Los anteojos podrían proteger contra el COVID-19

Las personas que usan anteojos tienen tres veces menos probabilidades de contraer el coronavirus, según un nuevo estudio.

Se ha demostrado que el coronavirus se transmite por gotitas, siendo los ojos otro lugar por donde pueden ingresar al cuerpo.

El estudio, realizado en China, se publicó en la revista Jama Ophthalmology Journal revisada por pares en septiembre e intentó ver el efecto de los anteojos en la probabilidad de ser infectado con el coronavirus, publicó The Jerusalem Post.

La razón de la diferencia entre quienes usan anteojos y quienes no, según el estudio, es que las personas que usan anteojos tienen menos probabilidades de tocarse los ojos durante el día, lo que sugiere que los ojos son un intermediario importante a través del cual el coronavirus se puede transmitir. El estudio sugiere además medidas más preventivas, como lavarse las manos y evitar tocarse los ojos.

El estudio también fue realizado en India con idéntico resultado de que quienes usan anteojos podrían tener hasta tres veces menos probabilidades de contraer coronavirus.

“Tocarse y frotarse los ojos con las manos contaminadas puede ser una vía de infección importante” para COVID-19, escribieron los autores en un informe publicado en medRxiv, un sitio web que recopila estudios médicos antes de que sean revisados ​​por pares.

El estudio encontró que el riesgo de infección era de dos a tres veces menor entre aquellos que usan anteojos durante “largos períodos de tiempo”, es decir, al menos ocho horas al día, según el informe.

Los investigadores indios describieron los hallazgos como “estadísticamente significativos”.

El estudio se realizó el verano pasado en el distrito norteño de Kanpur Dehat. En él participaron 304 pacientes con edades comprendidas entre los 10 y los 80 años. Todos experimentaron síntomas de coronavirus y alrededor de 60 fueron considerados usuarios de anteojos durante mucho tiempo, según el informe.

Sin embargo, el documento mencionó en su sección de limitaciones que era un tamaño de muestra bastante pequeño y que los números utilizados se basaron en datos anteriores y no se calcularon a partir de las poblaciones locales actuales.