NETANYAHU PIDE CELEBRAR PÉSAJ SIN VISITAS FAMILIARES

Desde la cuarentena a la que se encontró sometido hoy, el primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu anunció nuevas restricciones para evitar la propagación del coronavirus.

El mandatario afirmó que pese a que Israel se encuentra mejor posicionado que otros países respecto al número de contagios confirmados o decesos por el COVID-19, “no estamos satisfechos con eso” e indicó que el fin es lograr el éxito de algunos países asiáticos en controlar el número de contagios.

“En la guerra contra el coronavirus no nos ahorramos ningún esfuerzo. Desde un inicio les he dicho que es mejor ser severos que aliviar después. Muchos países han seguido nuestros pasos con estas políticas”, aseguró.

Netanyahu lanzó un llamado de atención a los sectores de la población que aún no han acatado en su totalidad las instrucciones de distanciamiento social emitidas por el Ministerio de Salud de Israel. Reportes en los últimos días han señalado casos omisos hechos dentro de algunas localidades con población ultraortodoxa a las instrucciones sanitarias.

“Tengo que decir que la mayoría de ustedes han obedecido las instrucciones del Ministerio de Salud, les agradezco por ello, pero aún no llegamos al límite deseado. Hay individuos y grupos en el país que lo ignoran de manera descarada, he incluso han subestimado las claras instrucciones publicadas”, lamentó.

“No todos, la gran mayoría ha obedecido. Incluso en el público jaredí, laico y no judío. Pero la minoría que no obedece se pone en peligro a sí misma y a la mayoría. Aquellos que violen las prohibiciones pisotearan los principios básicos de ‘amarás a tu prójimo como a ti mismo y no atentarás contra la vida de tu prójimo’”.

Por ello, dijo haber dado instrucciones a las fuerzas de seguridad para llevar a cabo para endurecer las medidas de vigilancia y cumplimiento del distanciamiento social en las localidades donde se reporten transgresiones a las medidas sanitarias.

Delineando las nuevas pautas que se aprobarán para restringir el movimiento de los israelíes, Netanyahu aseguró que se prohibirá la reunión fuera de casa de más de 2 personas que no sean de la misma familia y que se prohibirán los rezos en espacios abiertos, por lo que los rezos deberán de ser manera individual.

En tanto que las bodas deberán de celebrarse solo con la familia nuclear y sin invitados, dejó en claro el mandatario, mientras que en los funerales se permitirá la asistencia solo de 20 personas siempre y cuando guarden una distancia de 2 metros de distancia entre cada uno.

En vísperas de una de las principales festividades del judaísmo, Netanyahu instó a los israelíes a no hacer ningún tipo de visita familiar durante Pésaj, haciendo un juego de palabras en hebreo por lo extraordinario de esta ocasión: “El Seder este año será recordado como el Seder del confinamiento [Seder Shel Seguer].

Por ello, instó a los israelíes a celebrar el Seder solo con los miembros familiares que se encuentren en el mismo hogar, con el fin de evitar la propagación del virus.

Asimismo, Netanyahu comunicó que las actividades laborales se verán reducidas, con una reducción del personal en funciones al 15 por ciento de su totalidad, que ya de por sí se ha visto reducido.

Se espera que estas restricciones sean aprobadas en una reunión gubernamental este mismo día.

Por su parte, tras las declaraciones de Netanyahu, el ministro de Finanzas, Moshe Kahlon, en otro mensaje relativos a medidas gubernamentales, aseguró que se tiene previsto que las actividades económicas regresen gradualmente a mediados de abril.

Kahol señaló que el gobierno gastará 70 mil millones de shekels en adición a 10 mil millones de shekels (lo que suma alrededor de 22 mil millones de dólares) anunciados para ayudar a impulsar el sistema de salud, servicios de asistencia social y ayuda al sector privado.

Se contabilizan hasta este lunes 4,695 casos acumulados de coronavirus en el país, de los que 161 se han recuperado y 16 han fallecido, según datos del Ministerio de Salud de Israel.

Del total de contagios activos, 4,349 se encuentran en estado de levedad, 90 en estado moderado y 79 en estado grave, con 66 conectados a un respirador artificial.