Nicolás Maduro pide al FMI 5.000 millones de dólares por el brote del COVIDー19

El presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió al Fondo Monetario Internacional (FMI) que se considere a Venezuela para la aprobación de un crédito de 5.000 millones de dólares para hacer frente al brote del nuevo coronavirus, informaron fuentes oficiales este martes.

El disputado ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, publicó en su cuenta de Twitter la carta firmada por Maduro y enviada el 15 de marzo a Krislatina Georgieva, directora ejecutiva del FMI.

“En este sentido, el gobierno bolivariano ha venido implementando medidas de control y prevención altamente integrales y estrictas para prevenir y proteger al pueblo venezolano, especialmente luego de la confirmación de los primeros casos de contagio en nuestro país”, escribió Maduro en la carta.

“Es por eso que acudimos ante vuestro honorable organismo para solicitar su evaluación sobre la posibilidad de otorgar a Venezuela un financiamiento por 5.000 millones de dólares de los fondos de emergencia de los Instrumentos de Financiamiento Rápido que tanto contribuiría a fortalecer nuestros sistemas de detección y respuesta”, escribió Maduro.

Venezuela se encuentra bajo enérgicas sanciones por parte de Estados Unidos y la Unión Europea, lo cual usualmente significa que ese país no calificaría para acceder a fondos del FMI, ya que previsiblemente sus solicitudes serían vetadas por Washington o Bruselas.

“Estamos convencidos de que con la coordinación permanente con la Organización Mundial de la Salud (OMS), y el apoyo mutuo entre los países del mundo, lograremos hacer frente y superar esta difícil situación”, reza la misiva.

Venezuela atraviesa desde hace años un profunda crisis económica que ha llevado a cientos de miles de ciudadanos a salir del país hacia otras naciones de la región donde puedan obtener alimentos y medicinas, escasos en la nación.

La crisis es ocasionada por un colapso de la producción privada y el virtual colapso de Petróleos de Venezuela, la cual tiene serios problemas para comercializar su escasa producción en medio de las sanciones.