Evo Morales amplia ventaja electoral pero tendría que ir a segunda vuelta

Evo Morales, en busca de un controvertido cuarto mandato, encabezó la carrera electoral presidencial del domingo en Bolivia, pero enfrenta una segunda vuelta histórica contra su principal rival Carlos Mesa, mostraron resultados parciales.

La junta electoral de Bolivia actualizó el lunes su conteo preliminar de votos, después de su inesperada interrupción un día antes que provocó protestas y llamados de observadores internacionales y gobiernos extranjeros para que se garantice la transparencia.

Con 95% de los votos escrutados, el presidente boliviano Evo Morales tenía el 46% y su principal rival, Carlos Mesa, el 37%.

Morales extendió su ventaja, pero aún así probablemente tenga que disputar una segunda vuelta con Mesa en diciembre, según los datos del sitio web de la junta electoral.

Morales extendió su ventaja, pero aún así no tenía los 10 puntos porcentuales de diferencia sobre su rival que le evitarían una riesgosa segunda vuelta con Mesa en diciembre, según los datos del sitio web de la junta electoral.

Anteriormente en el día el Tribunal Supremo electoral había anunciado que el mandatario llevaba ventaja con el 45 por ciento de los votos frente al 38 por ciento de Mesa.

Elegido primer presidente indígena de Bolivia en 2005, Morales ganó las elecciones anteriores en la primera vuelta, sin tener que disputar una segunda vuelta.

El ex cocalero y líder sindical izquierdista ha liderado el país latinoamericano pobre pero rico en recursos durante los últimos 13 años, aunque su popularidad ha disminuido en medio de acusaciones de corrupción y autoritarismo.

Se enfrentará a un duro desafío de Mesa, un ex presidente de 66 años que dirigió Bolivia desde 2001-2005.

Mesa celebró “un triunfo incuestionable” al llegar a la segunda ronda, en medio de los aplausos de sus seguidores en su sede de La Paz.Morales dio la bienvenida a su victoria en la primera ronda, diciéndole a las multitudes que lo vitoreaban “hemos ganado nuevamente, realmente, es algo histórico, inolvidable”.

El pastor evangélico nacido en Corea del Sur, Chi Hyun Chung, fue el paquete sorpresa de las elecciones, y votó fuertemente para terminar en tercer lugar con un 8,7 por ciento.

Es probable que su apoyo sea influyente durante la campaña para la segunda ronda el 15 de diciembre.

– Controvertido cuarto mandato –

Morales obtuvo el permiso del Tribunal Constitucional en 2017 para postularse nuevamente a la presidencia a pesar de que la constitución solo permite dos mandatos consecutivos.

Un nuevo mandato lo mantendría en el poder hasta 2025.

“Cualquier partido, no importa lo bueno que sea, si permanece en el lugar durante demasiado tiempo, es corrupto, eso es lo que estamos pasando”, dijo la estudiante de 22 años Tania Villaroel López cuando se unió a una fila de votantes cerca del palacio presidencial en la paz.

Roberto Fernández, de 32 años, vino con su esposa Denise y su hija de dos años para votar en el mismo lugar. Dijeron que temían que el resultado de las elecciones fuera manipulado.

“Esperamos que se respete el resultado final”, dijo Fernández.

Milton Quispe, un estudiante, dijo que votaría por “Evo, porque se ha ocupado de los pobres. Ha sabido darnos dignidad”.

Los siete millones de votantes elegibles de Bolivia también votaron para elegir miembros del congreso de 166 escaños: 36 senadores y 130 diputados.

Después de votar en su distrito de Chapare, donde se cultiva coca, Morales, miembro de la comunidad indígena aymara, dijo que era optimista sobre sus posibilidades y que confiaba en la democracia boliviana.

– Desconfianza de la oposición –

Mesa dijo que temía una elección fraudulenta después de votar en La Paz.

“No confío en la transparencia del proceso, el Tribunal Supremo Electoral ha demostrado que es un brazo operativo del gobierno. Tenemos un alto nivel de desconfianza”, dijo a los periodistas.

Mesa criticó lo que dijo fue el poderoso control de Morales sobre los órganos clave del estado en una reunión con observadores de la Organización de los Estados Americanos la semana pasada.

Como líder de su Movimiento para el Partido Socialismo (MAS), Morales señala una década de estabilidad económica y considerable industrialización como sus logros, mientras insiste en que ha traído “dignidad” a la población indígena de Bolivia, la más grande de América Latina.

Pero se le acusa de corrupción, y muchos votantes están enfurecidos por su negativa a retirarse a pesar de que la constitución del país sudamericano le prohíbe postularse nuevamente.

“El poder ha reemplazado las políticas dirigidas a toda la población por otras que solo sirven a los intereses de ciertos sectores”, dijo a la AFP la comentarista política María Teresa Zegada.

“Los líderes de la oposición han sido perseguidos, todo lo cual ha causado inquietud a los ciudadanos y ha dado la impresión de que la democracia estaba en peligro”.

La constitución boliviana de 2009, promulgada por el propio Morales, limita a un presidente a dos mandatos consecutivos.

En un referéndum de 2016, los votantes derrotaron el intento de Morales de asegurar el apoyo público para eliminar los límites de mandato, pero su gobierno rechazó el resultado.

El tribunal constitucional, repleto de leales a Morales, dictaminó que era su derecho buscar la reelección.

Este año ha sido severamente criticado porque los incendios forestales en agosto y septiembre asolaron los bosques y pastizales de Bolivia, y los activistas dijeron que sus políticas alentaron el uso de incendios para limpiar las tierras de cultivo.

Con información de AFP y Reuters

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com