México reitera semáforo en rojo, pero con posibilidad de cambio a naranja la próxima semana

El Gobernador Alfredo Del Mazo Maza informó que el Estado de México está cerca de avanzar en el semáforo epidemiológico por contagios de COVID-19, y anticipó que el próximo 23 de junio los parques, los zoológicos, las áreas naturales y las actividades físicas al aire libre podrán regresar con 30% de su capacidad.

Del Mazo Maza aseguró que se ha logrado que el ritmo de contagios y hospitalizados por coronavirus se estabilice, y subrayó que de continuar esta tendencia pronto se logrará volver a otras actividades.

“Por lo pronto, empezamos el próximo martes 23 de junio abriendo los parques, zoológicos, áreas naturales, actividades acuáticas, campos deportivos y todas las actividades físicas y recreativas al aire libre con un aforo máximo del 30%”, anunció.

El mandatario mexiquense explicó que dada la colindancia con la capital del país, los municipios mexiquenses del Valle de México cuentan con un plan de regreso homologado con el de la Ciudad de México, ya que trabajan en coordinación cada fase de la contingencia.

“Hemos homologado las actividades que abrirán en cada una de las etapas del semáforo en ambas entidades; en el Valle de México estaremos avanzando con el mismo color del semáforo y se irán retomando las actividades al mismo tiempo, en ambos lados”, puntualizó.

Por otro lado, el Gobernador refirió que el Valle de Toluca presenta una tendencia al alza en la cantidad de casos y hospitalizados por COVID-19, y es probable que la apertura para esta región pueda diferirse por unos días respecto a la del Valle de México.

En un mensaje a través de redes sociales, especificó que una vez alcanzado el color naranja en el semáforo de emergencia, podrán abrir pequeños negocios como papelerías, tiendas de ropa, jugueterías, mueblerías, refaccionarías, tiendas de electrónicos u otros, cuidando no generar aglomeraciones en sus establecimientos.

En esta misma etapa también abrirán los servicios como tintorerías, peluquerías, talleres, locales de reparación de electrodomésticos, mantenimiento en general, la industria manufacturera, así como restaurantes, hoteles, tiendas departamentales y centros comerciales con un aforo de 40% y se podrán retomar los servicios religiosos con un aforo máximo de 30%.

Del Mazo precisó que alcanzado el nivel amarillo de alerta, tanto restaurantes, como tiendas departamentales o centros comerciales podrán aumentar su aforo al 60% y se sumarán otras actividades y servicios, como museos, cines y teatros que funcionarán con un aforo del 60%.