Los milagros naturales el mes de Nisán

El nombre de este mes es “Nisán”, y una de sus etimologías es “Nes”, que significa “Milagro”.

Rabenu Mehara”l de Praga ZTz”L, explica al respecto:

“En la noche del Séder de Pésaj, alabamos a Hashem por los milagros que nos hizo cuando nos sacó de Egipto, y también por los milagros que nos hace permanentemente, al protegernos siempre del acoso de todas las naciones. Contamos las maravillas del pasado, y en medio de la recitación de la Hagadá de Pésaj, levantamos la copa y pronunciamos el párrafo “Vehí Sheamda”, donde reconocemos que Hashem nos mantiene vivos, a pesar de que nunca falta quien pretende exterminarnos, Jas Veshalom.

Debemos saber, dice el Mehara”l, que toda la existencia de la persona; toda la existencia del Yehudí en particular, y del Am Israel en general, es un verdadero milagro. Son una sucesión de milagros que ocurren diariamente, a cada momento, como lo mencionamos en el fragmento de “Modim” en la Amidá.

Y estos milagros forman parte de la conducta de Hashem, y no son una excepción de la creación. Por eso, cuando estamos relatando los más grandes milagros en la noche de Pésaj, llamamos a esta ceremonia con el nombre de “Séder”, que significa “Orden”. Para declarar que los milagros también obedecen a un “Orden”; al mismo orden de la naturaleza, que vemos todos los días (Gur Arié).

El mes de Nisán es el “Primero de todos los meses del año”; es el “Rey de los meses”. Porque con él sabemos que toda la naturaleza que nos rodea, y cada instante que transcurre, es un milagro.

Nisán: el padre de todos los meses del año

El mes de Nisán es realmente extraordinario.

Lo que posee, no lo posee ninguno de los demás meses del calendario hebreo.

En sus nombres, en su esencia, en su contenido, en su historia, en sus mitzvot… En todo. Veamos:

1. Este mes tiene tres nombres: a) “Nisán”, que puede significar “brotes”, en referencia a los retoños de los árboles, que comienzan a surgir en este mes. También puede tener su origen en la palabra hebrea “Nes”, que significa “milagro”, por los Milagros que Hashem hizo para que el Am Israel se libere de la esclavitud de Egipto. b) “Jódesh Harishón” – El primero de los meses del año. Aunque no es el primero a contar desde la Creación del Universo (según algunas versiones), fue llamado por Hashem en la Torá “El Primero”, porque en este mes, con la liberación de los Hijos de Israel, éstos se convirtieron por primera vez en “Am Israel”. c) “Jódesh Haabib” – El Mes de la Primavera. Y con la palabra “Abib” Nuestros Jajamim hacen un juego de palabras: Ab-Yb, que se puede traducir como “El padre de los Doce”, de los doce meses del año.

2. En este mes nacieron Nuestros Patriarcas, de acuerdo a lo que figura en la Guemará (M. R. Hashaná 18/1).

3. En este mes se liberaron nuestros antepasados, como sabemos que se produjo la salida de Egipto. Y también está escrito: “En Nisán fueron redimidos muestros padres, y en Nisán serán redimidos definitivamente (con la llegada de la Gueulá Shelemá)”.

4. En este mes se cuenta el comienzo del reinado de los monarcas del Am Israel.

5. En este mes (precisamente el día cuarto), todos los cuerpos celestes del universo regresan a la posición original que tuvieron en el momento de la Creación. Es por eso que, en esta fecha, una vez cada veintiocho años, se pronuncia “Bircat Hajamá” – La bendición del Sol.

6. Con este mes comienza un nuevo ciclo, después del agregado de un mes adicional (Adar), cuando el calendario hebreo tiene trece meses.

7. Con este mes, en la época del Bet Hamikdash, comenzaba también un nuevo ciclo para la recolección de los donativos (Shekalim) para las ofrendas públicas.

8. También, cuando el Bet Hamikdash estaba en funciones, los contratos de alquiler de las casas, se contabilizaban de Nisán a Nisán.

9. En aquella época, salían los emisarios de Yerushalaim a las ciudades de Éretz Israel, para recordarles que deben preparar sus animales para llevar al Bet Hamikdash para los Korbanot de Pésaj.

10. Desde el día primero de Nisán comienza la colecta de “Maot Jitín” o “Kimjá de Pisjá”, que son los donativos que se destinarán a los carenciados del Am Israel, para que puedan comprar harina para hacer matzá y para todas las necesidades de Pésaj.

11. Según la Kabalá, en Nisán se cierran las puertas del Guehinam. Y todo el que fallezca en este mes, entra directamente al Gan Éden. Por este mismo motivo hay quienes se abstienen de visitar el Bet Hajaim durante todos los días de Nisán.

12. No se pronuncian los “Tajanunim” (Ana) durante todos los días de este mes; no se ayuna voluntariamente, y no se efectúan “Hespedim” (salvo excepciones, en estos dos últimos puntos).

13. Desde el primer día de Nisán, hasta la víspera de Pésaj, se acostumbra a leer el fragmento de la Perashá “Nasó” que relata la inauguración del Mishcán. Cada día se lee el párrafo que le corresponde a cada uno de los representantes de los Shebatim, que acercaron sus ofrendas respectivas.

14. A partir de Rosh Jódesh Nisán se comienza a pronunciar “Bircat Hailanot”.

15. A partir de horario de “Jatzot” (la mitad del día) del décimo cuarto día de Nisán, aunque aún no ha comenzado el Yom Tob de Pésaj, hay que abstenerse de realizar ciertas tareas mundanas innecesarias. Los detalles de las Halajot figuran en el Shuján Aruj O. Jaim 468.

¿Qué otro mes de nuestro calendario tiene algunas de estas características? Ninguno. Nisán es único.

 

 

Fuente: Revista Jodesh Tob Nisán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com