Moderna: vacuna experimental contra COVID es casi 95% efectiva

El esfuerzo global para desarrollar una vacuna COVID-19 está recibiendo un impulso con la noticia de otra vacuna potencialmente efectiva.

Moderna, con sede en Estados Unidos, anunció el lunes que su vacuna experimental es 94,5% efectiva contra la infección, según los resultados preliminares de su tercera y última etapa de ensayo clínico. El gigante farmacéutico con sede en Massachusetts desarrolló la vacuna en colaboración con investigadores del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas del gobierno de EE.UU.

Moderna es ahora la segunda posible vacuna COVID-19 que logra una tasa de efectividad exitosa de más del 90%, solo una semana después de que Pfizer, con sede en EE.UU., y BioNTech, con sede en Alemania, se convirtieran en las primeras en anunciar un avance crítico. COVID-19 es la enfermedad causada por el coronavirus.

La noticia de Moderna también llega el mismo día en que una unidad del gigante farmacéutico estadounidense Johnson & Johnson comenzará un ensayo clínico de tercera y última etapa de una posible vacuna en Gran Bretaña. Janssen Pharmaceuticals reclutará a 6.000 voluntarios para recibir la vacuna experimental de dos dosis, y eventualmente se ampliará a 30.000 participantes en varias naciones, entre ellas Bélgica, Colombia, Francia, Alemania, España y Estados Unidos.

Otra vacuna experimental contra el coronavirus desarrollada por Johnson & Johnson se encuentra actualmente en ensayos globales de fase 3 generalizados en Argentina, Brasil, México, Sudáfrica y Estados Unidos. La compañía pausó brevemente las pruebas de la vacuna de dosis única el mes pasado después de que a un participante se le diagnosticara una enfermedad inexplicable.

Mientras tanto, las personas más jóvenes que se recuperaron del COVID-19, pero continuaron experimentando síntomas, sufrieron daños prolongados en múltiples órganos, según un nuevo estudio de Gran Bretaña.

Las observaciones de más de 200 pacientes revelan que casi el 70% tiene daño en uno o más órganos hasta cuatro meses después de la infección inicial, incluidos el corazón y los pulmones.

Los hallazgos arrojan más luz sobre la tendencia de los síntomas de “COVID prolongado” que sufren las víctimas de COVID-19, que incluyen fatiga, dificultad para respirar, dolor y la llamada “niebla mental”, incluso entre aquellos considerados de bajo riesgo de infección. Se cree que más de 60.000 personas en Gran Bretaña padecen síntomas de “COVID prolongado”.

Pero los investigadores advierten que ninguno de los pacientes fue escaneado antes del diagnóstico inicial de COVID-19, lo que significa que algunos pueden haber tenido condiciones preexistentes.

Hasta el lunes, ha habido un total de más de 54,4 millones de infecciones por COVID-19, según el Centro de Recursos de Coronavirus de Johns Hopkins, incluidas más de 1,3 millones de muertes. Estados Unidos y varias naciones de Europa, incluidos Gran Bretaña, Francia, Alemania y España, están experimentando un aumento creciente de nuevas infecciones, lo que ha llevado a los gobiernos nacionales e incluso locales a imponer un nuevo conjunto de restricciones para frenar la propagación de la enfermedad.

El primer ministro británico, Boris Johnson, por su lado se aisló después de estar en contacto con un miembro del Parlamento que dio positivo. Johnson contrajo el COVID-19 en abril y fue hospitalizado por esa causa, pero dijo en un video publicado en Twitter que está “en forma”.

El sur de Australia también está experimentando otro pico de infecciones por coronavirus. El primer ministro Steven Marshall del estado de Australia del Sur dijo que la región ha entrado en “una situación muy, muy peligrosa”, después de que en la ciudad capital de Adelaida se reportaran unos 17 nuevos casos. El brote se ha relacionado con una falla en uno de los hoteles de cuarentena del estado, donde los viajeros internacionales deben aislarse durante 14 días a su llegada al país.