Las vacunas contra COVID-19 podrían volverse obligatorias

Imagine que usted camina hacía la arena, listo para un gran juego, boletos en la mano. Pero lo que ves es una larga fila que rodea la esquina del edificio y un cuello de botella en la entrada mientras la gente busca en sus bolsillos y carteras un pequeño trozo de papel. Para ser autorizado para ingresar, también necesitará ese documento, prueba de que recibió una vacuna COVID-19.

Este es el futuro como lo ven algunos expertos: un mundo en el que tendrás que demostrar que te han vacunado contra el nuevo coronavirus para asistir a un partido deportivo, hacerte la manicura, ir a trabajar o subirte a un tren.

“No vamos a llegar al punto en que la policía de vacunas derribe su puerta para vacunarlo”, dice Arthur Caplan, bioético de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York. Pero él y varios otros expertos en políticas de salud imaginan que los gobiernos locales o los empleadores podrían instituir y hacer cumplir la exigencia de vacunas, de manera similar a los requisitos actuales de vacunas para niños en edad escolar, personal militar y trabajadores de hospitales.

En EE.UU, la mayoría de exigencias de vacunas provienen del gobierno. El Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) hace recomendaciones para vacunas pediátricas y para adultos, y las legislaturas estatales o los ayuntamientos determinan si emitir mandatos. Estos mandatos suelen estar vinculados a la asistencia a las escuelas públicas, y los 50 estados requieren que los estudiantes reciban algunas vacunas, con exenciones por razones médicas, religiosas y filosóficas.

VACUNACIÓN GRATUITA DE LA VARICELA, COMO SE ILUSTRA EN UNA EDICIÓN DE 1905 DEL PETIT JOURNAL, FRANCIA. FOTO POR DEAGOSTINI
VACUNACIÓN GRATUITA DE LA VARICELA, COMO SE ILUSTRA EN UNA EDICIÓN DE 1905 DEL PETIT JOURNAL, FRANCIA. FOTO POR DEAGOSTINI

La obligatoriedad de vacunas para adultos no está tan extendida, pero no son desconocidas. Los estados y ciudades de EE.UU. pueden y han impuesto vacunas obligatorias a los ciudadanos. En 1901, por ejemplo, Cambridge, Massachusetts, adoptó una ley que requería que todos los ciudadanos de 21 años o más se vacunen contra la viruela. El incumplimiento podría resultar en una multa de cinco dólares, o el equivalente a 150 en la actualidad. Los que desafiaron la orden en la corte perdieron. (El último brote de viruela en los EE.UU. Ocurrió en 1949.)

Se requiere camisa, zapatos e inoculación

Hoy en día, el ejército de EE.UU requiere que las tropas estén inmunizadas contra múltiples enfermedades, como el tétanos, la difteria, la hepatitis A y la poliomielitis. Varios estados exigen que los trabajadores de los centros de salud se vacunen contra enfermedades como la tos ferina, la varicela, el sarampión, las paperas y la rubéola. Los sistemas hospitalarios a menudo requieren vacunas adicionales como condición de empleo. Y legalmente, todos los empleadores, en cualquier industria, pueden obligar a sus empleados a vacunarse.

Las exigencias también pueden dirigirse a los clientes. Así como los dueños de negocios pueden prohibir que los clientes descalzos y sin camisa ingresen a sus restaurantes, salones, estadios y tiendas, legalmente pueden mantener a las personas fuera por cualquier número de razones, “siempre y cuando no estén infringiendo las leyes contra la discriminación”, dice Dorit Rubinstein Reiss, profesora de derecho de la salud y vacunas en la Universidad de California, Hastings College of the Law.

Cuando una vacuna contra el COVID-19 esté disponible, algunos expertos creen que los estados requerirán que las industrias específicas hagan cumplir la obligatoriedad de vacunas para sus empleados, especialmente aquellos que hemos llegado a conocer como “trabajadores esenciales”.

“Los trabajadores de las tiendas de abarrotes se exponen a mucha gente, pero también tienen la posibilidad de infectar a mucha gente debido a la naturaleza de su trabajo y al hecho de que prácticamente todo el mundo necesita comprar comida”, dice Carmel Shachar, directora ejecutiva del Centro de Políticas de Derecho de la Salud, Biotecnología y Bioética Petrie-Flom de la Facultad de Derecho de Harvard. Los trabajadores de la industria hotelera, los que trabajan en restaurantes, bares y cafeterías, por ejemplo, también podrían ver ordenanzas similares.

“Es de interés para un empleador asegurarse de que su lugar de trabajo esté protegido y de que no se pueda infectar a sus colegas”, dice Shachar. “Tener una vacuna ampliamente accesible evita que muchos empleadores tengan que controlar el comportamiento de sus clientes”. Y con una fuerza laboral vacunada, “no debe preocuparse si las personas a las que atiende en el restaurante tienen COVID-19”.

Incluso se podría incentivar al público en general a vacunarse. “Curiosamente, la mejor manera de imponer un mandato es recompensar a las personas con más libertad si siguen ese mandato”, dice Caplan. Por ejemplo, con un comprobante de vacunación, podría asistir a un evento deportivo “como recompensa por hacer lo correcto”, señala. “Y puedo imaginarme a la gente diciendo: Si quieres ir a mi restaurante, mi boliche o mi salón de tatuajes, también quiero ver un certificado de vacuna”. También podrían requerir inyecciones de refuerzo, dependiendo de la eficacia de las futuras vacunas.

Las vacunas contra la influenza son efectivas alrededor del 70% de las veces, dice Lauren Grossman, profesora de medicina de emergencia en la Universidad de Colorado en Denver, y se necesitan nuevas vacunas cada año. Yvonne Maldonado, profesora de políticas de salud en la Universidad de Stanford, advierte que cualquier vacuna contra COVID-19 puede no provocar una inmunidad duradera y podría requerir refuerzos frecuentes. Si ese es el caso, los mandatos probablemente también incluirían prueba de vacunas de refuerzo.

Vacunados certificados

Si bien el cumplimiento de tales mandatos no estaría exento de desafíos, difícilmente sería imposible o sin precedentes. Para abordar un vuelo de Emirates a Dubai hoy, por ejemplo, todos los pasajeros deben presentar un certificado de prueba negativa a COVID-19. Una vez que una vacuna esté disponible, las aerolíneas podrían implementar regulaciones radicales que requieran certificados de vacunación a COVID-19.

Reiss dice que las leyes federales podrían requerir prueba de una vacuna COVID-19 para obtener un pasaporte, que luego mostraría un emblema que mostrará su estado de vacunación. Las licencias de conducir podrían actualizarse de manera similar, dice Caplan. En el trabajo, las credenciales de los empleados pueden llevar etiquetas de vacunación y un certificado en papel de su médico podría servir como prueba de vacunación para eventos públicos.

“Quizás lleguemos a un punto en el que necesitemos firmar una prueba de inmunidad para reservar una cita”, dice Grossman.

Actualmente se están desarrollando más de 150 vacunas contra COVID-19. Los precios de varias vacunas han comenzado a emerger, y algunos líderes dicen que las vacunas pueden costar tan poco como cuatro dólares o hasta 37 dólares por dosis, que es aproximadamente lo que cuesta una vacuna contra la gripe. Los empleadores que exigen vacunas COVID-19 pueden ayudar a cubrir los costos, dar tiempo libre para obtener la vacuna u ofrecer vacunas en el lugar, dice Amber Clayton, directora del Centro de Conocimiento de Recursos Humanos de la Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos. Para ayudar a las personas sin seguro o que tienen bajos ingresos o están desempleadas, algunos funcionarios han sugerido que el gobierno federal podría proporcionar vacunas gratis, pero no se han dado a conocer los detalles de dicho programa.

Si tales mandatos se implementan, no todos los recibirán con agrado: una encuesta reciente de Gallup muestra que hasta el 35% de los estadounidenses no recibirán una vacuna COVID-19 incluso si fuera gratis. Y aunque el sentimiento contra las vacunas en todo el país sigue siendo bajo en general, la duda sobre las vacunas está aumentando, y algunos estudios indican que las tasas de vacunación infantil están disminuyendo en todo el país.

Aquellos con sentimientos en contra de las vacunas son lo que Caplan describe como una minoría ruidosa: a menudo usan campañas convincentes para difundir el miedo a las vacunas. Por ejemplo, algunos afirman que la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR), requerida para todos los niños en edad escolar, causa autismo. Se ha demostrado que esta afirmación es falsa, pero también ha provocado una disminución de la vacunación triple vírica. Campañas antivacunas similares dirigidas a las vacunas en desarrollo para COVID-19 han comenzado a extenderse, incluso antes de que una vacuna haya sido aprobada para el público. Los mandatos de vacunas, dicen los expertos, podrían ser el objetivo de campañas agresivas de grupos que dicen estar preocupados por la seguridad y eficacia de una vacuna desarrollada a una velocidad récord.

Las personas que expresan dudas sobre una posible vacuna COVID-19 a menudo dicen que su principal preocupación es la seguridad, lo que genera preocupaciones de que algunos estadounidenses puedan evitar la inoculación. Pero si se demuestra que una vacuna COVID-19 es segura, “creo que la mayoría de la gente la querrá”, dice Caplan. “Y si la mayoría de la gente lo quiere, no tendrá que imponerlo, lo estarán buscando”.

Fuente: National Geographic.