Kremlin niega reportes sobre supuesta renuncia de Vladimir Putin por Parkinson

Luego de que se publicara en diversos medios ingleses la noticia de una supuesta renuncia a principios del próximo año de Vladimir Putin, el Kremlin ha negado que Putin esté planeando renunciar como presidente de Rusia en medio de afirmaciones de que padece problemas de salud.

El futuro de Putin de 68 años ha sido objeto de una creciente especulación después de que el destacado crítico, el profesor Valery Solovei, sugiriera que el líder tenía Parkinson, que su familia y su amante Alina Kabaeva, lo habían instado a retirarse en el próximo año nuevo.

Pero el este viernes por la mañana, el portavoz del Kremlin y subjefe de gabinete, Dmitry Peskov, insistió en que Putin estaba en “excelente salud” y desestimó las afirmaciones como “una completa tontería”.

Cuando se le preguntó si Putin planeaba dimitir en un futuro cercano, como había sugerido Solovei, Peskov respondió “no” y agregó: “Todo está bien con el presidente”.

Se dio a conocer que Putin está haciendo planes de jubilación al presentar un nuevo proyecto de ley que lo convertiría en senador de por vida y le garantizaría inmunidad de por vida después del cargo.

Otros han notado anteriormente su ‘paso de pistolero’: un movimiento del brazo derecho claramente reducido en comparación con el izquierdo, lo que le da una arrogancia cadenciosa.

Un balanceo de brazos asimétricamente reducido es una característica clásica del Parkinson y puede manifestarse en “sujetos clínicamente intactos con una predisposición a desarrollar más tarde” la enfermedad, según el British Medical Journal.

‘Hay una familia, tiene una gran influencia en él. Tiene la intención de hacer públicos sus planes de traspaso en enero’, dijo Solovei.

Sugirió que Putin pronto nombrará un nuevo primer ministro que será “preparado” para asumir el cargo.

Estas especulaciones se produce cuando Putin está presentando planes para garantizarle inmunidad tras el cargo, lo que, según los medios estatales de RT, será visto “como una señal de que se están sentando las bases para una eventual transición de poder en Rusia”.

A Putin y a cualquier ex presidente posterior se les permitirá, dentro de los tres meses posteriores a dejar la presidencia, convertirse en miembros del Consejo de la Federación, la cámara alta o el senado del país, de por vida.

“Esto es Rusia copiando el anticuado sistema británico de compañeros de vida en la Cámara de los Lores”, dijo una fuente de Moscú.

Actualmente, los presidentes rusos solo están protegidos por las acciones tomadas mientras estuvieron en el cargo, mientras que la nueva ley les garantizará inmunidad por cualquier presunto delito cometido antes, durante o después de la presidencia.

Significaría que Putin estaría protegido contra las acusaciones de corrupción que han persistido desde la década de 1990, cuando era diputado de San Petersburgo.

La nueva ley también protegería al ex presidente Dmitry Medvedev, quien despertó sospechas después de que ganó una gran fortuna, incluidas villas de lujo, yates y un viñedo después de que terminó su presidencia en 2012.

La ley de inmunidad solo podría ser revocada por una mayoría de dos tercios ambas cámaras del parlamento de Rusia, si se aprueba. Pero no otorgaría a Putin y otros presidentes de tribunales internacionales.

Los índices de popularidad del líder ruso han caído este año en medio de su manejo de la pandemia del coronavirus y la pobreza, y Putin podría estar buscando protegerse si cambia la marea.

Sin embargo los asesores del presidente siempre han despreciado la idea de que su salud está fallando y Putin ha cultivado una imagen atlética mostrándose montar a caballo, luchar, jugar hockey sobre hielo y nadar en lagos gélidos.

La ley llegaría solo cuatro meses después de que Putin cambiara la constitución para permitirle un control del poder similar al de un zar al buscar un nuevo mandato de seis años en 2024, y nuevamente en 2030, lo que significa que lo haría a los 83 años cuando podría renunciar al poder en 2036.

Sobre el cambio senatorial, el portavoz Dmitry Peskov señaló que; “Esta es la práctica que se está aplicando en muchos países del mundo y está bastante justificada. “Esto no es innovación desde el punto de vista de la práctica internacional”, de acuerdo a información publicada por Daily Mail.