México: Planea gobierno de Sheinbaum implementar el sistema 4×10, propuesto por científicos del Instituto Weizmann de Israel

Como parte de las medidas de transición hacia la “nueva normalidad”, el gobierno de Claudia Sheinbaum planea implementar el sistema 4×10, propuesto por dos científicos del Instituto Weizmann de Ciencia de Israel, y que consiste en alternar la asistencia a los trabajos en periodos de cuatro días por 10 de confinamiento. 

Esta mañana, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, la doctora Claudia Sheinbaum Pardo anunció el Plan Gradual Hacia la Nueva Normalidad en la Ciudad de México, que incluye el uso del “semáforo” propuesto por el gobierno federal para organizar el retorno escalonado a las actividades productivas.

El plan establece cuatro “colores” que identifican el estado de la epidemia en la ciudad: rojo, anaranjado, amarillo y verde. En cada uno de los cuatro escenarios se prevé una serie de restricciones a las actividades de la vida pública y social, a la operación de diversas industrias y al funcionamiento de las diversas cadenas productivas de los sectores público, social y privado.

Como parte del escenario previsto para cuando la ciudad se encuentre en el color naranja, se encuentra la aplicación del esquema 4×10, propuesto por los científicos israelíes Uri Alon y Ron Milo, profesores del Instituto Weizmann de Ciencia, una de las instituciones científicas más prestigiosas del mundo.

Qué es el modelo 4×10

“La gente puede trabajar en ciclos de dos semanas: cuatro días de trabajo y luego, durante el tiempo en que podrían haberse vuelto infecciosos, 10 días confinados en casa. Esta estrategia funciona incluso mejor si la población se divide en grupos de cohabitantes que trabajan alternando las semanas.” Así se resume la propuesta elaborada por Alon y Milo, según publicó la pareja en una columna de opinión en el diario The New York Times el 11 de mayo.

Diversos medios internacionales hicieron eco de la propuesta (que el gobierno de Israel no implementó) pero hasta ahora, ningún gobierno había declarado su intención de ponerla en práctica, si bien en Austria se planea un sistema similar para el regreso a clases.

Las ventajas del modelo 10-4 o 4×10, como se le llamó aquí, son diversas: facilita la reactivación económica y laboral, puesto que la gente puede volver a sus trabajos aunque sea por periodos de 4 días cada dos semanas, en vez de 10; también restringe el número de personas en las oficinas, los comercios y las plazas públicas, lo que tiene como objetivo reducir el número de contagios del SARS-CoV-2, virus causante de covid-19.

Este sistema aprovecha lo que los investigadores llaman “el punto débil” del virus, o sea, su periodo de latencia de tres días. Esto es, el tiempo promedio que transcurre entre que una persona se infecta con el virus y el momento en que comienza a ser capaz de transmitirlo a otros. Así, si una persona regresa al trabajo un lunes, por ejemplo, y se infecta ese mismo día, será hasta el jueves que comience a contagiar a otros. Si el viernes ya no va a trabajar, sus probabilidades de haber transmitido la enfermedad se reducen drásticamente.

“La estrategia cíclica debería ser parte de una completa estrategia de salida, que incluya la autocuarentena de aquellos que tengan síntomas, el rastreo y aislamiento de contactos y la protección de grupos de riesgo”, dijeron Alon y Milo. También sugirieron que el modelo puede probarse en regiones limitadas y por periodos específicos de tiempo. “Si las tasas de infección crecen, se puede ajustar a menos días de trabajo. Por el contrario, si las cosas marchan bien, se podrían añadir algunos días laborales. En ciertos escenarios, solo cuatro o cinco días de aislamiento podrían aún prevenir un rebote.”

El semáforo

La semana pasada, durante una de las conferencias matutinas del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se anunció la entrada en vigor del semáforo epidémico. Se dijo entonces que los municipios “en verde” (sin casos de covid-19) podrían reincorporarse a las actividades productivas, respetando las nuevas reglas de higiene y sana distancia, a partir del 18 de mayo.

Sin embargo, gobernadores de varios estados decidieron no dar luz verde a sus municipios libres de covid-19 antes del 1 de junio. Por su parte, la doctora Claudia Sheinbaum presentó esta mañana su propia versión del semáforo epidémico para la Ciudad de México, que funcionaría de la siguiente manera:

Rojo: es el escenario actual de la CDMX. Se define por una ocupación hospitalaria de más de 65% de camas covid y un ritmo de dos semanas de incremento constante. En este escenario

Naranja: se prevé que la CDMX alcance ese punto durante el mes de junio, probablemente después del 15, y se caracteriza por una ocupación de camas de hospital de menos de 65% y una tendencia a la baja de dos semanas consecutivas.

Amarillo: Para llegar a ese escenario se requiere que la ocupación hospitalaria esté por debajo de 50% y que la tendencia a la baja se observe durante dos semanas.

Verde: en este caso, también se requiere menos de 50% de camas covid ocupadas pero la tendencia a la baja debe haberse reportado por al menos un mes consecutivo.

En la siguiente tabla, publicada en el portal de gobierno de la Ciudad de México, puedes ver las actividades productivas que se incorporan a los diversos esquemas de “nueva normalidad” según el semáforo presentado por Sheinbaum.