Ex embajador David Friedman pide a Israel tomar precauciones con China

En una entrevista de Lahav Harkov con el ex embajador David Friedman, publicada por The Jerusalem Post esta semana, Friedman dijo que Israel todavía tiene trabajo por hacer para garantizar su seguridad respecto a la participación de China en tecnologías sensibles e importantes proyectos de infraestructura.

LAHAV HARKOV

En sus últimos días como embajador, Friedman dijo que este sería un tema dinámico y continuo entre Estados Unidos e Israel. “Creo que los israelíes comprenden la amenaza que representa China para el mundo”, dijo.

Friedman agregó que “deben reforzarse las barreras de seguridad en términos de inversión maligna china”, pero considera que Israel está “en mejor lugar” que cuando Estados Unidos comenzó a trabajar con Israel en el tema.

“Creo que evolucionará a un lugar cada vez mejor a medida que nos volvamos más sofisticados”, dijo. “Es un proceso evolutivo; es dinámico”.

Friedman señaló los Acuerdos de Abraham, en los que Israel normalizó las relaciones con cuatro estados árabes, como una posible nueva vía para las inversiones en Israel.

“La apertura de relaciones en el Golfo mejora la situación”, dijo el embajador saliente, refiriéndose a los Emiratos Árabes Unidos y Baréin. “Creo que hemos identificado una fuente de capital menos maligna que China para los empresarios israelíes”.

En los últimos años, Estados Unidos advirtió contra la participación china en infraestructura vital y campos de tecnología con riesgo de filtraciones de datos. La preocupación radica en la capacidad de los operativos chinos para recopilar inteligencia en Israel, así como en las pérdidas económicas, sociales y ambientales masivas, e incluso las víctimas, que podrían ser causadas por daños en la infraestructura.

Las empresas involucradas en la construcción del tren ligero de Tel Aviv (CRRC y CRCC) están en una lista negra del Departamento de Defensa de Estados Unidos de empresas que tienen fuertes vínculos con el ejército chino. Esas empresas también tienen vínculos con Irán, construyen ferrocarriles y suministran vagones de metro a la República Islámica.

Estados Unidos ha alentado específicamente a Israel a establecer un sistema más sólido de ponderación de los riesgos de las inversiones extranjeras en infraestructura, similar al Comité de Inversiones Extranjeras de Estados Unidos.

Israel tiene un comité de inversiones extranjeras, establecido en 2019, pero es voluntario (los reguladores no están obligados a presentar inversiones ante él), sus recomendaciones no son vinculantes, no tiene el poder de cancelar acuerdos y se relaciona solo con inversiones que requieren la aprobación del gobierno. Las reuniones y la membresía del comité no son transparentes. Además, brinda asesoramiento solo sobre inversiones en finanzas, comunicaciones, infraestructura y energía, pero no sobre el sector tecnológico, donde van la mayoría de las inversiones chinas en Israel.

El año pasado, en medio de grandes presiones de Estados Unidos, Israel seleccionó una empresa local, IDE Technologies, en lugar de la empresa china Hutchison, para construir Sorek 2, la planta desalinizadora más grande del mundo.

Una nueva investigación de Doron Ella, becaria del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional, publicada esta semana, encontró que las inversiones chinas en Israel han estado disminuyendo desde 2018. Dice que “los datos sobre las inversiones chinas en Israel muestran una mejor situación en el nivel y las tendencias de la participación china en la economía israelí, y en el sector de alta tecnología en particular”.

La disminución de las inversiones en Israel fue paralela a las tendencias mundiales, debido a los cambios en las políticas del Partido Comunista de China y, en el último año, a la pandemia de COVID-19.

Ella también postuló que “China enfrió su impulso de inversión en Israel al entender que [Israel] es propenso a aumentar la presión estadounidense para examinar las inversiones chinas de manera más crítica, y a la luz del establecimiento de un sistema gubernamental para supervisar las inversiones extranjeras”.

Las inversiones chinas representan menos del 10% de toda la financiación extranjera en el mercado israelí, y la mayoría se destina a la alta tecnología. Estas inversiones suelen provenir de empresas privadas y fondos de capital riesgo. Pero las inversiones fuera del sector tecnológico tienden a ser en infraestructura y de empresas estatales, explicó Ella.

El documento de investigación señala que la principal preocupación sobre la inversión china proviene de su acceso e influencia en tecnologías sensibles, como en los casos en que los fondos de capital riesgo se convierten en socios activos de las start-ups en las que invierten.

Estados Unidos tiene una visión más amplia que Israel en áreas que son críticas para la seguridad nacional, incluidas tecnologías de Internet, semiconductores, chips, ciencias de la vida, especialmente tecnología médica, software y comunicaciones. Esas tecnologías tienen el potencial de contribuir al desarrollo futuro de China, incluso a su ejército, y fortalecerlo en competencia con Estados Unidos. Y esas son áreas que no están incluidas en el comité de supervisión de inversiones israelí, lo que crea un camino fácil para la inversión china en ellas.

Ella escribió que a Estados Unidos le preocupa que las inversiones chinas en infraestructura israelí le den acceso estratégico y creen una dependencia israelí de las empresas constructoras chinas en áreas sensibles en términos de seguridad.

El documento del Instituto de Estudios Estratégicos Nacional (INSS) ofrece consejos sobre cómo Israel puede “maniobrar bien en una arena complicada entre su aliado estratégico y su importante socio comercial”.

Esto incluye examinar las inversiones extranjeras más profundamente de lo que lo ha hecho hasta ahora, para garantizar que China y otros gobiernos extranjeros “no adquieran el control sobre la infraestructura israelí estratégicamente importante, particularmente en las áreas de electricidad y agua”.

Además, dijo Ella, Israel debería expandir las áreas que examina el comité de inversiones para incluir categorías sensibles de alta tecnología.

“El fortalecimiento del mecanismo de supervisión oficial de Israel contribuirá a generar confianza con los estadounidenses”, afirmó Ella.