Las Autoridades sanitarias de EE.UU. dan luz verde a la vacuna de Pfizer

A la espera de la aprobación final de la FDA, la vacuna de Pfizer podría empezar a ser distribuida en cuestión de días en Estados Unidos.

WASHINGTON, D.C. – Un panel de expertos del gobierno estadounidense respaldó el uso a gran escala de la vacuna contra el COVID-19 de la farmacéutica Pfizer, un paso crucial en la lucha contra el brote que ha acabado con la vida de casi 300.000 estadounidenses.

El aval del grupo de consejeros externos de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés) significa que se superó el último obstáculo para comenzar la mayor campaña de vacunación de la historia de Estados Unidos. Ahora la FDA deberá decidir si emite una autorización de emergencia, tal y como todo parece indicar.

La decisión fue de 17 votos a favor frente a 4 en contra y una abstención. Los panelistas respondían a una pregunta específica sobre si consideraban que los beneficios de la vacuna Pfizer/BioNTech superan su riesgo de uso en personas de 16 años o más.

El proyectado presidente electo, Joe Biden, exaltó en un comunicado de prensa la decisión de los expertos.

Biden calificó la recomendación como “una luz brillante en un tiempo innecesariamente oscuro”, al tiempo que agradeció a la comunidad científica que evaluó, “libre de influencias políticas”, la seguridad y eficacia de la vacuna.

Dependiendo de qué tan rápido la FDA dé luz verde a la recomendación del panel, las dosis podrían comenzar a ser distribuidas en cuestión de días.

A finales de este mes, se espera que la FDA emita un juicio sobre otra vacuna, desarrollada por Moderna y los Institutos Nacionales de Salud, que ha demostrado ser tan eficiente como la de Pfizer. Las vacunas candidatas de Johnson & Johnson y AstraZeneca también están en proceso.

Los suministros iniciales de Pfizer y Moderna serán limitados y estarán reservados principalmente para trabajadores de la salud y pacientes de hogares de ancianos, junto con otros grupos vulnerables hasta que las vacunas estén ampliamente disponibles, algo que probablemente no sucederá hasta la primavera.