La investigación sobre explotación sexual y abuso en Haití que salpica a efectivos de la paz de la ONU

Marie* tenía 14 años, estaba matriculada en una escuela cristiana, cuando conoció y se involucró con Miguel, un soldado brasileño que trabajaba en Haití como agente de mantenimiento de la paz de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Cuando le dijo que estaba embarazada de su bebé, Miguel dijo que la ayudaría con el niño. Pero en cambio, regresó a Brasil. Marie le escribió por Facebook pero él nunca respondió.

Después de enterarse de que estaba embarazada, el padre de Marie la obligó a abandonar la casa familiar y tuvo que irse a vivir con su hermana.

Su hijo ahora tiene cuatro años y Marie aún no ha recibido ningún apoyo del ejército brasileño, una ONG, la ONU o el estado haitiano. Marie proporciona lo que puede para su hijo, pero no puede enviarlo a la escuela.

Trabaja por un salario por hora de 25 gourde (alrededor de 26 centavos de dólar estadounidense) para que ella y su hijo puedan comer. Pero necesita ayuda con la vivienda y el pago de la matrícula escolar.

Efectivos de la paz de la ONU
La Misión de Estabilización de la ONU en Haití (MINUSTAH) ha sido foco de extensas denuncias de explotación y abuso sexual.

Lamentablemente, la experiencia de Marie está lejos de ser única. En el verano de 2017, nuestro equipo de investigación entrevistó a aproximadamente 2.500 haitianos sobre las experiencias de mujeres y niñas locales que viven en comunidades que albergan operaciones de apoyo a la paz.

De ellos, 265 contaron historias que presentaban niños engendrados por personal de la ONU. Ese 10% de los entrevistados resalta cuán comunes son realmente estas historias.

Las declaraciones revelan cómo niñas de apenas 11 años fueron abusadas sexualmente y embarazadas por efectivos de las fuerzas de paz y luego, como dijo uno de los entrevistados, “quedaron en la miseria” para criar a sus hijos solas, a menudo porque los padres fueron repatriados una vez que se enteraron del embarazo.

Entonces, se deja a madres como Marie criar a los niños en entornos de extrema pobreza y desventaja, y la mayoría no recibe asistencia.

Sumido en la controversia

La Misión de Estabilización de la ONU en Haití (MINUSTAH) -que es la misión de mayor duración en el país, desde 2004 a 2017-, originalmente recibió el mandato de ayudar a las instituciones haitianas locales en un contexto de inestabilidad política y crimen organizado.

Su mandato se extendió luego debido a desastres naturales, especialmente un terremoto en 2010 y el huracán Matthew en 2016, que se sumaron a la volatilidad de la situación política en el país.

Después de 13 años de operación, la MINUSTAH finalizó en octubre de 2017, dando paso a la pequeña Misión de las Naciones Unidas para el Apoyo a la Justicia en Haití (MINUJUSTH).

MINUSTAH es una de las misiones de la ONU más controvertidas de la historia. Ha sido foco de extensas denuncias de explotación y abuso sexual.

mujer vende en un mercado en Haití
La pobreza es un factor subyacente clave que contribuye al abuso sexual y la explotación por parte de las fuerzas de mantenimiento de la paz.

Un número sorprendente de personal de mantenimiento de la paz uniformado y no uniformado se ha relacionado con abusos a los derechos humanos, incluida la explotación sexual, la violación e incluso las muertes ilegales. (Para los propósitos de este artículo, utilizamos al personal, agentes y personal de mantenimiento de la paz de la MINUSTAH indistintamente para referirnos al personal extranjero uniformado y no uniformado asociado con la MINUSTAH).

Con respecto a la salud pública, es indiscutible, y ahora oficialmente reconocido por la ONU, que las fuerzas de paz también introdujeron inadvertidamente el cólera en Haití. Se sabe que más de 800.000 haitianos buscaron atención médica para el cólera y al menos 10.000 murieron a causa de la enfermedad.

Varias organizaciones de medios de comunicación informaron que a menores se les ofreció comida y pequeñas cantidades de dinero en efectivo para tener relaciones sexuales con el personal de la ONU, y la MINUSTAH estaba vinculada a un círculo sexual que operaba en Haití con aparente impunidad: supuestamente, al menos 134 efectivos de mantenimiento de la paz de Sri Lanka explotaron a nueve niños desde 2004 a 2007.

Como resultado de esta historia, informada por Associated Press en 2017, MINUSTAH se convirtió en un ejemplo clásico de falta de respuesta adecuada a las denuncias de abuso sexual. A raíz de este informe, 114 efectivos de mantenimiento de la paz fueron devueltos a Sri Lanka, pero ninguno fue procesado o acusado después de la repatriación.

Una amplia investigación (“Niños nacidos de la guerra en el siglo XX”, de Sabine Lee) ha demostrado que los niños nacidos de la guerra a menudo se crían en familias monoparentales en entornos económicos precarios posteriores al conflicto. La asociación con el padre extranjero (ausente), junto con el nacimiento fuera del matrimonio, a menudo resulta en estigma y discriminación para los niños.

Sin embargo, se sabe poco sobre el impacto de ser un niño de raza mixta engendrado por el personal de mantenimiento de la paz.

Aún menos se sabe sobre las experiencias de los llamados “Petit MINUSTAH”, o hijos nacidos en Haití de fuerzas de paz extranjeras de la ONU. Esta es una de las razones por las que nos propusimos sacar a la luz las historias de los afectados por la misión de la ONU.

Nuestro estudio

Misión de la ONU
La MINUSTAH es la misión de la ONU de mayor duración en Haití (2004 a 2017).

Recopilamos historias pidiendo a los participantes que nos contaran cómo es ser una mujer o una niña que vive en una comunidad que alberga una misión de mantenimiento de la paz.

Grabamos en audio las historias y luego los participantes interpretaban sus experiencias respondiendo a una serie de preguntas predefinidas. Esto nos permitió comprender mejor las circunstancias y las consecuencias de sus interacciones con el personal de mantenimiento de la paz.

Los participantes podían compartir cualquier historia que eligieran, sobre cualquier persona, y no se les pidió de ninguna manera que hablaran sobre abuso o explotación sexual. Los narradores fueron entrevistados por asistentes de investigación haitianos capacitados en las comunidades que rodean diez bases de la ONU en Haití, en el verano de 2017.

Se preguntó a unos 2.500 haitianos sobre las experiencias de mujeres y niñas locales que viven en comunidades que albergan operaciones de apoyo a la paz.

Se capturaron una variedad de experiencias positivas y negativas, pero 265 (10%) de todas las historias fueron sobre niños engendrados por los efectivos de paz. Esto es particularmente notable ya que la encuesta no preguntó sobre las relaciones sexuales con las fuerzas de paz o sobre los niños concebidos a través de tales relaciones.

niños haitianos en la escuela.
Muchas mujeres ni siquiera tienen dinero para enviar a sus hijos a la escuela.

Esto sugeriría que el abuso y la explotación sexual por parte del personal de mantenimiento de la paz de la ONU no solo no es raro, sino también, como dijo una participante de la investigación en Port-Salut, “hay muchas mujeres jóvenes que tienen hijos con la MINUSTAH”.

Esto fue repetido por un hombre en Saint Marc que nos dijo: “MINUSTAH nos dio muchos niños sin padres”.

Algunas historias fueron contadas en primera persona por aquellas mujeres que dieron a luz a niños engendrados por personal de la ONU, mientras que otras fueron relatadas por miembros de la familia, amigos o vecinos sobre mujeres y niñas criando niños engendrados por personal de mantenimiento de la paz.

Hasta donde sabemos, estas historias constituyen la primera investigación empírica para dar a conocer las voces de las familias afectadas por la explotación sexual y el abuso por parte del personal de mantenimiento de la paz de la ONU.

Sexo por una comida

Algunos encuentros sexuales entre mujeres y niñas locales, y el personal de mantenimiento de la paz de la ONU se describieron como violencia sexual. Por ejemplo, un hombre miembro de la comunidad en Cité Soleil (una comuna ubicada en el distrito de Puerto Príncipe) relató:

“Todo el día escuchaba a mujeres que se quejaban de la violencia sexual por parte de la MINUSTAH. Y les contagiaron el SIDA a través de la violencia sexual. También hay algunas que están embarazadas”.

Mujeres en Haití cargan agua
La precaria economía, la pobreza y la falta de alimentos contribuye a que mujeres se presten para encuentros sexuales con los efectivos de la ONU.

No solo hubo historias de mujeres y niñas agredidas sexualmente por la MINUSTAH, sino también de hombres y niños que sufrieron abusos similares.

Pero en nuestra investigación, la agresión sexual fue una minoría de los encuentros sexuales denunciados. En cambio, nuestros datos destacaron un problema mucho más generalizado, aunque se ha informado menos en los medios: el sexo transaccional con personal de la ONU.

Imagen relacionada

Un hombre casado de Cité Soleil describió un patrón común en el que las mujeres recibían pequeñas cantidades de dinero a cambio de sexo: “Vienen, duermen con las mujeres, se llevan sus placeres, dejan niños en sus manos y les dan 500 gourdes”.

En otros casos de sexo transaccional, las mujeres y las niñas recibieron alimentos a cambio de tener relaciones sexuales con miembros de la MINUSTAH, lo que pone de manifiesto la extrema pobreza que contribuye a estos encuentros sexuales.

Un hombre miembro de la comunidad en Port Salut (ubicada en una zona costera de Haití) informó: “Tuvieron relaciones sexuales con las chicas ni siquiera por dinero, sino solo por comida, por una comida”.

Relaciones en evolución

Otra narrativa que ha recibido mucha menos atención en informes anteriores es cómo evolucionan las relaciones sexuales consensuadas entre los miembros de MINUSTAH y las mujeres locales.

En algunos casos, estas fueron relaciones casuales de citas que resultaron en un embarazo, como fue el caso en esta historia, compartida por un hombre en Port Salut:

“Tenía una hermana que estaba saliendo con un soldado de la MINUSTAH. Toda mi familia lo sabía, mi madre y otras personas. Quedó embarazada … Desde entonces, la vida de mi hermana es un desastre”.

Otras relaciones se describieron como más comprometidas y cariñosas, como en esta historia compartida por una mujer en Cité Soleil, quien dijo: “Estaba viviendo en Cité Soleil y tenía una relación de amor con una MINUSTAH. Quedé embarazada de él”.

Descubrimos que las relaciones íntimas con las fuerzas de paz de piel clara, y el tener hijos de piel clara, a veces se percibían como deseables. Una mujer de la comuna de Leogane dijo que eran “rumores” que las niñas tenían relaciones con la MINUSTAH porque “querían que sus niños fueran hermosos”.

Independientemente de si la relación era de naturaleza consensual o transaccional, se observaron patrones particulares en cómo y dónde tuvieron lugar las interacciones.

playa en haití
Diversas playas en Haití han sido lugar de encuentro para el sexo transaccional.

Por ejemplo, reunirse en la playa o en un hotel era común, como en esta historia compartida por una mujer en Cité Soleil, sobre una amiga suya: “Solía ​​ir a la playa con ella, el hombre blanco pagaba por un hotel para ella, el hombre blanco iba al hotel con ella, venía a tener sexo con ella”.

También es motivo de gran preocupación que muchas de las madres que dieron a luz y criaron a los hijos de las fuerzas de paz de la ONU eran adolescentes y no tenían la edad suficiente para dar su consentimiento para el sexo. Una mujer en Cité Soleil nos dijo:

“Veo una serie de mujeres de 12 y 13 años aquí. La MINUSTAH las embarazó y las dejó en la miseria con los bebés en sus manos. La persona ya ha tenido que manejar una vida estresante y miserable”.

Abandono

Después de enterarse del embarazo, la mayoría de las historias compartidas indicaron que el personal de la MINUSTAH fue repatriado por la ONU. Una mujer en Port-Salut nos dijo:

“Una de mis hermanas dio a luz a un hijo de la MINUSTAH. Mi hermana tuvo un bebé con él porque lo conoció, se enamoró de él, él la cuidó, pero ya sabes, fue enviado lejos. Por eso él dejó de enviarle cosas”.

mujer con su hijo en Haití
Mujeres jóvenes han quedado solas tratando de criar a sus hijos en extrema pobreza.

Un hombre entrevistado en la comuna de Hinche describió una experiencia similar sobre una niña que conocía, diciendo: “Estaba embarazada de un soldado de la MINUSTAH … (Él) fue trasladado de su estación y dejó su puesto y nunca más lo volvieron a ver”.

Después de la partida de los padres, la mayoría de las mujeres jóvenes se quedaron solas tratando de criar a los niños en la pobreza extrema. Algunas describieron que tuvieron la suerte de recibir el apoyo de sus familias, aunque ciertamente no todas.

En casi todos los casos, el acceso a la educación estaba más allá de los medios de la madre o la familia, como lo describió una mujer en Port Salut:

“Comencé a hablar con él, luego me dijo que me amaba y acepté salir con él. Tres meses después, estaba embarazada, y en septiembre lo enviaron a su país… El niño está creciendo, y somos yo y mi familia los que estamos luchando con él. Ahora tengo que enviarlo a la escuela. Lo sacaron porque no puedo pagarlo”.

Un hombre de Cap Haitian dijo:

“Los soldados destruyen el futuro de estas jóvenes al embarazarlas con un par de bebés y abandonarlas. Básicamente, estas acciones de los soldados pueden tener un impacto negativo en la sociedad y en el país en general porque estas jóvenes podrían haber sido abogados, doctores o cualquier cosa que hubiera ayudado a Haití mañana”.

Haití
En la mayoría de los casos investigados, los efectivos fueron repatriados tras enterarse de los embarazos, dejando a las mujeres completamente abandonadas con sus hijos.

“Ahora algunas de ellas caminan por la calle, o en el mercado de pulgas y otros lugares con una canasta sobre sus cabezas vendiendo naranjas, pimientos y otros productos para criar a los niños que tienen con los soldados de la MINUSTAH”.

En algunos casos extremos, miembros de la comunidad relataron que mujeres y niñas tenían pocas opciones además de continuar teniendo más relaciones sexuales con las fuerzas de la paz para mantener a los niños de la MINUSTAH que ya estaban criando. Un hombre en Puerto Príncipe compartió un ejemplo:

“La dejó en la miseria porque cuando solía tener sexo con ella, lo hacía por poco dinero. Ahora que su período terminó, él se va, la deja en la miseria y ella tiene que hacer el mismo proceso de nuevo para darle de comer a su hijo, no se puede entender”.

En las historias que recopilamos, hubo muchas solicitudes para que MINUSTAH y las autoridades haitianas ayuden a mantener a estos niños.

Un hombre en Port-Salut expresó su solicitud muy claramente: “Me gustaría pedirle al jefe de la MINUSTAH que se responsabilice de los hijos de los miembros de la MINUSTAH … Simplemente estamos haciendo lo que podemos, pero no se puede criar a niños así…”.

Poder y explotación

Nuestra investigación ha subrayado lo que está implícito en gran parte de la literatura académica sobre las economías de mantenimiento de la paz: que la pobreza es un factor subyacente clave que contribuye al abuso sexual y la explotación por parte de las fuerzas de mantenimiento de la paz.

En muchos casos, la diferencia de poder entre el personal de mantenimiento de la paz extranjero y las poblaciones locales permite a los extranjeros, a sabiendas o sin saberlo, explotar a las mujeres y niñas locales.

Mujer y niña en Haití
La diferencia de poder entre los efectivos de la paz y las poblaciones locales permite explotar a las mujeres y niñas locales.

La prevalencia del sexo transaccional en nuestros datos subraya la importancia de los desequilibrios estructurales: las fuerzas de mantenimiento de la paz tienen acceso a algunos de los recursos que la población local desea o necesita y, por lo tanto, están en una posición sólida para intercambiarlos por sexo.

Si bien muchas de las historias citadas anteriormente se recopilaron en Port Salut y Cité Soleil, se compartieron experiencias similares en todos los sitios de entrevistas en Haití y los fenómenos descritos no son exclusivos del contexto haitiano. Nuestro trabajo preliminar en la República Democrática del Congo sugiere una situación comparable.

En su política de tolerancia cero, la ONU reconoce la existencia de desequilibrios socioeconómicos y de otro tipo, y su potencial para hacer que las “intimidades” entre las fuerzas de paz y las mujeres locales sean explotadoras. En esencia, la política prohíbe casi todas las relaciones sexuales entre las fuerzas de paz y las mujeres locales.

Además de sugerir que esta prohibición general es ineficaz, nuestros datos indican que se requiere un enfoque más matizado con capacitación específica del personal de la ONU junto con la lucha contra la impunidad que aún rodea al personal de mantenimiento de la paz.

Otro hallazgo clave es la necesidad de mecanismos más efectivos que permitan a las víctimas de explotación y abuso sexual, y a sus hijos (así como a los hijos de relaciones consensuadas y no explotadoras), acceder a apoyo.

Potencialmente, esto podría romper el espiral socioeconómico descendente que atrapa a las víctimas, y en particular a los niños, en circunstancias de extrema dificultad económica, perpetuando el ciclo de la pobreza.

Manutención de los hijos

niños haitianos en la escuela.
A pesar de demandas y presiones a la ONU, no se ha podido garantizar el pago de manutención infantil para niños engendrados por efectivos de paz.

En enero de 2018, el Bureau des Avocats Internationaux (BAI), un instituto que vela por la democracia y la justicia en Haití, presentó demandas de paternidad en los tribunales haitianos en nombre de diez niños engendrados por el personal de mantenimiento de la paz de la ONU, con el objetivo de presionar a la ONU para garantizar el pago de manutención infantil para esos niños.

Un año después, una carta abierta de la oficina a la defensora de los derechos de las víctimas de la ONU, Jane Connors, revela su frustración con la falta de respuesta y cooperación de la ONU en las demandas de paternidad, que “ha hecho casi imposible que nuestros clientes obtengan justicia”.

Al evidenciar la negativa de la ONU a proporcionar resultados de pruebas de ADN de paternidad que son vitales para los casos de las madres a pesar de una orden judicial haitiana que lo obliga a hacerlo, la carta concluyó que la ONU estaba enviando “un mensaje alarmante de falta de respeto hacia el sistema judicial haitiano y el estado de derecho”.

Esto plantea preguntas con respecto a la retórica de la ONU sobre el apoyo a la dignidad y los derechos de las personas afectadas por la explotación sexual y el abuso perpetrado por las fuerzas de paz de la ONU.

También pone en tela de juicio la efectividad de las intervenciones de la Oficina del Defensor de los Derechos de las Víctimas de las Naciones Unidas, que existe para defender los derechos de las víctimas y poner sus necesidades al frente de la lucha de la ONU contra la explotación y el abuso sexual.

Recomendaciones

Alimentos
En Haití es difícil acceder a alimentos básicos, lo que contribuye al intercambio sexual.

Los resultados de nuestra investigación nos han llevado a hacer tres recomendaciones clave:

1. La capacitación del personal de la ONU debe incluir un aspecto de conciencia cultural para mejorar la comprensión del impacto de los diferenciales de poder en las economías frágiles de mantenimiento de la paz, la conveniencia percibida de tener un hijo engendrado por un personal de mantenimiento de la paz y las consecuencias socioeconómicas para una mujer vulnerable con un niño.

2. La práctica de la ONU de repatriar a cualquier personal de la ONU implicado en explotación o abuso sexual debe detenerse ya que tiene una consecuencia doblemente negativa.

Primero, elimina al presunto delincuente de cualquier enjuiciamiento efectivo en los casos de presuntas irregularidades, y segundo, los elimina de cualquier jurisdicción dentro de la cual la víctima/hijo/madre de un niño tenga alguna posibilidad de obtener el apoyo financiero apropiado para el niño.

3. El reciente nombramiento de un Defensor de los Derechos de las Víctimas para las personas afectadas por el abuso y la explotación sexual debe ser seguido por una política que permita al defensor abordar algunas de las injusticias creadas por la explotación y el abuso a nivel estructural.

Al mismo tiempo, se les debe permitir convertirse en una poderosa voz de las víctimas, hablando y trabajando en su nombre dentro de la ONU y en colaboración con los países anfitriones y los países que aportan contingentes.

Muchos de los participantes entrevistados expresaron sentimientos similares en torno a la necesidad de reconocimiento y apoyo para los niños engendrados por las fuerzas de paz de la ONU en Haití. Un hombre dijo:

“Conozco a muchas mujeres jóvenes, niñas y niños que viven con niños de MINUSTAH bajo su cuidado… Me gustaría que ellos (la ONU) se responsabilicen, tomen la iniciativa de buscar y reunirse con esas niñas para que pueden ayudarlas con los niños”.

* Sabine Lee es profesora de Historia Moderna de la Universidad de Birmingham y Susan Bartels es clínico-científico de la Universidad de Queen, Ontario. Este artículo fue publicado en The Conversation como parte del equipo de “Conversations Insights” y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original en inglés.

*Se han cambiado los nombres para proteger el anonimato de los participantes.

 

fuente:bbcmundo