La tormenta Narda se debilita a depresión tropical tras dejar dos muertos en México

La tormenta Narda se debilitó el martes a depresión tropical y está dejando lluvias sobre la costa del Golfo de California, en México.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, con sede en Miami, dijo que los vientos máximos sostenidos de Narda disminuyeron a 55 km/h (35 mph) el martes por la mañana, cuando su ojo estaba a unos 130 kilómetros (80 millas) al sureste de Guaymas, un puerto pesquero e industrial.

Además explicó que Narda podría dejar caer de 2,5 a 5 centímetros (1 a 2 pulgadas) de lluvia adicionales en los estados de Sinaloa y Sonora, México, y de 2,5 a 7,5 centímetros (1 a 3) en el estado de Chihuahua antes de cruzar la frontera hacia Estados Unidos.

Medios locales reportaron la muerte de dos personas en el estado sureño de Oaxaca mientras Narda pasaba el domingo. Uno de los fallecidos fue un joven de 26 años que trataba de cruzar un río en San Pedro Mixtepec, y el otro fue un adolescente de 17 años que fue arrastrado por un río en San Jerónimo.

La tormenta azotó el lunes la vegetación y empapó la ciudad turística mexicana de Mazatlán. Las calles quedaron inundadas y se reportaron algunos daños en propiedades tras su paso sobre Puerto Vallarta.

Las dependencias gubernamentales y los medios de comunicación locales publicaron imágenes en línea de trabajadores limpiando escombros de letreros o tejados, así como de líneas eléctricas y árboles caídos y escaparates rotos de los comercios.

Huracán Lorenzo

En el Atlántico, el huracán Lorenzo de categoría 2 se dirigía al noroeste de las Azores, una cadena de islas portuguesas, donde las autoridades emitieron un aviso de huracán.

Lorenzo tenía vientos máximos sostenidos de 155 km/h (100 mph) a primeras horas del martes y su vórtice estaba a unos 895 kilómetros (555 millas) al suroeste de Flores, en el oeste de las Azores. Se movía hacia el noreste a 35 km/h (22 mph).

Según la proyección a largo plazo, Lorenzo podría acercarse a Irlanda y Escocia para el viernes.

Lorenzo llegó a alcanzar fuerza de huracán de categoría 5, convirtiéndose en la tormenta más fuerte jamás registrada tan al norte y al este en la cuenca del Atlántico.