Gobierno salvadoreño promete frenar homicidios y extorsiones

El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, presentó este miércoles a políticos y empresarios una estrategia de seguridad que tendrá como prioridad combatir homicidios y extorsiones.
El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, presentó este miércoles a políticos y empresarios una estrategia de seguridad que tendrá como prioridad combatir homicidios y extorsiones.

SAN SALVADOR.- “Nos hemos propuesto combatir más eficazmente la delincuencia en todas sus formas, pero dentro de todo hay dos delitos en los que vamos a poner mucha atención, que son los homicidios y las extorsiones” , declaró el mandatario durante una reunión con los políticos y empresarios en la casa de gobierno.

La Política Nacional de Justicia, Seguridad y Convivencia, según Sánchez Cerén, tiene como eje central la “seguridad ciudadana” y una estrategia de prevención de la violencia.

Para el gobernante, es importante escuchar las “primeras reacciones”  de los empresarios y políticos en virtud de que el tema de la “inseguridad”  es una de las “principales”  preocupaciones de la población.

Entre el 1 de enero y el 6 de julio hubo en El Salvador 1.910 homicidios, contra mil 121 en igual período del año pasado, por lo que el promedio diario de homicidios es de 10,2.

Las muertes violentas se elevaron a pesar de que las pandillas, acusadas de causar la mayor parte de los crímenes, aseguran mantener todavía una tregua pactada desde el 9 de marzo de 2012, que redujo las muertes de 14 a 5 o 6 por día.

El tema económico, según el mandatario, es importante por cuanto debe buscarse un crecimiento del PIB que permita al sector empresarial “crecer”  e invertir más para incrementar la labor social, la cual ya es muy significativa.

“La única forma de ser más efectivos es trabajar juntos y construir juntos” , advirtió.

 Para el gobernante, “coordinar”  esfuerzos e iniciativas permitirá “cerrarle”  los espacios a “grupos violentos”  como las pandillas para evitar que “sigan incorporando más jóvenes a un camino que no tiene retorno, que lo pone fuera de la justicia y además genera antivalores en una sociedad que quiere crear valores (y) más progreso (…)”.

POR AGENCIA AFP / EL SALVADOR