Luis Arce asumirá la presidencia de Bolivia el 8 de noviembre

El presidente electo de Bolivia comienza una carrera contrarreloj, en los siguientes días debe conformar al equipo que lo acompañará los próximos cinco años de gobierno y estar listo para su juramentación.

El presidente electo de Bolivia, Luis Arce, será juramentado el próximo 8 de noviembre, fecha que fue dada a conocer el lunes por la presidenta saliente del Senado, Eva Copa.

Medios locales como Bolivia TV Oficial citaron las palabras del ministro de la presidencia, Yerko Núñez, quien anunció la creación de “la Comisión de Transmisión de Mando Presidencial como instancia responsable de la organización de los actos protocolares”.

De acuerdo con lo expresado por Núñez cada cartera de Estado hará entrega de información documentada y “el gobierno electo deberá acreditar una comisión de cinco personas por cartera de Estado para recepción de la información”.

Por su parte Diego Pari, quien ostentó el cargo de canciller durante la presidencia del exmandatario Evo Morales, adelantó quiénes han sido invitados a la ceremonia de toma de posesión.

“Han sido invitados todos los presidentes de Sudamérica, Latinoamérica y representantes de organismos internacionales”, las declaraciones fueron retomadas por la agencia de noticias AP de la televisora Red Uno.

Medidas de bioseguridad y regreso de Evo

El ministro de Obras Públicas, Iván Arias, explicó que las personas que asistan a la ceremonia, “tendrán que presentar pruebas PCR” para certificar que no tienen COVID-19, con lo anterior garantizan controlar cualquier amenaza de rebrote del virus.

Otro tema que Arias resaltó fue que están trabajando en la creación de una comisión de traspaso de poder para lograr “hacer una transición civilizada y transparente”.

En cuanto al regreso del expresidente Morales a Bolivia, él mismo dijo a una radio local en Argentina que aún no se sabe “cuándo y cómo” se producirá.

Morales lleva casi un año en el exilio tras dimitir como presidente y huir del país luego de tres semanas de protestas que interrumpieron sus deseos de reelección el año pasado, las cuales se vieron empañadas por acusaciones de fraude.

A pesar de la victoria de Arce en las elecciones del 18 de octubre, Morales dice que otros decidirán si regresa o no de Argentina.

“Los movimientos sociales siguen debatiendo. Ellos son los que van a decidir”, dijo Morales a la agencia de noticias AFP. Indicó que le han pedido que vuelva el 11 de noviembre por ser el aniversario de la fecha en que abandonó su país, “es muy simbólico” indicó, pero aseguró que la fecha no está definida y la decidirán los movimientos sociales.

El exmandatario dijo que se asentará en la zona del trópico de Cochabamba y confirmó que no será parte del nuevo gobierno del MAS que presidirá su delfín Luis Arce.  Señaló que se dedicará a la actividad sindical y a la piscicultura. “Seguiré de dirigente sindical hasta cuando me lo permitan. En lo personal, (voy a) dedicarme a la agricultura. Estoy haciendo talleres por teléfono para tener piscinas de crianza de pescado. Está muy de moda el tambaquí. Los compañeros que tienen criadero de pescado tambaquí están ganando muy bien”, apuntó.

Un posible obstáculo para el regreso de Morales fue eliminado este lunes, cuando un juez retiró la “orden de aprehensión” que pesaba sobre él en la demanda por sedición y terrorismo debido a errores de procedimiento, según apuntó el fiscal Marco Antonio Cossío.

Con información de AP y AFP