Las mutaciones del virus del COVID-19

Es normal que los virus muten, incluso algunas mutaciones no son peligrosas, dicen expertos.

El virus SARS CoV-2 aún se está investigando y poco a poco el mundo va conociendo de él, pero cada nuevo síntoma o característica resulta perturbado, sobre todo porque no hay una vacuna para el COVID -19.

El virus ha mutado, pero esto es completamente normal porque es un organismo vivo y todos los virus mutan, según declaraciones de Adriana Heguy, directora del Centro de Tecnología del Genoma de la Escuela de Medicina Grossman, de la Universidad de Nueva York.

“A medida que las células de cualquier organismo se replican van adquiriendo mutaciones”, explica.

“En el caso de los virus ARN (cuyo material genético es ácido ribonucleico), como el que causa el COVID-19, mutan mucho más rápido por el mecanismo intrínseco de la replicación, porque cuando el virus va haciendo copias de sí mismo la enzima que replica su genoma comete errores”, dijo.

Sin embargo, las mutaciones no deberían preocupar demasiado porque la mayoría no tiene efecto, así como la mayor parte de las variaciones genómicas entre una persona y la otra no tiene ningún efecto en materia de enfermedades.

Un trabajo preliminar en torno al tema hecho por el Laboratorio Nacional de los Alamos, en Estados Unidos, reveló que una mutación en una de las proteínas del virus podría hacerlo más contagioso. A pesar de ello, entre la comunidad científica no hay un consenso sobre sí una de las mutaciones del nuevo coronavirus es más peligrosa que otras. Ante esto se concluye que la hipótesis es posible, pero no ha evidencia demostrativa.

“No hay ninguna evidencia sólida en este momento para pensar que esa mutación o cualquier otra mutación es más transmisible o causa síntomas más graves de covid-19, aunque es válido seguir investigando este tema”, le afirmó Heguy.

Uno de los estudios que han hallado novedades al respecto, de la Arizona State University, ha descubierto una mutación en una muestra tomada de un paciente. Mientras que el estudio de Los Alamos National Laboratory, ha estado haciendo un seguimiento de las mutaciones desde el estallido de la pandemia, y creen que una cepa del virus es más infecciosa que la cepa original surgida en Wuhan.

Los investigadores de Arizona no saben aún cómo la mutación que han hallado puede cambiar el virus, pero sospechan que puede debilitarlo.

Vicent Racaniello, profesor de microbiología de la Universidad de Columbia, asegura que por el momento solo hay una cepa, término usado a veces en microbiología como “variante”, de SARS – CoV – 2.

“Lo que justificaría hablar de una nueva cepa serían por ejemplo los cambios en la virulencia (la capacidad de causar enfermedad), en la habilidad del virus de ser bloqueado por una respuesta inmunológica, o en la estabilidad del virus a altas temperaturas”, explicó.

Los expertos aseguran que las mutaciones o las secuencias de genoma del virus podría afectar los esfuerzos que se están haciendo por encontrar una vacuna.

 

 

POR . AGENCIAS