Más de 1.500 periodistas han sido asesinados en todo el mundo desde el cambio de siglo

Estados Unidos pide a los gobiernos que “emprendan investigaciones independientes y transparentes” sobre amenazas, ataques y asesinatos a periodistas.

A propósito del Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, el Departamento de Estado de Estados Unidos informó, en un comunicado, que más de 1.500 periodistas han sido asesinados en todo el mundo desde el cambio de siglo.

Así mismo, que en más del 85 por ciento de los casos, los asesinos quedan impunes.

Acoso, amenazas, detenciones arbitrarias y procesamientos por motivos políticos son otros flagelos a los que se enfrentan los periodistas de todo el mundo, según el texto.

“Durante la pandemia de COVID-19, los gobiernos autoritarios de China, Venezuela, Irán y otros lugares han utilizado COVID-19 como una excusa para amenazar, detener y atacar a periodistas”, señaló la portavoz Morgan Ortagus, en el comunicado, quien agregó que “las mujeres periodistas se enfrentan a riesgos específicos, incluidos el ciber trolling, la difamación de su reputación y otras amenazas y violencia de género”.

Ortagus también manifestó que los gobiernos facilitan la impunidad, pues no solo cometen abusos, sino que no los reparan.

“Las organizaciones no gubernamentales clasifican a China, Corea del Norte y Turkmenistán entre los peores países del mundo en cuanto a libertad de prensa, mientras que Siria y México se encuentran entre los más peligrosos”, dijo la portavoz.

El texto también señala que China, Turquía, Arabia Saudita y Egipto son los países que encarcelan a más periodistas por sus informes, citando al Comité para la Protección de los Periodistas.

Finalmente, EE.UU. pidió a los gobiernos investigar amenazas, ataques y asesinatos de periodistas y “reformar las prácticas policiales” que los maltratan, así como abolir las leyes y prácticas que limitan su libertad de expresión.