Netanyahu y Gantz, dispuestos a unirse en un gobierno para afrontar el COVID-19

El primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, ganador de las elecciones del pasado día 2, y el líder centrista Benny Gantz, quien quedó en segundo lugar, que se mostraron hoy dispuestos a unirse en un Ejecutivo para afrontar la emergencia del coronavirus.

“Dadas las circunstancias, estamos dispuestos a discutir la posibilidad de establecer un amplio gobierno nacional de emergencia” que incluya a todas las facciones, declaró Gantz en su cuenta de Twitter, en la que aseguró que”cualquier esfuerzo para avanzar en este paso se hace por el bien de Israel y sus ciudadanos”.

Gantz, líder de la coalición centrista Azul y Blanco, principal opositor de Netanyahu, reaccionó así al llamamiento de Netanyahu, que le tendió la mano en ese sentido.

Este, tras anunciar medidas como el cierre de escuelas y universidades para frenar la propagación del coronavirus, instó a dejar la política de lado y a crear un ejecutivo de emergencia temporal, “sin vacilar” para afrontar “la crisis juntos” y “salvar a decenas de miles de ciudadanos”.

El presidente israelí, Reuvén Rivlin, que tiene pendiente el domingo consultas con los partidos para decidir a quién encarga la formación de gobierno, dio el visto bueno a la iniciativa.

“Mi casa está abierta para ustedes”, dijo, “tenemos que hacer todo para centrarnos en las tareas que a las que nos enfrentamos”.

Se ofreció para ayudar en lo que sea necesario para que se pueda acordar un gobierno lo antes posible, por el bien de los ciudadanos.

La extensión del COVID-19, que por el momento ha infectado a 109 personas en Israel -una de ellas un bebé de seis meses- pero que no ha causado muertes, es en estos momentos un asunto de emergencia nacional, que podría llevar a unirse a los principales líderes políticos.

El país ha celebrado tres elecciones en menos de un año y los resultados de las últimas, celebradas a principios de este mes, no garantizaban el fin del bloqueo político.

El Likud de Netanyahu fue el partido más votado, pero sin mayoría junto a sus socios para formar Ejecutivo. Gantz sacó tres escaños menos, pero también tendría enormes dificultades para lograr formar una mayoría de 61 escaños de la Knéset, compuesta por 120, para formar Gabinete. EFE