La inauguración de la Embajada de Honduras en Jerusalén

 En una transmisión en vivo, que tuvo como anfitrión al doctor Carlos Quiroa, presidente del Parlamento Iberoamericano por Israel y a May Samra, directora de Enlace Judío, nuestro medio transmitió una cobertura de este “día histórico”.

Desde la nueva embajada, Isaac Lev, corresponsal de Enlace Judío en Israel,  compartió con nuestra audiencia el ambiente de júbilo que se vivió en el evento. En el enlace también se encontraba el pastor Roy Santos, desde Honduras, quien dijo que “hoy vemos la palabra de Dios cumplida (…). Hoy, Honduras está recibiendo una redención y sé que nuestro padre nos ha escuchado”.

“Si Israel no sobrevive, entonces la humanidad no sobrevive”, dijo el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, al inaugurar la embajada del país centroamericano en Jerusalén, ante la presencia del nuevo primer ministro Naftali Bennett y de su canciller, Yair Lapid. 

“Nosotros, el pueblo judío, estamos profundamente agradecidos con usted, señor presidente, y con su adorable esposa”, dijo el primer ministro de Israel, Naftali Bennett, antes de pronunciar la berajá ‘Baruj atá adonai, eloheinu melej haolam, shejeianu vekimanu veiguianu la zman hazé’ y cortar, junto con el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, el listón inaugural de la embajada del país centroamericano en Israel.

“Todos los hondureños que nos encontramos aquí estamos realmente felices, estamos disfrutando este momento”, dijo en su turno al micrófono Hernández. “Esto es muy importante para todos nosotros. Gracias por estar aquí”, agregó, y luego dio lectura a un discurso que escribió para lo que definió como “una ocasión muy especial para nosotros.”

“Estamos en la capital eterna de Israel, para reconocer lo que ha sido cierto durante miles de años y que se encuentra también en las Sagradas Escrituras. Estoy aquí en la capital eterna de Israel para inaugurar la Embajada de Honduras en Jerusalén.”

El presidente hondureño siguió su discurso recordando que, justo un día como hoy pero de hace 30 años, visitó por primera vez Israel. “La palabra coincidencia no se encuentra en ningún lado en la Biblia”, dijo. Compartió con los presentes que en aquel viaje, Hernández tomó un curso de liderazgo que “marcó mi vida“, y que fue justo ahí cuando su relación con Israel se volvió un asunto especial.

“Quiero decirle al pueblo israelí y al pueblo judío en todo el mundo, que después de que me convertí en presidente de la república, los votos de Honduras en Naciones Unidas cambiaron, apoyando a Israel. En diciembre de 2017, cuando Naciones Unidas aprobó una resolución en contra de la decisión de Estados Unidos de abrir la embajada aquí, nosotros le dimos el apoyo a Israel porque sabíamos que iba a llegar también este momento para nosotros.”

Como consecuencia de aquella decisión, insinuó, al año siguiente le fue denegado el derecho a Honduras de ocupar la Presidencia de Naciones Unidas, debido a la oposición del mismo bloque de países que antes se habían pronunciado contra el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén.

“Pronto estaremos abriendo nuestras puertas para que Israel abra una embajada en Tegucigalpa“, anunció Hernández, quien ofreció diversos ejemplos del apoyo que su gobierno ha brindado a Israel en el marco de la discusión internacional.

El político dedicó una parte de su discurso a agradecer a diversos personajes y entidades, como a los dirigentes de AIPAC o los grupos evangélicos de Honduras que, como en otros países de la región, han hecho un intenso cabildeo en favor de Israel.

Honduras está con Israel porque es lo correcto. Si Israel no sobrevive, entonces la humanidad no sobrevive”, dijo Hernández, y agregó que la amistad de su país con Israel era una bendición “y lo será aún más”. Reconoció la ayuda que brindaron a Honduras las FDI para ayudar a ese país a recuperarse tras los huracanes que lo azotaron en 2020, “y también el apoyo de Israel cuando comenzamos con la vacunación” contra covid.

Lazos y cooperación

“La cooperación técnica de Israel en materia de seguridad ha ayudado a Honduras a salvar miles de vidas”, dijo enfático Hernández. “Antes que yo fuera presidente, Honduras tenía la tasa de homicidios más alta del mundo. La violencia estaba impulsada por el narcotráfico, porque nuestras instituciones claves estaban penetradas por el crimen organizado.”

Aunque no especificó de qué manera ayudó Israel a Honduras en su combate al crimen, el mandatario aseguró que su gobierno realizó una “purga” de las policías y sus altos funcionarios, además de estrechar la colaboración entre Honduras y la DEA. Dijo que estas acciones lograron reducir 60% la tasa de homicidios en Honduras, además del tráfico de drogas a través de dicho país, que disminuyó en 95%.

“Vengan a Honduras”, invitó Hernández. “Vengan como turistas, vengan a abrir la embajada”, agregó, y señaló que su país es hermoso, con gente amable y ahora, más seguro que antes. También recordó que este año habrá elecciones presidenciales en Honduras, y dijo que su deseo era que el próximo presidente, del partido que sea, “mantenga una relación estrecha con Israel.”

Hernández llamó a combatir, juntos, el antisemitismo, “a menudo presentado como antisionismo, y debemos resistir los intentos para aislar o boicotear a Israel, el movimiento BDS, y estoy estudiando lo que se puede hacer para emitir las leyes necesarias en Honduras. Pero sobre todo estoy muy optimista, especialmente sobre el gran potencial que existe en América Latina para establecer fuertes alianzas con Israel.”

Dijo que aunque hay gobiernos abiertamente hostiles con Israel, “la gran mayoría de los latinoamericanos amamos a Israel y queremos seguir construyendo y profundizando la relación. Y esta embajada y este presidente, junto al pueblo hondureño, estamos comprometidos a hacerlo.”

Para cerrar los protocolos, el primer ministro de Israel, Naftali Bennett, agradeció al presidente hondureño “su profunda amistad, su convicción, sus valores y sus principios” y luego, desafiando a los estándares diplomáticos, le obsequió a la esposa de Hernández, Ana García Carías, una moneda original judía de dos mil años de antigüedad, hallada justamente en Jerusalén.

“Hablamos la misma lengua, adoramos al mismo dios, estamos en la esta misma tierra”, finalizó Bennett.

Honduras se convirtió en el segundo país latinoamericano, después de Guatemala, en reconocer a Jerusalén como capital de Israel, siguiendo el ejemplo de Estados Unidos que, bajo el liderazgo del expresidente Donald Trump, trasladó su embajada a Jerusalén en 2018.

 

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

 

Radio World Powered By : radioworld.com