Los egipcios votan un referéndum que le permitirá Abdelfatah al Sisi gobernar hasta 2030

Los egipcios han empezado hoy a votar en el primer día de un referéndum sobre enmiendas constitucionales que permitirían al presidente Abdelfatah al Sisi mantenerse en el poder hasta 2030, además de conferirle más poderes al jefe del Estado y a las Fuerzas Armadas, restando independencia al poder judicial.

Las urnas, a las que están llamados más de 61 millones de personas, han abierto a las 09:00 de la mañana (07:00 GMT) y cerrarán a las 21.00 (19.00 GMT), y las votaciones se prolongarán durante tres días, hasta el lunes.

Un madrugador Al Sisi ha acudido esta mañana para depositar su voto en el colegio de Al Shahid Mustafa Yousri, en el barrio de Heliópolis, que le permitiría prologar su mandato.

En el barrio cairota de Zamalek, decenas de personas esperaban desde antes de la apertura de los colegios a las puertas de la escuela de Al Zamalek para ejercer su derecho en el primer día de votación, que ya se inició ayer para los egipcios residentes en el extranjero.

El colegio está fuertemente vigilado por militares enmascarados y los votantes son organizados por miembros de la Policía y de los servicios secretos.

En el referéndum los egipcios tienen que votar “Sí” o “No” a un paquete de enmiendas constitucionales aprobadas esta misma semana por el Parlamento del país, entre las que destaca un artículo que permite a Al Sisi ampliar su mandato actual de 4 a 6 años, hasta 2024, y volver a presentarse a un tercer mandato de 6 años, a pesar de que la Carta Magna limita a dos periodos máximo la permanencia del jefe de Estado.

A pesar de la polémica en torno a esta y otras enmiendas, que activistas y la maniatada oposición han denunciado porque consideran que establece las bases de una dictadura, el Parlamento tramitó la reforma en dos meses, después de que un grupo de diputados favorables a Al Sisi propusiera las enmiendas el pasado febrero.

El referéndum fue convocado por la Autoridad Nacional Electoral de forma expeditiva: los egipcios residentes en el extranjero empezaron a votar ayer, tres días después de que el Parlamento diera luz verde a las enmiendas, y cuatro días después en el interior del país.

La campaña a favor del “Sí” ya había dado comienzo en las calles de El Cairo antes incluso de que las enmiendas fueran aprobadas, con grandes carteles en postes de la luz, puentes y avenidas principales de la capital, además de la icónica plaza Tahrir.

Mientras, partidos y figuras opositoras han pedido el “No” pero no han podido hacer campaña en las calles, debido a la restricción de las libertades y el arresto de algunos de ellos, y se han limitado a las redes sociales, el único espacio donde también los ciudadanos han expresado el rechazo a la reforma. EFE