LAS 8 OPCIONES PARA UNA COALICIÓN DE GOBIERNO EN ISRAEL

¿Podría Benny Gantz formar una coalición con el bloque de centro-izquierda y los ultraortodoxos? ¿Podría Avigdor Lieberman unirse a un gobierno de Netanyahu? Ocho escenarios potenciales para el próximo gobierno.

Tras el conteo del 95 por ciento de los votos, los resultados no oficiales de las elecciones en Israel muestran un  empate de 56 escaños entre el bloque de centro izquierda y el de la derecha. Kajol Laván obtiene 33 asientos, el Likud 32, la Lista Árabe Conjunta 12, Shas 9, Israel Beitenu 8, Yahadut Hatorá 8, Yamina 7, Avodá-Guesher 6 y Hamajané Hademokrati 5. Sin embargo, ningún bloque logra mayoría absoluta para formar gobierno.

En estas circunstancias, tanto Netanyahu como Gantz afirmarán que han sido elegidos para dirigir al país, y se merecen la primera oportunidad de formar un gobierno. El presidente Reuven Rivlin debe decidir a quién encargar la tarea de formar la coalición gobernante en base a las recomendaciones de los representantes de los diferentes partidos. El líder elegido tendrá 28 días (con una posible extensión) para formar su gobierno.

Suponiendo que los resultados finales no sean muy diferentes, ¿qué opciones hay?

Gobierno de unidad con el Likud y Kajol Laván

El mayor obstáculo aquí es qué hacer con la promesa electoral de Gantz de no unirse a un gobierno de Netanyahu, quien enfrenta cargos por corrupción en espera a una audiencia. Sin embargo, Netanyahu podría persuadir a Gantz de que esta es una emergencia que justifica romper la promesa a sus votantes.

Estancamiento político

Tanto Likud como Kajol Laván pueden frustrar los intentos de formar un gobierno. Esto significaría una tercera votación a principios del próximo año, que legalmente podría celebrarse después de que se hayan agotado todas las posibilidades de formar una coalición.

Gobierno del Likud y Kajol Laván con los partidos ultraortodoxos

Esta sería una coalición muy conveniente. Pero el presidente de Yahadut Hatorá, Yaakov Litzman, ha dicho que no se sentará en un gobierno con el co-lider de Kajól Lavan, Yair Lapid. ¿Litzman cumplirá su promesa aunque esto signifique unirse a la oposición? En la lucha por el proyecto de ley del servicio militar, que exige el alistamiento de más estudiantes de yeshivá, los jaradíes se opusieron a sus propios intereses. ¿Podría esto volver a ocurrir aquí?

Coalición de partidos de derecha y ultraortodoxos con Avodá-Guesher

Los resultados hasta ahora indican que el bloque de derecha y religioso (Likud, Yamina, Shas y Yahadut Hatorá) con Avodá-Guesher pueden pasar los 61 escaños necesarios para formar un gobierno. Netanyahu intentará atraer al líder del Partido Laborista, Amir Peretz, con la cartera de defensa, finanzas o justicia y promesas económicas. Pero Peretz insistió en que no se uniría a un gobierno de Netanyahu, y sería una gran vergüenza para él si retrocediera. Debido a que esta sería una coalición con una mayoría muy limitada, uno o dos rebeldes podrían derribarla fácilmente.

Gobierno del Likud y Kajol Laván sin Netanyahu.

La pregunta es si el partido Likud comenzaría el proceso para reemplazar a su líder y luego buscaría un gobierno de unidad con Kajol Laván. Las bases del partido respaldan a Netanyahu a toda costa, y es difícil creer que derrocarían a su presidente, aunque él piense que podrían hacerlo.

Coalición de partidos de centro izquierda con los ultraortodoxos

La creciente fuerza de los dos partidos ultraortodoxos podría incluso conducir a una posible coalición entre ellos, Kajol Laván, Avodá-Guesher y la Hamajané Hademokrati (Campo Democrático). Con una oferta suficientemente atractiva de Gantz, ¿preferirían los partidos ultraortodoxos unirse a su gobierno? No sin concesiones que serían humillantes para Lapid, y es difícil qué él las acepte.

Bloque de derecha con Lieberman

Es difícil imaginar que Avigdor Lieberman arrastró a Israel a segundas elecciones en cinco meses sólo para hacer un mal tercio en un gobierno del Likud y sus aliados: Yamina, y los dos partidos ultraortodoxos. En su discurso de victoria, Lieberman, dejó en claro que “no hay posibilidad de un gobierno minoritario”, y probablemente tampoco aceptará un acuerdo de rotación del primer ministro. Es imposible dirigir un gobierno con sólo nueve escaños, y Lieberman es lo suficientemente inteligente como para saberlo.

Gobierno de Kajol Lavan y el Likud, con Gantz como primer ministro

Gantz afirmará que merece que Rivlin le encargue del gobierno y le ofrecerá a Netanyahu un puesto ministerial de alto nivel. Netanyahu se negará con la vista puesta en su posible acusación en diciembre. Este escenario es nulo.

Fuente: Haaretz