LA SALUD FEMENINA ES MÁS QUE SENOS Y ÓRGANOS REPRODUCTIVOS

A menudo, la perspectiva masculina ha limitado el estudio de la salud femenina a sus senos y órganos reproductivos, limitando la comprensión de las diferencias sexuales menos explícitas, pero impactantes, en otros órganos del cuerpo.

“La salud de las mujeres a menudo se trata como ‘medicina de bikini’, sin embargo mueren más mujeres a causa de cáncer de pulmón que de cáncer de mama y de cáncer de colon que de cáncer de ovario”, dice Bairey Merz, directora del Centro Barbra Streissand en el Hospital Cedars Sinai Los Ángeles. “Definitivamente podemos hacerlo mejor.”

En algunos casos, hacerlo mejor se presenta en forma de directrices renovadas de los organismos reguladores nacionales. En 1992, la pastilla para dormir Ambien inundó el mercado, convirtiéndose rápidamente en el medicamento más recetado de la nación. En 2013, después de que los estudios mostraron que las mujeres se despiertan con más medicamento en sus cuerpos porque lo metabolizan de manera diferente, la Administración de Alimentos y Medicamentos redujo a la mitad las pautas de dosificación para las mujeres. Durante 21 años, las mujeres habían sido sobremedicadas en casi el doble de la cantidad recomendada. “Desafortunadamente, eso no es un incidente aislado”, dice la Dra. Sarah Kilpatrick, presidenta del Departamento de Obstetricia y Ginecología en Cedars-Sinai Los Ángeles. “Alrededor del 80 por ciento de los medicamentos retirados por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) entre 1997 y 2000 fueron eliminados, al menos en parte, porque representaban un riesgo para las mujeres. La industria farmacéutica y los médicos tratan a las mujeres como si fueran hombres más pequeños. No lo son”.

Ahora, las nuevas reglas de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), la agencia de financiamiento de investigación biomédica más grande del país, apuntan a eludir tales casos de daño inducido por la ignorancia. Tradicionalmente, los estudios de investigación en animales se han centrado casi exclusivamente en machos, razonando que los niveles variables de estrógeno en las hembras podrían cambiar los resultados. Eso significa que raramente se han utilizado modelos femeninos de la enfermedad, lo que dificulta la elaboración de estudios clínicos que puedan conducir a descubrimientos útiles sobre las mujeres.

En 2016, el NIH anunció que espera que los investigadores incluyan animales hembras en la mayoría de los estudios, y recopilen, analicen e informen en qué se diferencian de los machos, señalando que las fluctuaciones de estrógenos de las hembras son algunas de las razones por las que los científicos necesitan estudiarlas. El NIH implementó una política similar en 1986, exigiendo que las mujeres estén representadas en estudios con sujetos humanos, pero solo en los últimos 10 años las mujeres se han convertido en cerca de la mitad de los participantes en ensayos clínicos de EE.UU.

Algunas estadísticas por sexo

  • Las mujeres tienen hasta un 25 por ciento más de probabilidades de ser regresadas a casa desde la sala de emergencias al sufrir un accidente cerebrovascular.
  • Las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de desarrollar TEPT (trastorno de estrés postraumático), pero presentan síntomas durante cuatro años antes de tener un diagnóstico, mientras que los hombres únicamente un año.
  • De 1977 a 1993, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) recomendó excluir a las mujeres con “potencial de estar embarazadas” de participar en ensayos clínicos para nuevos medicamentos.
  • Desde 1909 hasta 2009, solo el 15 por ciento de los estudios de investigación médica incluyeron modelos animales tanto machos como hembras.