OVID-19 podría causar infertilidad masculina, según estudio

Un nuevo estudio realizado por el Dr. Dan Aderka del Centro Médico Sheba muestra una disminución de la fertilidad masculina en casos moderados o severos de COVID-19, .

Aderka informó que el virus se encontró en el esperma de aproximadamente el 13% de los pacientes varones sometidos a pruebas de COVID-19. Además, se detectó una disminución del 50% en el volumen, concentración y movilidad del esperma en casos moderados, incluso 30 días después del diagnóstico.

Finalmente, las pruebas post-mortem de 12 pacientes con COVID-19 mostraron cambios moderados y severos en las células testiculares que apoyan el desarrollo de los espermatozoides y las que producen testosterona, la hormona que induce la división y multiplicación de los espermatozoides.

Aderka explica que la causa de este fenómeno parece ser la presencia del receptor ACE2 en la superficie de la célula de Sertoli y las células de Leydig localizadas en los testículos, los mismos receptores presentes en las células de los pulmones, los riñones y el corazón. El coronavirus se une a los receptores ACE2 y destruye las células, causando infertilidad.

Las células de Sertoli apoyan la maduración del esperma. Las células de Leydig producen testosterona.

“Debido a que la maduración normal de los espermatozoides toma de 70 a 75 días, es posible que si hacemos un examen de esperma dos meses y medio después de la recuperación, veamos una mayor infertilidad. Podría ser incluso más perjudicial”.

No está claro si los efectos sobre la calidad y cantidad de los espermatozoides son reversibles o persistentes. Los mismos pacientes deben ser examinados seis meses y un año después de la recuperación para ver si el daño “resiste la prueba del tiempo”, sugiere el médico de Sheba.

“Curiosamente, una enzima llamada TMPRSS2 y activada por la testosterona, ayuda al virus a unirse al receptor ACE, facilitando su internalización en las células. Este fenómeno podría explicar el mayor contagio y mortalidad por COVID-19 en hombres y niños, cuyos niveles de testosterona son bajos”, concluye.

 

El estudio fue publicado en la revista médica Fertility and Sterility.