Miles de personas rezaron en el Kotel por los secuestrados

Miles de personas rezaron en el Kotel por los secuestradosDecenas de miles de personas se reunieron Kotel (Muro Occidental conocido en el mundo gentil como Muro de los Lamentos), en el corazón de la Ciudad Vieja de Jerusalén para rezar por la liberación de los tres estudiantes que fueron secuestrados el jueves cuando hacían autostop al sur de Jerusalén.

Al frente de los congregados, el rabino principal David Lau, quien recordó que “hemos probado a nuestros enemigos que la nación de Israel está viva y nunca se ha quebrado”.

“Todos los que nos hemos reunido aquí lo hemos hecho con un solo corazón, unidos en la oración por la seguridad de aquellos que han sido secuestrados para que retornen sanos y salvo con sus familias”, afirmó el rabino.

Las familias de Gilad Shaer y Naftali Frenkel, de 16 años, y Eyal Yifrach, de 19, secuestrados en un vehículo la noche del jueves a la salida de las yeshiva (seminario rabínico) en las que estudiaban, cerca del asentamiento Kfar Etzíon, entre Hebrón y Belén, han recibido un aluvión de solidaridad desde que se conociera la noticia.

Desde un vídeo que en minutos se convirtió en “viral” en internet a rezos comunitarios y espontáneos y otras manifestaciones de

apoyo de todo tipo, salpicadas de frases de ánimo y confianza en la acción del Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal).

Rachel, la madre de Naftalí, explicó que su familia confía en que las plegarias y los esfuerzos conjuntos que las tres familias han iniciado desde que se les comunicara la situación sean escuchadas por Dios.

Un amigo de Gilad explicó, por su parte, que sus padres solían llevarle y traerle de la escuela, pero que ese día no pudieron y se vio obligado a hacer autostop -aunque algunas yeshivas lo prohíben-, ya que solo hay dos autobuses diarios y carecen de otro transporte alternativo.

Yishay Frenkel, tía de Naftali insistió en que su sobrino era como todos los demás chicos de su edad, amante de la guitarra y el béisbol, con los mismos sueños, como “entrar en el Ejército y contribuir con el país”.

Al igual que el resto de familias, los padres de Eyal Yifrach han recibido en las últimas horas a decenas de personas que se han unido a sus rezos en la localidad de Elad, explicó el diario “Yediot Aharonot”.

Además, en la yeshiva de Makor Chaim, en Kfar Etzion, donde estudiaban Gilad y Naftali, los estudiantes asistieron a reunión especial en la que se les habló del suceso y se les recordó de nuevo que no deben hacer autostop. EFE y Aurora

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com