la ley Magdeburg, que les otorgaba ciertos derechos y privilegios. Por ejemplo, podían definir sus propios barrios, marcar su competencia económica y hasta establecer monopolios. Otro fue el Estatuto de Kalisz, que les daba a los judíos libertad de culto, comercio y movimiento. En 1332 el rey Casimiro II el grande, amplió aún más el estatuto. Entre otras cosas, estableció la pena de muerte para aquellos que secuestraran niños judíos con el objeto de convertirlos al cristianismo.

En 1388-89, Lituania se fusionó al reino polaco, extendiendo los mismos privilegios a los judíos lituanos. En 1492, a raíz de la expulsión de los judíos de España, Polonia se convirtió en el refugio para los exiliados de la Europa occidental. Este flujo de nuevos inmigrantes aunado a la población judía local, convirtieron a Polonia en el centro cultural y espiritual del pueblo judío. Se considera el período del rey Zygmunt I (150,1548), como el período más próspero del judaísmo polaco. Una gran cantidad de grandes figuras intelectuales surgieron al final del siglo XVI y principios del XVII. Se establecieron muchas academias judías en ciudades polacas como Lublin y Caco. Aunque antes no, para 1551 la comunidad judía podía escoger su propio rabino principal. Este podía designar a funcionarios y jueces. Después de la fusión de Polonia con Lituania, Polonia anexó Ucrania y muchos judíos fueron enviados a colonizar los nuevos territorios.

Los judíos llegaron a ser la columna vertebral de la economía polaca. Formaron la clase media en un país donde la población general estaba mayormente compuesta de terratenientes y campesinos. Del siglo XVI al XVII los judíos gozaron de una forma de autogobierno, el Consejo de las Cuatro Tierras, Vaad Arva Artzot, una especie de parlamento judío. Sus decretos reflejaban el espíritu de la Torá y sus valores. Después de la Tierra de Israel, Babilonia y España, Polonia se había convertido en el cuarto gran centro del  judaísmo mundial.

 

Bibliografía: Jewish Encyclopedia, Encylopedia Judaica y otras fuente.

 

Noticia relacionada:

Descubren secuelas biológicas en los descendientes de los supervivientes del Holocausto nazi

4037-enlace-judio-mexico_optAGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO

Hasta ahora, se creía que las secuelas que pudieran quedar en una persona tras haber sido vejada en lugares tan cruelmente famosos como los campos de concentración nazis morían con la persona que las había sufrido. No obstante, un nuevo estudio realizado por la «Escuela de Medicina de Icahn en el Monte Sinaí» ha determinado que las experiencias traumáticas que vivieron miles de presos de los alemanes en la Segunda Guerra Mundial han dejado secuelas a nivel biológico en sus descendientes. Así lo afirma la revista Scientific American, la cual se ha hecho eco del estudio.

Concretamente, el equipo de expertos dirigidos por Rachel Yehuda (autora principal del estudio y experta en epigenética y en los efectos intergeneracionales del trauma) ha establecido que los descendientes de los supervivientes judíos de los campos de concentración sufren una alteración que hace que cuenten con un nivel más bajo de cortisol que el resto de sus compatriotas. Esta sustancia, que es sumamente escasa en los prisioneros que sobrevivieron al Holocausto (y que padecieron trastorno de estrés postraumático), es la que ayuda al cuerpo a volver a la normalidad después de algún tipo de trauma.

A día de hoy, se desconoce la causa biológica que produce la reducción de esta sustancia, aunque los expertos sospechan que podría relacionarse con la aparición en los supervivientes de una enzima que descompone el cortisol.

Ésta suele ser generada por el cuerpo como respuesta natural a una larga inanición, algo que encajaría perfectamente con las penurias sufridas por los presos judíos. Este hallazgo corrobora otros estudios que afirman que los efectos biológicos de las situaciones traumáticas quedan patentes durante toda la vida.

Yehuda afirma que este efecto podría transmitirse a través del útero. Y es que, es en esta zona del cuerpo donde podemos encontrar en gran medida esta enzima (la cual se halla posteriormente en la placenta con el objetivo de proteger al feto).

Esta curiosa evolución provoca, además que los descendientes de los supervivientes de los campos de concentración cuenten con diferentes tipos de hormonas de estrés, estén predispuestos a padecer diferentes trastornos como los que se relacionan con la ansiedad y sean más propensos a sufrir dolencias como estrés postraumático, obesidad, e hipertensión.

El equipo ha logrado llegar a estas conclusiones a través del estudio de multitud de supervivientes de aquel trauma masivo y, por descontado, de sus descendientes. Con todo, la experta considera que todavía quedan muchas horas de investigación para poder esclarecer todos los interrogantes que hay alrededor de este tema.

 

Fuente:cciu.org.uy

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com