Estados Unidos reconoce la gravedad de la pandemia

El nuevo mandatario firmó una serie de órdenes ejecutivas para acelerar la lucha contra el nuevo coronavirus, que en estos momentos está matando a más de 4.000 estadounidenses cada día.

WASHINGTON D.C. – El presidente Joe Biden reconoció hoy la gravedad de la pandemia en Estados Unidos y dijo entender “la desesperación” de todos aquellos estadounidenses que se han visto afectados por el impacto de un virus que se ha cobrado más de 400.000 vidas en el país.

“Entiendo la desesperación de tantos estadounidenses”, dijo Biden durante una ceremonia en la Casa Blanca con motivo de la firma de diversas órdenes ejecutivas cuyo objetivo es hacer frente al impacto del coronavirus.

El demócrata lamentó que hereda una nación en la que están muriendo cada día unas 4.000 personas por causa de la COVID-19, lo cual, dijo, es el “trágico resultado” de la mala gestión de la administración Trump.

A diferencia de su sucesor, Biden subrayó la gravedad de la situación reseñando un dato devastador que se ha convertido en una constante desde el comienzo de la pandemia: a pesar de que EE.UU. solo representa al 4% de la población global, registra el 25% de contagios en todo el mundo.

“Durante el año pasado no podíamos confiar en que el Gobierno operara con la urgencia y coordinación necesarias”, sostuvo el presidente, quien insistió en que “por encima de todo” es necesario “restaurar” la confianza de los estadounidenses en la administración.

 Durante el año pasado no podíamos confiar en que el Gobierno operara con la urgencia y coordinación necesarias”
Joe Biden, presidente de EE.UU.

Biden quiso ser claro y recalcó que “las cosas van a ir a peor antes de mejorar”, pero también quiso transmitir un mensaje de optimismo al asegurar: “lo superaremos, venceremos a la pandemia”.

Para conseguirlo, el nuevo Gobierno ha puesto en marcha una nueva estrategia nacional cuyo objetivo es acelerar la vacunación, reforzar las medidas de prevención y ofrecer alivio económico. Con esa meta en mente, Biden firmó este jueves una serie de decretos para poner en marcha el plan de manera inmediata.

Las medidas

Uno de los decretos firmados por el mandatario establece que será obligatorio el uso de mascarillas en instalaciones federales y en viajes interestatales, ambos bajo jurisdicción de la Casa Blanca, durante los próximos cien días.

Además, Biden ha dado instrucciones a las autoridades sanitarias para que colaboren con “indicaciones y recursos” en la reapertura de las escuelas de manera segura. Asimismo, se abrirán nuevos centros de vacunación.

En cuanto a los viajes, el mandatario desveló que, a partir de ahora, quien vuele a Estados Unidos deberá, además de usar mascarilla, realizarse una prueba diagnóstica antes de embarcar.

“Dejemos que hable la ciencia”

El nuevo asesor asesor médico jefe de la Casa Blanca, Anthony Fauci, también reconoció, durante una rueda de prensa posterior, que el país atraviesa “una situación muy seria”, aunque expresó que tras el previsible pico post-navideño la curva parece estar “contenida”.

En ese sentido, Fauci respaldó la estrategia de la nueva administración que, según dijo, ha tomado lo ya hecho por el gobierno del presidente Donald Trump y lo “ha amplificado notablemente”.

 Es, ciertamente, un sentimiento liberador”
Anthony Fauci, asesor médico jefe de la Casa Blanca

“No puedes decir que no era de utilidad en absoluto”, dijo el galeno al ser preguntado por la estrategia de la anterior administración, de la que formaba parte el propio Fauci, quien se destacó por sus habituales desencuentros con el mandatario.

Fauci, que es el principal experto en enfermedades infecciosas del país y formaba parte del equipo designado por Trump para hacer frente a la pandemia, no quiso “rebobinar la historia”, pero reconoció que hubo situaciones “incómodas” porque desde el Gobierno se hacían afirmaciones “que no se basaban en hechos científicos”.

“La idea de que te puedes plantar aquí y hablar de lo que sabes, de las pruebas, la ciencia; y saber que ya está: dejemos que la ciencia hable… es, ciertamente, un sentimiento liberador”, afirmó el experto con media sonrisa en los labios.