Los huérfanos de Coronavirus en México enfrentan un abrumador regreso a la escuela

Días antes de que las aulas mexicanas vuelvan a abrir, Andrea Montero está decidida: es demasiado pronto después de la repentina muerte de su padre por Covid-19 para que sus tres hijos regresen.

“Si no van a fiestas o centros comerciales, no los voy a poner en riesgo llevándolos” a la escuela, dijo Montero, cuyo esposo César Fernández, un trabajador petrolero, falleció en junio de 2020 a la edad de 12 años. 38.

Según la revista médica The Lancet, más de 131,000 niños en México han perdido a una madre, un padre o ambos a causa de la pandemia del coronavirus.

Eso es lo máximo de los 21 países incluidos en el estudio que cubre el período de marzo de 2020 a abril de 2021.

Más de tres de cada 1,000 menores de 18 años en México han quedado huérfanos por Covid-19, encontró The Lancet, utilizando la definición de la agencia de la ONU para la infancia, UNICEF, de perder a uno o ambos padres.

Entre los países cubiertos por el estudio, solo Perú y Sudáfrica tienen más huérfanos pandémicos en relación con el tamaño de la población.

Los datos presentados en un foro celebrado por el Senado de México en abril pintaron un panorama aún más sombrío, estimando que la pandemia ha dejado huérfanos a 195.000 niños en México.

El dolor y la ansiedad hacen que el regreso a la escuela sea un desafío para las familias en duelo, a pesar del llamado del presidente Andrés Manuel López Obrador de regresar a las aulas el 30 de agosto “con lluvia, sol o rayos”.

Sostiene que los efectos físicos, psicológicos y emocionales en los niños de más de un año en casa hacen que sea mejor volver a pesar de que una tercera ola de Covid-19 sacude al país.

Según las estadísticas del gobierno, la probabilidad de que una persona menor de 18 años se enferme gravemente a causa de Covid-19 es del 0,004 por ciento.

– ‘Viviendo en la luna’ –

Dos meses antes de la muerte de su padre, la hija de 12 años de Montero, Paola, recibió un violín de regalo, que aprendió a tocar primero a través de tutoriales de YouTube y luego en una escuela de música.

“Ella estaba de duelo diferente. Se enfocó en tocar mejor su instrumento musical y logró avanzar mucho”, dijo Montero.

La residente de 33 años del oriental estado de Veracruz divide su tiempo entre trabajar y cuidar de Paola y sus otros hijos, César, de cinco, y Cedric, de dos.

“Cedric dice que su padre vive en la luna. Un día, cuando había un cuarto de luna, el niño lloró porque dijo que estaba roto”, dijo.

Andrea Montero cree que es demasiado pronto después de la muerte de su padre para que sus tres hijos regresen a la escuela
Andrea Montero cree que es demasiado pronto después de la muerte de su padre para que sus tres hijos vuelvan a la escuela VICTORIA RAZO AFP

Los tres hijos de Raúl Castillo, Cynthia, 12, Uriel, 14 y Julio, 20, no sabían que su padre era diabético, lo que lo ponía en mayor riesgo de Covid-19, porque no se lo había dicho a su familia.

El trabajador del sector público murió en enero a los 45 años, una de las alrededor de 254,000 personas perdidas por el coronavirus en México, que tiene una de las tasas de mortalidad más altas del mundo.

“La pandemia lo mató porque ya estaba enfermo”, dijo su viuda María Elena Jiménez.

– Depresión ansiedad –

Millones de niños mexicanos se sometieron a educación a distancia desde casa durante el año escolar anterior.

A Montero le preocupaba que los profesores de Paola y Cesar parecieran indiferentes a la muerte de su padre, por lo que decidió ponerlos en sus propias clases virtuales.

“¿Cómo le pides a una niña que te cuente cómo ha sido la pandemia para ella cuando sabes que su padre murió?” ella dijo.

Algunos niños que quedaron huérfanos por Covid-19 han caído en la depresión, según Fernando Ruiz, maestro de escuela pública en el Estado de México.

Según sus familias, “algunos ni siquiera querían ver televisión y pasaban todo el día en pijama”, dijo.

César Fernández, padre de tres hijos, murió de Covid-19 en junio de 2020 a los 38 años
César Fernández, padre de tres hijos, murió de Covid-19 en junio de 2020 a los 38 años VICTORIA RAZO AFP

El cierre de aulas afectó a alrededor de 37 millones de estudiantes en México durante 17 meses, el período más largo de cualquier nación latinoamericana, según UNICEF.

“Hay niños que han sufrido una pérdida, pero también aquellos que han tenido un año excepcional de encierro … con ansiedad, miedos y preocupaciones”, dijo Astrid Hollander, directora del programa de educación de UNICEF en México.

Mientras que algunos padres prefieren mantener a los niños en duelo en casa, otros como Jiménez esperan que volver a la escuela los ayude emocionalmente.

“Mi hija dice que está nerviosa ahora que su padre se ha ido, pero yo le digo que tenemos que seguir”, dijo.

Radio World Powered By : radioworld.com