La OMS emite llamado urgente a vacunar contra el sarampión y la polio durante la pandemia de COVID-19

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia  (UNICEF) han emitido un llamado urgente para evitar las principales epidemias de sarampión y poliomielitis mediante la vacunación contra ellos, ya que el coronavirus interrumpe los servicios de inmunización en todo el mundo.

“COVID-19 ha tenido un efecto devastador en los servicios de salud y, en particular, los servicios de inmunización en todo el mundo”, acusó el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

“Pero a diferencia de COVID, tenemos las herramientas y el conocimiento para detener enfermedades como la polio y el sarampión. Lo que necesitamos son los recursos y compromisos para poner en práctica estas herramientas y conocimientos. Si hacemos eso, se salvarán las vidas de los niños”, apuntó.

Señaló que millones de niños vulnerables corren un mayor riesgo de contraer estas enfermedades prevenibles. “No podemos permitir que la lucha contra una enfermedad mortal nos haga perder terreno en la lucha contra otras enfermedades”, dijo Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF.

“Abordar la pandemia mundial de COVID-19 es fundamental. Sin embargo, otras enfermedades mortales también amenazan la vida de millones de niños”. El sarampión, considerado una de las más contagiosas de todas las enfermedades infecciosas, causa síntomas severos parecidos a los de la gripe y una erupción irregular característica.

Sin embargo, uno de cada mil pacientes puede morir de sarampión. Los que corren mayor riesgo son los niños menores de cinco años y las personas con trastornos de inmunosupresión.  Según la OMS, durante 2000-2018, la vacunación contra el sarampión evitó 23.2 millones de muertes.

La poliomielitis es descrita por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) como una “enfermedad discapacitante y potencialmente mortal” que puede infectar la médula espinal de las personas y causar parálisis en varias partes del cuerpo.

La OMS dijo que se estima que más de 18 millones de personas caminan hoy que habrían quedado paralizadas por la poliomielitis gracias a la vacunación. En los últimos años, ha habido un resurgimiento mundial del sarampión, con brotes en curso en todas partes del mundo.

En general, los casos de sarampión han ido en aumento durante los últimos años, aumentando en más del 300% en los primeros tres meses de 2019 en comparación con 2018. Sin embargo, según la OMS, en 2019 hubo 216,662 casos en todo el mundo entre marzo y 2018.

Mayo de 2019, mientras que en 2020 solo hubo 23,973 durante esos meses, una disminución del 89%. El comunicado de la OMS y UNICEF dijo que los datos anuales de mortalidad por sarampión para 2019 se publicarán esta semana y mostrarán el “costo negativo continuo” que están teniendo los brotes sostenidos en muchos países de todo el mundo.

Desde la introducción de la vacunación contra el sarampión en Israel en 1967, ha habido una disminución constante en el número de pacientes. Sin embargo, los brotes todavía ocurren a veces en niños que no están vacunados, principalmente como consecuencia de la importación de la enfermedad del extranjero, explicó el Ministerio de Salud israelí en su sitio web.

El Dr. Eyal Leshem, director del Centro de Medicina del Viaje y Enfermedades Tropicales del Centro Médico Sheba, Tel Hashomer, recordó que el último gran brote de sarampión fue traído a Israel desde Londres, cuando un joven jaredí (ultraortodoxo) asistió a una boda en el país e infectó a varias personas, que luego transmitieron la enfermedad.

“El sarampión ha sido eliminado en gran medida en Israel”, dijo Leshem durante una discusión sobre el tema en julio pasado. “Solo sucede cuando la gente viene del extranjero y entra a Israel sin vacunar. Esto ha sucedido varias veces en la comunidad ortodoxa”.

Entre marzo de 2018 y finales de mayo de 2019, más de 4 mil 250 israelíes contrajeron sarampión, informó el Ministerio de Salud .

Con las fronteras cerradas desde marzo, dijo Leshem, Israel no ha tenido sarampión este año. Tres israelíes murieron de sarampión entre noviembre de 2018 y agosto de 2019: un niño de 18 meses que no estaba vacunado, una mujer de 82 años y una azafata de 43 años que contrajo sarampión mientras trabajaba en un vuelo de Nueva York.

El niño pequeño fue la primera muerte relacionada con el sarampión registrada en Israel en 15 años. En 2013, se encontró poliovirus salvaje en las aguas residuales de varias partes del país, lo que llevó al Ministerio de Salud a reinstituir la vacuna oral contra la poliomielitis que había detenido años antes.

Al final, nadie resultó infectado y, dos años después, la OMS declaró a Israel una vez más libre de poliomielitis.