Netanyahu aboga por un gobierno “fuerte” con la derecha.

El primer ministro y líder del partido Likud, Biniamín Netanyahu, defendió la necesidad de formar un gobierno “fuerte y estable” con todas las formaciones de derechas tras las elecciones celebradas.

En una comparecencia ante sus seguidores en Tel Aviv, Netanyahu manifestó: “He hablado con todos los líderes del campo nacional y les he instado a unirse a mí y formar un gobierno sin más dilaciones”.

Los sondeos otorgan al Likud 27 o 28 escaños frente a 26 o 27 de la coalición de centroizquierda Campo Sionista.

Por su parte, los primeros resultados oficiales dan una ventaja del 6% al Likud sobre el Campo Sionista, con tan sólo el 8 por ciento de las urnas escrutadas.

“La realidad no nos da descanso y la ciudadanía espera de nosotros que formemos un liderazgo responsable que trabaje para ella y así lo haremos”, afirmó Netanyahu.

“Tenemos que formar un gobierno fuerte y estable que se preocupe por la seguridad y el bienestar de todos los ciudadanos de Israel”.

“Tenemos por delante grandes retos, estamos ante grandes desafíos diplomáticos, económicos y de seguridad”, manifestó Netanyahu.

“Hemos prometido resolver el problema de la vivienda y de la carestía de la vida y lo haremos”, subrayó.

“Contra todo pronóstico, hemos conseguido una gran victoria para el Likud”, dijo Netanyahu, interrumpido constantemente por sus seguidores con gritos de “Bibi, Bibi”.

“Ha sido una gran victoria para el campo nacional dirigido por el Likud y una gran victoria para nuestro pueblo. Estoy orgulloso del pueblo de Israel, que en el momento de la verdad ha sabido diferenciar y mostrarse firme por una seguridad verdadera y una economía fuerte, con las que estamos comprometidos”, manifestó. EFE

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com