Malcolm Glazer, el hombre que poseía pero no amaba al Manchester United

140529145754_malcom_glazer_464x261_allsportsgettyLa propiedad del equipo fue transferida hace tiempo a los seis hijos del magnate
estadounidense Malcom Glazer.

Para no haber puesto nunca un pie en el estadio, la sombre de Malcolm Glazer sobre Old Trafford es bien grande.

Aún así, es improbable que la ciudad de Manchester, Reino Unido, vea grandes demostraciones de dolor por la muerte el miércoles del empresario estadounidense a la edad de 85 años.

No habrá procesiones por las calles de Manchester como las que siguieron al fallecimiento del gran futbolista del equipo George Best en noviembre de 2005.

Glazer se ganó más enemigos que amigos en el Manchester United y él mismo nunca se involucró con los colores de un equipo al que le acusaron de ver sólo como una fuente de ingresos.

Tan sólo unos meses antes de la muerte de Best, Glazer hizo historia en el equipo al firmar la compra del club, más controversial que ninguna otra en la historia del deporte británico.

Glazer se endeudó para comprar al Manchester y puso como aval al propio club, poniendo en riesgo la estabilidad económica de uno de los equipos de fútbol más importantes del mundo.

La administración de Glazer logró así dividir a la afición del Manchester United.

Mientras algunos eran tibios en sus opiniones y preferían concentrarse en los resultados deportivos, la gran mayoría se oponía con vehemencia al dueño del equipo.

Es más, cientos de aficionados dejaron de seguir al club para protestar contra la gestión del multimillonario estadounidense.

Otros, como el exjugador David Beckham, mantuvieron su afiliación al Manchester United, pero dejando claro su rechazo a la dirección.

Él y otros aficionados menos célebres hicieron renacer los colores verdes y dorados de la primera equipación como uniforme de la protesta contra Glazer.

David BeckhamDavid Beckham, ex jugador del Manchester, mostró su desacuerdo con la
adquisición de Glazer utilizando una bufanda verde y amarilla, los colores de
la primera equipación del equipo.

Otras figuras históricas del equipo lo renegaron por completo de sus colores para formar un club paralelo, el FC United of Manchester, con base en el distrito de Moston, dentro del condado de Manchester.

El FC United juega en la Premier League del Norte, una liga de fútbol regional.

Los responsables de su fundación mantienen que el equipo paralelo no se formó como respuesta directa a la adquisición de Glazer.

De hecho el equipo alternativo jugó su primer partido en 2005, semanas antes de la adquisición de Glazer y poco antes de la muerte de Best.

Pero en la práctica el resultado fue que muchos de los antiguos aficionados del Manchester United pasaron a apoyar al United of Manchester.

Una gran deuda, la razón del enojo

Al comprar su participación a los accionistas mayoritarios John Magnier y JP McManus, quienes estaban enfrentados con Alex Ferguson por la propiedad del caballo de carreras Rock of Gibraltar, fue evidente la posición de Glazer de estar en el proceso para completar la compra del Manchester United por £790 millones (más de US$1.320 millones) utilizando dinero del mismo club.

La perspectiva alarmó a algunos fans hasta tal punto que en la noche en que se firmó el acuerdo cientos de aficionados se acercaron al estadio Old Trafford para mostrar su oposición.

Esto obligó a los seis hijos de Glazer, actualmente en la directiva del equipo, a ser evacuados del estadio en una camioneta por su propia seguridad.

Además de los US$877 millones en deudas que se añadieron al balance de cuentas del club inmediatamente después de la adquisición, se calcula que alrededor de US$1100 millones se gastaron para facilitar el acuerdo, en pagos de intereses, cargos bancarios y en la amortización de la deuda.

Así, el equipo pasó de ser el más rico del mundo a uno de los más endeudados.

Manifestación frente al Manchester UnitedLa polémica adquisición de Glazer del Manchester United dividió a su afición y
el día de la firma del acuerdo hubo manifestaciones frente al Old Trafford.

Sin embargo, el apocalipsis financiero que muchos vaticinaron nunca se materializó.

La visión de Glazer de un Manchester capaz de amasar grandes cantidades de dinero fue acertada. El año pasado se elevaron sorprendentemente los ingresos del club a US$225.

Se espera que el equipo anuncie una cifra aún mayor en la publicación de sus resultados anuales en septiembre.

Además, Ed Woodward, actualmente vicepresidente ejecutivo y quien lideró la adquisición de Glazer se ha centrado en maximizar el potencial del club fuera del campo.

Entabló alianzas con aerolíneas, compañías de neumáticos, fabricantes de relojes e incluso de papas fritas, entre otros llevando la marca del Manchester United en cada esquina del globo. Así logró 657 millones de nuevos aficionados para el equipo, según calcula el equipo.

Esta política marcó un patrón que todos los principales clubs han seguido.

En aquellos primeros tiempos después de la adquisición Ferguson siguió acumulando trofeos para el equipo.

Entre 2007 y 2009 el United ganó tres veces la Liga Premier, alzó una copa de la Liga de Campeones, perdió una final y alcanzó otra semifinal.

Ganaron la copa de la liga de Inglaterra, jugaron en la final de la copa de Asociación del Fútbol y perdieron una semifinal. Aquellos tres años representaron los más prolíficos escritos en la historia del club.

Se ganaron dos campeonatos más antes de que Ferguson anunciara que su largo tiempo en el equipo había terminado.

El propio entrenador fue un ferviente admirador del régimen de Glazer y alabó en repetidas ocasiones a los estadounidenses por su administración.

Todas las portadas de la prensa británica se hicieron eco de la compra del
Manchester United por el magnate estadounidense.

Durante todo el proceso Glazer se mantuvo lejos. Al principio fue su propia elección y al final por problemas de salud. En ningún momento Glazer dijo una palabra en público ni para defender ni para explicar sus acciones.

Hace tiempo que la propiedad del equipo fue transferida a los seis hijos del magnate estadounidense y todo parece indicar que el club seguirá por el mismo camino.

La muerte de Glazer sucede en el periodo de más incertidumbre para el equipo sobre el terreno de juego desde 2005, con David Moyes, el hombre seleccionado para sustituir a Ferguson, destituido antes de completar la temporada y el club terminando en la peor posición en la liga por 25 años.

Algunos culparán a Glazer al instante. Otros preferirán imaginar que jamás existió.

Nadie echará de menos a Glazer entre los seguidores del Manchester United pero nunca será olvidado.

Paradójicamente, al otro lado del Atlántico a Glazer se lo valora como una figura muy positiva.

Las banderas ondearon a media asta en el estadio de los Tampa Bay Buccaners, el equipo de fútbol americano que Glazer poseía, mientras los jugadores y los directivos le rindieron homenaje.

 

 

Fuente: BBC

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com