Piden en Irán atacar Haifa por asesinato del científico nuclear

Un artículo de opinión publicado este domingo por un periódico iraní de línea dura sugirió que Teherán debería atacar la ciudad portuaria israelí de Haifa si Israel es el responsable del asesinato del científico nuclear Mohsen Fakhrizadeh.

Aunque el periódico Kayhan ha defendido durante mucho tiempo una represalia agresiva por las operaciones contra Irán, el artículo de opinión del domingo fue más allá, sugiriendo que cualquier asalto se lleve a cabo de una manera que destruya las instalaciones y “también cause muchas bajas humanas”, recogió The Times of Israel.

Mohsen Fakhrizadeh, el científico que Israel y EE. UU. sospecharon por años encabezó el programa secreto de armas nucleares de Irán, fue asesinado el viernes en una emboscada cerca de la capital, Teherán.

Varios altos funcionarios iraníes indicaron que creían que Israel estaba detrás del asesinato de Mohsen Fakhrizadeh en las horas posteriores al ataque, y un asesor del líder supremo del régimen, prometió venganza.

El gobierno de Israel no ha hecho comentarios sobre el ataque. Sin embargo, el periódico estadounidense The New York Times, citando a tres funcionarios de inteligencia, indicó que el asesinato de Mohsen Fakhrizadeh habría sido responsabilidad de Israel.

Kayhan publicó el artículo escrito por el analista iraní Sadollah Zarei, quien argumentó que las reacciones anteriores de Irán a presuntos ataques aéreos israelíes que mataron a las fuerzas de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán en Siria no fueron lo suficientemente lejos como para disuadir a Israel.

Golpear a Haifa y matar a un gran número de personas “definitivamente conducirá a la disuasión, porque EE. UU. y el régimen israelí y sus agentes no están de ninguna manera listos para participar en una guerra y una confrontación militar”, escribió Zarei.

Afirmó que un asalto a Haifa tenía que ser mayor que el ataque con misiles balísticos de Irán contra las tropas estadounidenses en Irak con el que el régimen respondió a la eliminación del alto comandante iraní Qasem Soleimani en enero pasado.

Haifa, en el mar Mediterráneo, ha sido amenazada en el pasado tanto por Irán como por el grupo terrorista libanés Hezbolá. El líder de HezboláHassan Nasrallah, sugirió recientemente atacar las reservas de nitrato de amonio de Haifa, un fertilizante altamente explosivo que fue origen de la mortal explosión del puerto de Beirut en agosto que mató a 193 personas e hirió a otras 6,500.

Si bien Kayhan es un periódico de pequeña circulación en Irán, su editor en jefe, Hossein Shariatmadari, fue designado por el líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, y ha sido descrito como un asesor suyo en el pasado.

El parlamento iraní celebró el domingo una audiencia a puerta cerrada sobre el asesinato de Mohsen Fakhrizadeh. Posteriormente, el presidente del parlamento, Mohammad Baqer Ghalibaf, dijo que se debe hacer que los enemigos de Irán se arrepientan de haberlo matado.

“El enemigo criminal no se arrepiente excepto con una fuerte reacción”, dijo en una transmisión en la radio estatal iraní.

La televisión estatal transmitió imágenes del ataúd de Mohsen Fakhrizadeh en avión a Mashhad, una ciudad sagrada chíita en el este de Irán, hogar del santuario del imán Reza.