ISRAEL CON COVID-19, NO SE PUEDE SALIR DE CASA A MENOS QUE SEA “NECESARIO”

El Ministerio de Salud reportó 90 nuevos pacientes el miércoles por la mañana de los 337 diagnosticados con COVID-19 en el momento de la publicación el día anterior.

 

El gobierno lanzó un nuevo conjunto de restricciones a la población israelí el martes, después de lo cual el número de pacientes con coronavirus aumentó a 427 el miércoles por la mañana. El primer ministro Benjamin Netanyahu prometió que habría un aumento dramático en el número de personas enfermas detectadas, las pruebas tomadas y el equipo del hospital disponible para atender a los infectados, informa The Jerusalem Post.

“Hoy comenzamos a usar la tecnología digital que detecta a quienes entran en contacto con pacientes con coronavirus”, dijo Netanyahu en una conferencia de prensa. “Enviaremos a estas personas al aislamiento. Serán cifras altas. El aislamiento no es una recomendación, es obligatorio y lo aplicaremos sin concesiones”.

Asimismo, se comprometió a aumentar “dramáticamente” el número de personas sometidas a pruebas de coronavirus al mayor número per cápita del mundo. Netanyahu dijo que espera que se realicen entre 3.000 y 5.000 pruebas por día, comparando a Israel con Corea del Sur. Ese país evalúa alrededor de 15,000 personas por día y tiene una población alrededor de cinco veces mayor que la de Israel.

El primer ministro también señaló que los hospitales están mejorando para poder atender a más pacientes enfermos, el país incluso ha comprado 1,000 ventiladores adicionales para tratar a los que son víctimas del virus, que puede conducir al síndrome de dificultad respiratoria aguda o neumonía.

“Me complace informar que, a día de hoy, no ha muerto ni un solo israelí”, dijo Netanyahu, “pero lamentablemente esta no será la situación en el futuro”.

“Pido disciplina y responsabilidad”, continuó. “Todos estos pasos no ayudarán si no hay disciplina y responsabilidad de su parte. Lamentablemente puedo decir que muchos de ustedes todavía no entienden el nivel de peligro que enfrentamos. Esto no es un juego de niños. Es una cuestión de vida o muerte.

“Amor es mantener tu distancia”, concluyó.

El resultado final de estas nuevas restricciones: los israelíes no pueden abandonar sus hogares a menos que sea “absolutamente necesario”.

“No salgan de casa”, dijo el director general del Ministerio de Salud, Moshe Bar Siman Tov, en un mensaje de video al público. “Solo vayan a trabajar … o compren artículos esenciales, como comestibles, medicamentos o similares”.

Ahora está prohibido visitar parques, playas, piscinas, bibliotecas y museos, así como todas las interacciones sociales, que según el ministerio deberían realizarse por teléfono o por otros medios digitales. Los deportes grupales y las clases de entrenamiento también se cancelan con efecto inmediato.

Las personas mayores y las personas con afecciones respiratorias o sistemas inmunes débiles no deben abandonar sus hogares ni invitar gente a casa.

Un día después de que Netanyahu dijera a los ciudadanos que el sector público funcionaría en modo de emergencia, pero que el sector privado podría operar al 70%, las nuevas restricciones requieren que se haga desde casa todo el trabajo que se pueda. Si uno tiene que ir a trabajar, todas las empresas deben asegurarse de que los empleados se mantengan a dos metros uno del otro y que se mantenga una buena higiene.

Todos los procedimientos dentales deben reprogramarse a menos que sea una emergencia.

Los servicios de reparto solo pueden llevar las entregas a la puerta de entrada.

“Protéjanse”, dijo Bar Siman Tov. “Donde quiera que vayan podría haber alguien con coronavirus. Podría estar infectado y poner a otros en riesgo … Nuestra capacidad para vencer al coronavirus depende en gran medida de ustedes”.

Bar Siman Tov predijo que el número de personas enfermas en Israel crecerá exponencialmente incluso en los próximos días. Dijo que podríamos ver “tan temprano como mañana, al menos 100 personas enfermas por día” y que el país podría terminar en una situación en la que “cientos de personas son diagnosticadas diariamente y algunas personas morirán”.

Al igual que Netanyahu, el Ministerio de Salud hizo hincapié en que las nuevas restricciones eran necesarias porque los israelíes no cumplieron quedándose en casa y siguiendo sus instrucciones. Al día siguiente de alentar a la gente a no reunirse en grupos de 10 o más, las calles estaban llenas de transeúntes y las playas estaban llenas de bañistas y otros visitantes.

“Quédense en casa”, reiteró Bar Siman Tov. “No visiten a los abuelos. Lo digo con el corazón encogido: la forma de proteger a nuestros padres y abuelos es no ir a visitarlos”.

SIN EMBARGO, como parte del nuevo sistema, se alentará a algunos israelíes a abandonar sus hogares, incluso aquellos que ya están aislados, mientras Israel lanza su primera estación de prueba de coronavirus de 24 horas en Tel Aviv el miércoles, con cinco más que se espera que abran poco después en Haifa, Jerusalén, Petah Tikva, Rishon Lezion y Beerseba.

El nuevo sistema permitirá al país evaluar a miles de israelíes por día, según Maguén David Adom.

Los ciudadanos llegarán a estos nuevos complejos de tránsito en sus vehículos privados y la muestra se tomará mientras están sentados en el automóvil.

Los complejos estarán en áreas abiertas, lo que permitirá la entrada y salida continua de vehículos, como estacionamiento para campos de fútbol y estacionamientos en general. Serán atendidos por equipos de MDA, EMT y paramédicos, miembros de la policía israelí y guardias de seguridad. Todo el personal estará vestido con equipo completo contra la infección.

Un comunicado de la organización explicó que cualquier persona aprobada por un médico para la muestra recibirá un mensaje SMS con los detalles y se le pedirá que llegue al centro de pruebas en un momento específico. Él o ella se someterá a un proceso de identificación, las pruebas y luego se irá directamente a casa.

Los pacientes que no pueden acceder al complejo sin el uso del transporte público podrán realizar el muestreo en su hogar, como se ha hecho hasta ahora.

El lunes, los paramédicos de MDA tomaron muestras de 1.085 personas en todo el país, un aumento del promedio diario de 750 pruebas. Hasta ahora, MDA ha realizado alrededor de 7,000 pruebas.

De los 337 israelíes en el momento de la publicación el martes que tenían coronavirus al momento de la publicación, cinco de ellos están en estado crítico, según el Ministerio de Salud.

Además, 10 personas están en condiciones moderadas y 311 tienen casos leves del virus, según el informe del ministerio.

La tasa de personas en estado crítico (1.5%) en Israel es más baja que el promedio mundial, donde alrededor del 5% de los pacientes están en estado crítico. Sin embargo, como explicó Canal 12, Israel está en un punto de inflexión. En España, por ejemplo, el 6 de marzo había 401 personas enfermas y 10 días después, el 16 de marzo, había 9.942 infectados, incluidos más de 500 muertos.

Unas 234 personas están hospitalizadas, se espera que otras 20 sean hospitalizadas y 64 pacientes están siendo tratados en aislamiento domiciliario. Para los otros pacientes, no se ha decidido un plan de tratamiento.

Ocho pacientes fueron trasladados el martes al primer hotel de recuperación de Tel Aviv, inaugurado el mismo día por el ministro de Defensa, Naftali Bennett. Mañana, se abrirá un hotel similar de coronavirus en Jerusalén, y el Centro Médico Sheba abrirá una nueva unidad de aislamiento de coronavirus de 40 camas en un espacio que anteriormente se usaba como estacionamiento.

Unas 50.337 personas están en aislamiento. Once israelíes se han recuperado de COVID-19.

Entre los enfermos hay tres personas que trabajan en el Laboratorio Central para la Detección de Coronavirus del Ministerio de Salud en el Centro Médico Sheba en Tel Hashomer. El lunes, el laboratorio fue cerrado porque su subdirector general se infectó. Los nuevos diagnósticos incluyen dos miembros adicionales del personal, informó Kan Noticias.

El domingo por la noche, Ynet informó que un médico senior del Hospital Ichilov había contraído el virus. Todos los pacientes en su unidad, muchos de ellos ciudadanos de la tercera edad, tuvieron que ser examinados y transferidos a otra unidad, y su personal fue enviado a casa para aislarse. A la mañana siguiente, un interno en el departamento de urología del hospital también dio positivo por coronavirus.

Además, las FDI confirmaron que los pacientes No. 273, 335 y 336 son soldados, uno del norte del país y los otros dos una pareja del centro del país. El Cuerpo Médico de las FDI y el Ministerio de Salud están llevando a cabo una investigación epidemiológica exhaustiva y pronto compartirán esa información.

El legislador Tzaji Hanegbi se abstuvo de asistir a la ceremonia de juramento de la Knéset el lunes porque temía haber estado en contacto con alguien que pudiera tener coronavirus. Hanegbi se aisló pero fue liberado el martes cuando su prueba resultó negativa.

Otros dos legisladores están en aislamiento: Ram Ben Barak y Alon Schuster, ambos miembros de Kajol Laván.

Además, un informe difundido por el Centro Médico de la Universidad Hadassah en Ein Kerem de Jerusalén compartió que la condición de una mujer de 89 años que estaba infectada con coronavirus se deterioró durante la noche y se la considera en estado crítico.

Hasta ahora, como subrayó Netanyahu, nadie en Israel ha muerto por el coronavirus.

El jueves a las 6 p.m., los israelíes aplaudirán a los equipos médicos israelíes durante dos minutos saliendo a sus balcones o a sus jardines privados, patios delanteros o ventanas abiertas y animando sus esfuerzos.

Pero es probable que no todos celebren.

La noticia de mayores restricciones fue anunciada cuando la Autoridad de Aeropuertos de Israel (IAA) dijo que la Terminal 1 en el Aeropuerto Ben-Gurion cerrará el miércoles hasta al menos finales de abril. Los vuelos locales desde el Aeropuerto Internacional Ramón cerca de Eilat, que generalmente llegan a la Terminal 1, ahora aterrizarán en la Terminal 3.

Según la IAA, actualmente solo hay dos vuelos diarios que operan entre Ramón y el aeropuerto Ben-Gurion. El lunes, la aerolínea israelí Arkia dijo que suspendería las operaciones en la ruta hasta después de las vacaciones de Pésaj.

Solo en marzo se cancelaron 5.891 vuelos hacia y desde Israel, lo que provocó una disminución de aproximadamente 1,2 millones de pasajeros. En enero y febrero combinados, se canceló un total de 530 vuelos. De los 2.065 vuelos restantes programados para volar antes de fin de mes, la IAA “espera muchas cancelaciones adicionales”. Los vuelos que siguen operando solo tienen un 47% de capacidad en promedio, por debajo del 76% a principios de este año.
Confirmando los anuncios hechos en las últimas semanas, la aerolínea israelí El Al y sus subsidiarias colocaron a 5.500 empleados en vacaciones sin goce de sueldo el martes hasta el 31 de mayo.

El tren ligero de Jerusalén también reducirá el tiempo de viaje. El jueves operará solo hasta las 8 p.m. y dejará de funcionar por completo el fin de semana.

Las acciones en la Bolsa de Valores de Tel Aviv subieron ligeramente el martes, recuperando algunas de las grandes pérdidas sufridas el día anterior, ya que el nuevo brote de coronavirus continuó infundiendo miedo en los inversores.

En la campana de cierre, el índice de referencia TA-35 subió un 2,12%, y el TA-125 subió un 1,73%, y las compañías de energía entre las que registraron las ganancias más significativas.