La vacuna rusa “Sputnik V” contra COVID-19 es efectiva

La primera vacuna contra COVID-19 registrada en el mundo produjo anticuerpos con éxito en los 76 participantes en ensayos en etapa temprana, según un estudio publicado en The Lancet, una de las revistas médicas más antiguas y respetadas.

Los ensayos de “Sputnik V”, financiados por el Ministerio de Salud de Rusia, descubrieron que todos los pacientes que recibieron la vacuna desarrollaron anticuerpos y ninguno mostró efectos secundarios significativos.

El 11 de agosto, el presidente ruso Vladimir Putin anunció que el país había registrado la primera vacuna contra COVID-19 del mundo.

Desarrollada por el Instituto de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Moscú, la fórmula se distribuirá primero a profesores y trabajadores médicos antes de ponerse a disposición del público en general el próximo año.

Tras su registro, los científicos y epidemiólogos de todo el mundo criticaron a Rusia por el rápido desarrollo de la vacuna y cuestionaron su seguridad debido al pequeño número de sujetos de prueba.

Aunque la prueba fue exitosa, se requieren ensayos a más largo plazo, incluida una comparación con placebo, para establecer su calidad real, según The Lancet.

Sin embargo, según el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), los datos científicos proporcionados en el artículo demuestran la “seguridad y eficacia de la vacuna rusa”, de acuerdo a información de RT.

Al explicar por qué tomó un mes publicar los resultados, el director del Instituto Gamaleya, Alexander Gintsburg, dijo a la agencia de noticias rusa Interfax que tomó mucho tiempo prepararlo y que el artículo fue evaluado por cinco revisores independientes, siguiendo todas las convenciones internacionales estándar de revisión por pares.

“La comunidad científica lo ha evaluado de manera bastante objetiva”, explicó. A pesar de su bien ganada reputación, The Lancet no ha sido inmune a la controversia.

A principios de este año, la revista publicó un estudio que refutó la efectividad del medicamento contra la malaria hidroxicloroquina contra COVID-19, pero luego fue retirado debido a múltiples errores.