La embajadora de Israel en Chile aseguró que los lazos cercanos entre algunos países de América Latina con países bajo la influencia Irán

La embajadora de Israel en Chile, Marina Rosenberg, aseguró que los lazos cercanos entre algunos países de América Latina con países bajo la influencia iraní son preocupantes.

En una sesión con miembros de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Chile este martes, la embajadora declaró que Israel quiere la paz en el Medio Oriente y ha trabajado siempre por alcanzarla, destacando los recientes acuerdos entre Jerusalén y naciones árabes.

“El sueño de los israelíes, es el sueño de la paz. Un sueño que todavía no se ha completado, pero que en los últimos meses se está convirtiendo rápidamente en realidad”, dijo respecto a los mencionados acuerdos.

Los israelíes están dispuestos a pagar “un enorme precio por la paz”, dijo y aseguró que tal y como muchos otros de sus connacionales, teme que sus hijos arriesguen la vida en un conflicto.

“Yo tengo hijos pequeños, como probablemente algunos de ustedes, y me angustio pensando que ellos también van a tener que entrar al ejército para defender a nuestro país. No conozco ningún padre o madre israelí que sueñe con que sus hijos vayan a luchar y arriesguen sus vidas”, manifestó.

Para Rosenberg, los nuevos acuerdos de normalización entre Israel y el mundo árabe “marcan un nuevo paradigma que simboliza la elección de un futuro mejor sobre el pasado, de acuerdo sobre el conflicto y de esperanza sobre la desesperación”.

Además, sostuvo que estos acuerdos marcan una “oportunidad” para que los palestinos retomen las negociaciones de paz con Israel y pueda concretarse lo que hasta ahora ha sido imposible.

La embajadora calificó de “mitos” que el conflicto palestino israelí sea la raíz de los problemas en el Medio Oriente y que la inexistencia de un Estado palestino sea la razón por la que la disputa no puede ser resuelta.

La verdadera razón detrás del conflicto, sostuvo, es que la dirigencia palestina se niega a reconocer el derecho de Israel a existir como un Estado democrático y judío. Además calificó de “tramposa” la declaración de la solución de dos Estados.

“¿Por qué se trata de una declaración tramposa? Porque esta afirmación tiene una continuación que los liderazgos palestinos se empeñan en ocultar: ‘Dos estados’, sí, pero ‘para dos pueblos’. ¡Incluido el pueblo judío! No se puede llegar a un compromiso si no se reconoce la identidad y la existencia de la otra parte. Si bien reconocimos que había un movimiento nacional palestino en el otro lado, nunca nos reconocieron como un pueblo con un movimiento nacional legítimo”.

Afirmó que la influencia iraní y su ideología “chiita, totalitarista e islamista” en países como Irak, Siria, Yemen y Líbano son por el contrario “el foco principal” de los conflictos en la región e incluso una amenaza para occidente.

Rosenberg señaló la preocupación de Israel sobre las relaciones de algunos países de América Latina con países bajo el influjo de Irán y sus aliados, a los que acusó de sostener violencia extrema, odio y terrorismo que desestabilizan la región.

“En este sentido, vemos con preocupación que algunos Estados democráticos, incluso en Latinoamérica, generan lazos estrechos con esos países, sin mediar preguntas o interrogantes respecto al rol de esos poderes dentro de la inestabilidad del Medio Oriente”, indicó.

La diplomática recordó y condenó las palabras expresadas por el embajador palestino en ChileImad Nabil Jada’a en octubre pasado con el Senado, por las que fue acusado de glorificar a los terroristas palestinos.

“Enaltecer el terrorismo es inaceptable, siempre, y lo mejor de los nuestros son los que se levantan cada día para construir un mundo mejor y no para asesinar personas inocentes que no comulgan con las mismas ideas”, dijo al respecto, cuestionando al embajador palestino sobre si quería estar del lado de la paz o el terrorismo.

La embajadora también acusó al liderazgo palestino de mantener “en el banco de los acusados” a Israel, de inculpar al pueblo israelí y de inculcar un “ethos negativo” en su gente.

En materia local, la diplomática resaltó la ayuda que Israel ha brindado a Chile, como donaciones a hospitales, comidas y equipo de computación para niños necesitados e iniciativas como la COVID-19 Chile Israel Task Force.

Rosenberg invitó a los legisladores chilenos a seguir construyendo puentes de amistad entre su país y Chile, ya que, dijo, ambos comparten principios y valores comunes, un historial de cooperación en el mundo de la ciencia, la tecnología, la innovación y las humanidades, pero también desafíos globales que requieren miradas locales.

enlacejudio