MITOS SOBRE EL CÁNCER DE MAMA

El Dr. Armando Giulliano, cirujano oncólogo en el Instituto de Cáncer del Centro Médico Cedars Sinai Los Ángeles, aclara algunos conceptos erróneos relacionados con el diagnóstico de cáncer de mama.

Si mi mamografía es normal, no tengo cáncer.

La mamografía es la herramienta de detección más efectiva que tenemos, pero no es infalible. Protégete llevando a cabo un examen físico anualmente.

En mi familia no hay historia de cáncer de mama, así que no estoy en situación de riesgo.

Únicamente del 5 a 10 por ciento de los cánceres de mama son hereditarios, y sólo el 25 por ciento de las pacientes tienen antecedentes familiares. La revisión regular es vital independientemente de los antecedentes familiares. Las mujeres con una importante historia familiar de cáncer deben hacerlo con mayor frecuencia.

Mi prueba BRCA (examen de sangre que puede indicar un mayor riesgo de padecer cáncer) fue negativa, por lo que no voy a tener cáncer.

Las pruebas genéticas no son 100 por ciento concluyentes, pocas mutaciones genéticas causantes de cáncer de mama han sido identificadas. Si la paciente tiene historial familiar de cáncer de mama o de ovario, hay que ser especialmente cuidadosos en el tema de revisiones periódicas, incluso si la prueba genética es negativa.

Soy demasiado joven (o demasiado vieja) para preocuparme por el cáncer de mama.

Esta enfermedad afecta a mujeres de todas las edades por igual. Las mamografías anuales deben realizarse a partir de los 40 y continuar por mucho tiempo después de la menopausia. Las mujeres menores de 40 años deben hacerse autoexámenes y hacerse exámenes físicos de mama cada año. No importa la edad: si sientes una bolita, debes revisarte.

Lo único que puedo hacer es estar atenta a los síntomas y esperar que no sea cáncer.

Sé proactiva. Se puede reducir significativamente el riesgo al mantener buenos hábitos de salud, tales como mantenerse en peso, hacer ejercicio, minimizar o eliminar el consumo de alcohol y no fumar. Examinar cuidadosamente detectará cánceres en etapas tempranas, que son altamente curables.

 

Fuente: cada.veintiocho