Gilad Erdan rompe reporte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en la Asamblea General

El embajador de Israel ante la ONU, Gilad Erdan, reprendió el viernes al Consejo de Derechos Humanos del organismo por su condena desproporcionada a Israel, rompiendo el informe anual de la organización mientras estaba en el podio, informó The Times of Israel.

En un discurso ante la Asamblea General, el enviado israelí criticó al Consejo de Derechos Humanos por su “sesgo obsesivo anti-israelí” durante una sesión especial en la que el consejo presentó su informe anual.

“Desde el establecimiento del consejo hace 15 años, ha decidido culpar y condenar a Israel no 10 veces como Irán o 35 veces como Siria“, dijo Erdan. “El Consejo de Derechos Humanos ha atacado a Israel con 95 resoluciones. Comparado con 142 contra todos los demás países combinados”.

“Fue en este escenario de este mismo organismo donde se declaró racista el mismo derecho del pueblo judío a tener un hogar nacional. Una decisión que fue justamente revocada. Una decisión que el embajador de Israel en ese momento, Jaim Herzog, rompió en la ONU”, dijo Erdan, refiriéndose al discurso de Herzog en noviembre de 1975. “Y esto es exactamente lo que se debe hacer con este informe unilateral distorsionado y antisemita”.

Erdan dijo que el único lugar del informe estaba “en el basurero del antisemitismo” antes de romperlo y luego dejarlo en el estrado.

En un comunicado el viernes, el Consejo de Derechos Humanos señaló que había celebrado 3 sesiones especiales en 2021: sobre MyanmarAfganistán y el conflicto palestino israelí.

El consejo señaló que en la sesión sobre el conflicto palestino israelí, decidió establecer “una comisión de investigación internacional independiente en curso para investigar en el territorio palestino ocupado y en Israel, todas las presuntas violaciones del derecho internacional humanitario y todas las presuntas violaciones y abusos del derecho internacional de los derechos humanos antes y desde el 13 de abril de 2021″.

Israel, respaldado en ocasiones por EE. UU., ha acusado durante mucho tiempo al Consejo de sesgo anti-israelí y, en general, se ha negado a cooperar con sus investigadores.

Israel es el único país que se discute sistemáticamente en cada sesión ordinaria del consejo, con un tema especial dedicado a la agenda.

El ítem permanente de la agenda y la postura general anti-israelí del organismo fueron algunas de las principales razones por las que EE. UU. bajo el ex presidente Donald Trump decidió dejar el Consejo.

Su sucesor, el presidente estadounidense, Joe Biden, ha devuelto a EE. UU. como observador al organismo, con la mirada puesta en la membresía, pero su administración sigue siendo profundamente crítica con el “enfoque desproporcionado en Israel” del Consejo.

A principios de este mes, la embajadora de EE. UU. ante las ONULinda Thomas-Greenfield, utilizó la sesión mensual del Consejo de Seguridad sobre el Medio Oriente para reprender al organismo por centrarse también de manera desproporcionada en el conflicto palestino israelí.

“Este consejo dedica mucho tiempo al conflicto palestino israelí, que es comprensible y coherente con la agenda. Pero con demasiada frecuencia, la esencia de estas discusiones se centra casi por completo en las críticas a Israel y los contraataques”, dijo en sus comentarios.

“Espero sinceramente que, en el futuro, los miembros del Consejo hagan todo lo posible para adoptar un enfoque más equilibrado. Además, hay otros países y situaciones en la región que merecen la atención del Consejo de Seguridad y no deben descuidarse”.

Radio World Powered By : radioworld.com