La periodista rusa Yulia Yuzik fue arrestada en Teherán por supuesta espionaje para israelí

La periodista rusa Yulia Yuzik fue arrestada este jueves en Teherán por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria iraní por supuesta cooperación con la inteligencia israelí, informó la agencia de noticias rusa TASS.

La embajada de Rusia en Teherán confirmó hoy que Yuzik fue detenida en la capital iraní e indicó que está tratando de obtener más información.

“La embajada está consciente del incidente, estamos resolviendo la situación”, indicó el oficial de prensa Andrei Ganenko.

Boris Voitsekhovsky, ex esposo de la periodista, dijo a Radio Farda que “Yulia había trabajado como reportera en Teherán hace unos años. Fue invitada a Irán hace algún tiempo y viajó a Teherán poco después. Sin embargo, tan pronto como llegó a la capital, funcionarios de seguridad iraníes confiscaron su pasaporte y esa misma noche fue arrestada por varios oficiales de la Guardia Revolucionaria al entrar a su habitación del hotel”.

Voitsekhovsky escribió en Facebook que Yuzik estuvo en Teherán cuatro días y le llamó desde la prisión diciendo que enfrenta cargos de espionaje para Israel.

Según los informes, se le permitió hacer una llamada de un minuto a sus familiares en Moscú desde que fue arrestada. Su juicio está previsto para el sábado.

El martes, el portavoz del Poder Judicial de la República Islámica, Gholam Hossein Esmaeili, anunció que un “agente” que trabajaba para la CIA fue condenado a muerte por un tribunal revolucionario, según Radio Farda. La Corte Suprema de Irán está revisando el caso para el veredicto final.

Otros tres agentes fueron condenados a diez años de prisión por espiar para Estados Unidos. También deben devolver 55 mil dólares que recibieron “por sus servicios”.

Irán suele mantener tribunales especiales donde los sospechosos son condenados a muerte sin otorgarles acceso a asesoría legal. La mayoría de los juicios políticos o relacionados con la seguridad se llevan a cabo a puerta cerrada o en secreto.

“Si más tarde se les encuentra inocentes, los sospechosos ejecutados irán directamente al paraíso”, argumentó Sadeq Khalkhali, conocido como el “Juez Colgante”, quien emitió la pena de muerte para cientos de sospechosos en los primeros años de la República Islámica.

Fuente: The Jerusalem Post